El pinar de Navafría

26 10 2011

Los pinares segovianos que se extienden en torno a la localidad de Navafría, en el piedemonte guadarrameño, constituyen un paraje de excepción. A la vista quedan las miles de hectáreas de sus densos pinares, auténtico tesoro cuidado con mimo por sus habitantes. Gracias a ese mimo, a la sabia explotación de estos bosques, hoy puede disfrutarse de una de las mayores manchas de pino silvestre de toda Europa. La riqueza silvícola que proporciona es el motor de un elevado número de pueblos en una y otra vertiente de la sierra. 

El ‘Pinar de Navafría’, monte nº 198 del Catálogo de Utilidad Pública de la provincia de Segovia, es uno de los principales núcleos ordenados del Pinus sylvestris L. en la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama, siendo su ordenación una de las pioneras en montes públicos en España, ya que data del año 1895, manteniéndose desde entonces una gestión forestal de forma acompasada a los criterios de ordenación. Además, el monte se encuentra incluido en zona declarada Red Natura 2000 por tratarse de Lugar de Interés Comunitario, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Espacio Natural Sierra de Guadarrama. 

El régimen de claras se inicia antes de los 20 años y da lugar a fustales con densidades relativamente bajas y con una estructura muy regular, en los que se forma un denso tapiz herbáceo que tiene una influencia decisiva en el proceso de regeneración.

Las cortas de regeneración por aclareo sucesivo uniforme eliminan toda la masa en tres o cuatro intervenciones (con reserva de 5-10 árboles padre), lo que unido a la regularidad de la distribución de la masa remanente, da lugar a que las condiciones para el establecimiento de la regeneración sean muy homogéneas en todo el tramo en regeneración. El tapiz herbáceo constituye una dificultad que hace que la instalación de la regeneración sea improbable si no se produce alteración de las capas superficiales del suelo, que normalmente se realiza de forma mecanizada. 

La estructura que resulta se caracteriza por una ocupación del espacio bastante regular, que tiene como resultado una fuerte competencia por la luz y un crecimiento muy rápido en las primeras etapas de desarrollo de las plantas.

BIBLIOGRAFIA

www.congresoforestal.es

www.navafria.es

Autora: MªMargarita García