leer/escribir/contar

Proyecto de aula para lectura y escritura

Dos grandes músicos

Publicado en Experiencias, General, Taller de lectura por Luis Enrique García-Riestra 9:11 pm Miércoles, 16 Marzo 2011

Dos grandes músicos clásicos

Hemos leído unos textos sobre la vida y obra de los músicos Mozart y Beethoven. Publicamos aquí más información sobre sus composiciones musicales. Os invitamos a volver a escuchar los ejemplos de su música que conocimos en el taller de lectura de esta semana.  

Mozart

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) es considerado uno de los músicos más influyentes y destacados de la historia. Mozart fue uno de los grandes genios de la historia de la música occidental y compuso algunas de las más bellas obras musicales de todos los tiempos. A pesar de ello, vivió durante casi toda su vida en la ruina económica. El músico austriaco compuso cientos de obras: sonatas para diversos instrumentos, conciertos, óperas, sinfonías, obras de música de cámara, canciones y una gran variedad de música religiosa. Reproducimos aquí  un fragmento de su concierto para piano nº 21 (Daniel Barenboïm al piano y dirigiendo la Berliner)

Esta película necesita Flash Player


Beethoven 

Ludwing van Beethoven (1770-1827) está considerado uno de los genios de la música. Muchas de sus composiciones son obras maestras, como la Novena Sinfonía. Junto con la Sonata Claro de luna y la Quinta Sinfonía, es una de sus más conocidas piezas; sin olvidar la bagatela para piano solo Para Elisa, que aquí reproducimos. La vida de este músico alemán no fue fácil, pues quedó sordo muy joven; pero eso no le impidió convertirse en uno de los mejores compositores de la historia.


El día más feliz de mi vida

Publicado en Cuaderno de 4º, Lenguajes, Taller de escritura por Luis Enrique García-Riestra 7:56 pm Miércoles, 16 Marzo 2011

Así aprendí a andar en bici

El mejor día de mi vida fue cuando  aprendí a andar en bicicleta. Tenía 4 años y estaba en mi pueblo con mi papá, intentando  andar en bicicleta sin las pequeñas ruedas.

Lo intentaba pero me caía siempre, hasta  que, un día, quité las rueditas y mantuve el equilibrio y pasó algo increíble: ¡conseguí andar diez metros sin caerme!  Y lo más bueno es que lo hice sin ayuda.

Ese día estuve muy feliz porque aprendí algo que quería, andar  en bicicleta.

Diego Martínez