Día del libro

fotoaurelio.jpg    Aurelio González Ovies    

  El 23 de abril se celebró en nuestro colegio el Día del Libro. La elección del día 23 de abril como día del libro y del derecho de autor, procede de la coincidencia del fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616.

     Nosotros y nosotras lo celebramos con el poeta asturiano, nacido en Bañugues en  1964, Aurelio González Ovies. Se realizaron paneles donde cada nivel intrepetaba alguna poesía del autor, durante toda la mañana todos los alumnos y alumnas del cole leyeron sus poesías, tanto poesía en castellano como en asturiano.

     En la Casa de la Cultura los cursos de primero guiados por Carmen Zapico y Tensy Orejas junto con los chicos y chicas de sexto guiados por Jose Antonio Martínez  interpretaron de una forma muy especial las letras de Aurelio.  También se hizo un marcapáginas como recuerdo del día del libro, el diseño corrió a manos de Andrés García Paz.

    El autor nos dedica unas palabras que mostramos a continuación y la poesía que escribió en exclusiva para todos nosotros y nosotras:

            En recuerdo del paso por vuestras aulas, las del Aniceto Sela de Mieres, en el día del libro; como recuerdo para todos vosotros, los maestros, que disfrazasteis el colegio como con suelo de libro, como con expresión de poemario, a base de horas, de tesón y sentimiento. Con todo mi cariño y admiración para los casi 400 niños que participaron en el recital de poemas, en la obra de teatro, con toda su ingenuidad, su fantasía y su envidiable infancia e ilusión, os dejo estas palabras que lancé sobre el escenario de la Casa de la Cultura.

            Gracias por el esfuerzo diario que desempeñáis, en ocasiones tan poco valorado y tan arduo siempre. Gracias por la mañana de abril, tan llena de versos como de manzanos en flor. Gracias por hacer volar, desde las puertas de vuestro colegio, tantas ‘palabras mensajeras’. Gracias, en fin, por la poesía, la que desprendíais mientras los pequeños recitaban tan a lo GRANDES.

                                                                                  Aurelio González Ovies.

RIMA SIEMPRE

Hola, amigos míos,
grandes y pequeños,
vengo de un pueblo
muy lleno de versos.

Vengo de una aldea
donde todo rima
porque por el suelo
pasaba una mina.

Como una mina
es la poesía:
por debajo tiene
relleno de sílabas.

Los túneles riman
con los agujeros
y riman los cables
cuando sopla el viento.

Riman las cucharas
con los tenedores
y si tomas sopa
te sabe a colores.

Todo rima siempre
si lo miras bien,
riman los raíles
al pasar el tren.

Los pájaros riman
con la primavera
y la mermelada
es rima de pera.

Si tú te levantas
y bebes un zumo,
las naranjas riman
y te dan el jugo.

Lo mismo que en Mieres
y en vuestro colegio
¿No veis cómo riman
paredes y techos?

Rima el encerado
si escribes con tiza
y por eso salen
palabras de harina.

La luz rima cuando
enciendes bombillas
y con cuatro patas
se rima una silla.

Los zapatos atan
rimas de cordones,
las camisas cierran
rimando botones.

Es muy necesario
que riméis el mundo
para que las cosas
cojan otro rumbo.

Los cristales riman
en una ventana
y por eso entran
rayos de mañana.

Los jardines riman
gracias a las flores
y las gominolas
con muchos sabores.

Cuando riman nubes
que no están contentas
caen chaparrones
y llueven tormentas.

Cuando uno está triste
y escribe una rima,
salen en sus labios
pompas de sonrisa.

Fijaros un día
en una lechuga,
veréis cómo rima
con alguna oruga.

Fijaros un día
con mucha atención,
veréis cómo riman
el pie y el balón.

Fijaros, en serio,
veréis cómo riman
el olor a casa
y vuestras cocinas.

O en los espaguetis
todos enrollados:
son como si fueran
versos muy delgados.

Si el mundo no rima,
la tierra no gira
y habría que engrasarla
con betún de rima.

Si muere la rima
que tiene la tierra,
los hombres se enfadan
y suceden guerras.

Tenéis que rimar,
rimar y rimar,
porque el amor
rima con la paz.

Rimar y rimar
derecha y revés
para que la vida
sea lo que no es.

Rimar y rimar
hasta ser mayores
y serán gigantes
vuestros corazones.

No lo olvidéis nunca:
todo es muy rimoso
y todo depende
sólo de vosotros.

firma-aurelio-ovies1.jpg

marcapaginas-andres4.jpg  Marcápinas.

Más información sobre Aurelio González Ovies

Aurelio González Ovies (Bañugues, Gozón, 9 de febrero de 1964) Escritor asturiano. Es licenciado en filología clásica y profesor de latín en la Universidad de Oviedo. En su obra poética resaltan Las horas en vano (1989), Versos para Ana sin número (1990), Premio Feria del Libro y Ateneo Jovellanos; La edad del saúco (1991), mención honorífica en el Casino de Mieres; La hora de las gaviotas (1992), Premio Juan Ramón Jiménez, y Vengo del Norte, accesit del Premio Adonais 1992. También obtuvo el III Premio de Extensión Universitaria en 1984, y en 1985 y 1986, el de Cuentos Isabel Bosquet de Gijón. Ha sido vicedecano de la facultad de filología de la Universidad de Oviedo del 1996 al 2008. Premio Ángel González.

http://es.wordpress.com/tag/aurelio-gonzalez-ovies/

http://www.poemas-del-alma.com/aurelio-gonzalez-ovies.htm

http://www.poemasde.net/poemas-de-aurelio-gonzalez-ovies/

 

Esta película necesita Flash Player 8

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  4076  veces

Deja una Respuesta

Debes estar identificado para dejar un comentario. Identifícate »

. Alojado en Educastur Blog.
RSS | RSS de los comentarios
Powered by WordPress. Serpentine Theme by Educastur. Uses portions of code from Kubrick and Mandigo themes.