LA SOSTENIBILIDAD DE LA EXPLOTACIÓN DEL CORCHO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

7 11 2011

   El corcho es un producto natural obtenido de más de 2 millones de ha de bosques y del que viven muchos miles de personas en Europa. Se produce siguiendo un sistema integrado sostenible. Sin embargo, el corcho y su sistema de producción están en peligro. Nuevos sustitutivos artificiales y con unas estrategias de comercialización agresivas amenazan con desplazar el corcho del mercado, y con él su equilibrado sistema de producción. Probables consecuencias directas de ello son dificultades para los productores y cambios hacia un uso menos ecológico de la tierra. Una solución posible para esta situación podría ser una estrategia basada en la adopción de un sello de identificación comercial (una marca del corcho) para los productos hechos de este material.

    corcho.jpg

El corcho obtenido de la corteza de una variedad mediterránea del roble, además de su uso conocido para tapones de botellas, tiene otras diversas aplicaciones: como aislante acústico y térmico, para boquillas de cigarrillos, juntas de motores, revestimiento de pisos, plantillas, etc.

El uso sistemático del corcho para tapones de botellas hizo que al administrar los bosques se favoreciese el Quercus suber sobre otras especies, y que finalmente grandes extensiones de bosques se transformasen en rodales de una sola especie, así pues, si la demanda de este producto disminuyera de modo notable, todo el sistema podría derrumbarse. Ciertamente, si esto ocurriera sería difícil que el ecosistema regresara al antiguo tipo de bosque. Es mucho más probable que especies de plantación, tales como Pinus spp. y eucaliptos, sustituyeran al actual sistema. 

    Los sustitutivos se han introducido en el mercado del corcho mediante dos estrategias aparentemente contradictorias. Una es producir una materia tan parecida visualmente al corcho como sea posible e incluso utilizar impropiamente la palabra «corcho» de manera deliberada en la promoción del producto. La segunda es negar abierta y provocadoramente cualquier relación con el corcho natural, suponiendo que éste es un producto inestable, no limpio y difícil de manejar.

   En conclusión, la decisión sobre el diseño efectivo de la marca del corcho está ahora en manos de un comité internacional. El corcho y el alcornoque han ocupado un lugar clave en la evolución del bosque mediterráneo. Pueden y deben seguir desempeñando un papel en el futuro. La promoción adecuada del corcho mediante la adopción de una marca del corcho podría ser un elemento importante para asegurar el futuro del producto.

Bibliografía: www.fao.org/docrep   

   Trabajo de Mario Vicente