LA TILA. Aprovechamiento tradicional de tila en el monte Corona

3 11 2011

En el valle de Valdeón al norte de la provincia de León, en el corazón del Parque Nacional Picos de Europa, se encuentra Caín un pequeño pueblo bañado por el conocido río Cares. En donde la recogida de la tila ha sido durante años un aprovechamiento forestal complementario de las economías familiares de montaña. En la carretera que discurre entre Valdeón y Caín se encuentra el monte Corona, donde aparecen las grandes masas boscosas de tilos o “tejas” como se denominan en la zona.

otono-en-el-monte-corona.jpgcain.jpg

El tilo es un árbol que puede vivir hasta mil años y llegar hasta 30 metros de altura. Las hojas son acorazonadas con el borde aserrado y sus flores son de color verde pálido muy olorosas.

flores-de-tila.jpg

Desde tiempos muy remotos el hombre ha aprovechado la vegetación de estas montañas como una farmacia natural. Las flores de tilo utilizadas en infusión como un tranquilizante natural, ha de ser recogida cuando la flor está abierta esto es a partir de junio, momento en el que el principio relajante es más alto. Tras podar el tilo las ramas cargadas de flores se llevan para  pelar las flores y posteriormente ser secadas a la sombra. Una vez secada la flor, pierde más de la mitad de su peso, ya se puede comercializar y utilizar.

pelando-tila-en-cain-2.jpg pelando-tila-en-cain.jpg

Aunque actualmente la tila es un aprovechamiento en recesión, fue durante años motor indispensable de la economía de la zona, llegando a recolectar algunas familias hasta 340 Kg de tila seca. Las flores se comercializan a tratantes de tila  o se cambian por productos de fuera. Los bosques de tilos de Caín siempre dieron grandes cosechas.

La tila es un ejemplo en el que queda patente la utilización de los recursos naturales  al alcance de los montañeses.

BIBLIOGRAFÍA

Guía del parque nacional de la montaña de Covadonga. E.Rico/ G.R. González

WEB

Revista comarcal de la montaña de Riaño. www.revistacomarcal.es

 Revista nº 9

Ayuntamiento de Posada de Valdeón.

Trabajo de Ana María Iglesias