oro en el bosque

27 10 2011

 



Aprovechamiento forestal: la biomasa

27 10 2011

empacado.jpg

Entre los diversos aprovechamientos forestales podemos destacar la tala del eucalipto destinado a las industrias madereras para la fabricación de pasta de papel.

El aprovechamiento de la madera en pie lo realiza una procesadora que apea, desrrama y tronza los eucaliptos pendiente arriba dejando la madera tronzada y la biomasa hacia atrás, en dos hileras bien separadas a uno de los lados según avanza. Solo en caso de que el suelo esté muy húmedo, deja parte de la biomasa en la zona de paso para facilitar la circulación de la máquina.

biomasa.jpg

Tras el trabajo de la procesadora, entra el autocargador y se lleva las rollas de madera. La empacadora entra a recoger la biomasa 15-20 días después de la saca de la madera. Retrasar el inicio del trabajo más allá de dos meses, pone en riesgo el rebrote o las labores de reposición si fuera necesario. La pluma introduce la biomasa en la empacadora, que primero la prensa hasta reducir su volumen un 70-80%, luego la rodea con la cuerda y finalmente la corta con una cizalla, antes de que la pluma la coloque en el suelo en filas.

trituradora.jpg

La mayor parte de los propietarios privados quiere que la empresa rematante se lleve la biomasa, porque ésta dificulta la regeneración del nuevo eucaliptal y es un foco de riesgo de incendio.

La biomasa anteriormente citada es una masa biológica que hace referencia a la cantidad de materia viva producida por plantas, animales, hongos o bacterias, en un área determinada. Se suele utilizar para hacer referencia al combustible energético que se obtiene directa o indirectamente de estos recursos biológicos.

La característica que diferencia la biomasa de otros recursos energéticos es el hecho de que es un recurso potencialmente renovable. El carbón, el gas, el petróleo y otros combustibles fósiles, no se consideran biomasa, aunque deriven de material vivo. El tiempo necesario para la formación de estos combustibles (millones de años) hacen que no puedan ser considerados como renovables.

Existen varios tipos de biomasa pero la que nos ocupa en este caso es la residual seca procedente de recursos generados en las actividades agrícolas forestales. También se produce en los procesos de la industria agroalimentaria y de la transformación de la madera. Dentro de este tipo de biomasa, se puede diferenciar la de origen forestal y la de origen agrícola.

La mayoría de la biomasa utilizada con fines energéticos a día de hoy proviene de residuos de diferentes tipos, serrín, corteza, madera reciclada, residuos madereros, etc. Pero cada  vez más, la biomasa se recoge directamente de los bosques, por ejemplo residuos forestales de los aprovechamientos (ramas, tocones, copas).

pellets.jpg

La cuestión de los criterios de sostenibilidad no es asunto sólo de la UE. Es esperable un crecimiento de la industria de la biomasa sólida en otros continentes, y en países europeos de fuera de la UE, en Europa del Este (Rusia, Ucrania, Bielorrusia, etc).

A final de este año, la UE revisará las actuales disposiciones sobre sostenibilidad de la biomasa. WWF quiere hacer un llamamiento a los actores implicados para que trabajen en pos de un plan amplio sólido y obligatorio.

Las disposiciones actuales son inadecuadas y los riesgos sociales y medioambientales, evidentes. De la misma manera, la confusión resultante y las controversias están provocando serios interrogantes sobre los objetivos del 20% que se han marcado para las energías renovables en 2020.

Los principios de gestión forestal sostenible deberían estar totalmente implantados  y verificados de forma independiente. La mayor preocupación es cómo cumplir los criterios de sostenibilidad sin que suponga una excesiva burocracia.

 

FUENTES DE INFORMACIÓN:

 www.bionergyinternational.es

Revista: The Bioenergy International

Autor: Jonás Suárez Castiello