Los pastos de Arcenoriu

30 10 2011

100_0599-r.jpg

En el Parque Natural de Ponga, lindando con el bosque Peloño y a la sombra de las cumbres de Ten y Pileñes se encuentran los puertos de Arcenorio, pastizales cuyos pastos alimentan el ganado equino y sobre todo vacuno de las parroquias beyuscas: Viego, Viboli y Casielles.

Los pueblos beyuscos cotan unos años sí y otros no el puerto. Si hubo coto los pastos se abren en San Juan y permanecen activos hasta San Miguel. Durante esta época del año la vida en el puerto para los pastores es una constante de monotonía y soledad únicamente interrumpida por alguna sorpresa, como la visita del lobo. A diferencia de otros puertos, no existe la tradición de elaboración de queso con fines comerciales, pero los pastores, sobre todo en la antigüedad, si complementaban su actividad ganadera con otros aprovechamientos como la recolección de genciana, la cual dejaban secar y luego vendían para la elaboración de productos farmacéuticos.

dsc00284r.jpg

Arcenorio  es un ejemplo de ecosistema que ha estado sometido de manera natural a una larga historia de pastoreo con herbívoros silvestres. En la mayoría de estos casos el aprovechamiento de los pastos no es una “perturbación” sino que forma parte esencial del sistema, es un elemento más, necesario para mantener sus características y especies. En los ecosistemas adaptados a esta actividad no sólo es compatible la explotación y conservación de los recursos, sino que ciertos niveles de pastoreo son fundamentales para conservar muchas especies de animales y plantas. Por ello, en estos pastizales se pueden alcanzar estados de degradación tanto por exceso como por abandono del pastoreo.

dscn1341r.jpg

 Fuente: Entre los Beyos y el Ponga, Guillermo Mañana Vázquez.

Trabajo  de Antonio Carrio