Sostenibilidad y seguridad en los trabajos forestales

24 10 2011

En el monte Canales, perteneciente al municipio de Silió, Cantabria, se realizan todos los años, durante los meses de septiembre y octubre, campañas cuyo fin es la retirada de la madera muerta del monte. Los vecinos talan árboles que ya están secos para poder aprovechar su madera como combustible en sus casas durante los meses de invierno. Esta madera, por lo general, suele ser de roble (Quercus robur) y de haya.

silio.jpg

Además de este aprovechamiento, los habitantes de este municipio se encargan de cuidar y mantener sus montes realizando cierres con el objetivo de que el ganado, ya sea vacuno o caballar, no entre en determinadas zonas seleccionadas para que la población de árboles autóctonos no se vea reducida y que se vaya repoblando por si misma, con la mínima intervención del hombre posible.

silio1.jpg

Otro uso que se le da al monte, es el aprovechamiento maderero, basado generalmente en el cultivo por parcelas de pino radiata y, en menor proporción, de eucaliptos glóbulos. Este cultivo se realiza de una manera bastante peculiar dado que la producción se reparte en numerosas parcelas en las cuales los pinos se plantan con un intervalo de entre 5 y 10 años, de esta manera se evita tener que centrar la producción en un año y así poder repartir su aprovechamiento en varios años.

silio2.jpg

Estos aprovechamientos de los montes se consideran sostenibles por el hecho de que las personas están sacando un beneficio de la madera a la vez que protegen el bosque y las especies autóctonas que allí viven. Otro motivo por el cual se considera sostenible es el cultivo de pino y de eucalipto por parcelas ya que el trabajo se reparte en varios años.

Gracias a los cierres que se hacen avanzan las poblaciones de roble, haya, acebo, etc. que a la vez protegen especies como pueden ser las setas.

Autor: Miguel Ceballos