16 días de activismo contra la violencia de género

25 11 2009

El tema de la Campaña de los 16 Días del 2009:

 Comprométase ▪ Actúe ▪ Reclame: PODEMOS acabar con la violencia contra las mujeres, enfatiza el hecho de que todo el mundo tiene un papel que jugar en poner fin a la violencia con base de género.

En este documento se encuentra un esquema de cuatro llamamientos conceptuales contra la violencia de género. Estos cuatro reclamos (poner fin a la violencia contra las mujeres, apoyar a las mujeres defensoras de derechos humanos, fortalecer las estructuras para lograr la igualdad de género dentro de la ONU y aumentar los fondos para la igualdad de género) fueron formulados por el Centro por el Liderazgo Global de las Mujeres (CWGL) como parte de la Campaña de los 16 Días del año pasado, en lo cual se celebraba el 60° aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Puesto que estos cuatro reclamos abarcan objetivos de largo plazo, el CWGL cree que todavía son muy relevantes a la campaña de este año.  

1. Poner fin a la violencia contra las mujeres

Reclamo: Garantice los derechos de las mujeres a vivir libre de la violencia; acabe con la impunidad para todos los perpetradores. La violencia contra las mujeres continúa a ser una violación extensiva de los derechos humanos que afecta a todas las mujeres en todas partes del mundo. Para las mujeres, la experiencia de la violencia está afectada por la intersección de género, etnia, estatus socioeconómico, cultura, religión, edad, clase social, identidad sexual, el estado o no de discapacidad y el estatus de su ciudadanía. La extensión de la violencia contra las mujeres constituye una crisis internacional de los derechos humanos y de la salud pública y sirve como obstáculo a la igualdad, el desarrollo, la seguridad, la paz y el empoderamiento de las mujeres.  La impunidad de los actores del Estado y no del Estado, incluyendo los miembros de la familia y la comunidad, sigue siendo un obstáculo importante al trabajo en contra la violencia contra las mujeres y en la lucha para lograr una verdadera rendición de cuentas por parte de los gobiernos, el sistema de la ONU y las comunidades locales. Por su parte, la falta de una rendición de cuentas permite la continua presencia de actitudes de la comunidad y valores culturales que permiten la violencia en vez de castigarla.

En 2006, el Secretario General de la ONU emitió el Estudio a fondo del Secretario General sobre todas las formas de violencia contra la mujer, en lo cual se enfatiza que los gobiernos tienen una obligación a: asegurar la igualdad de género y proteger los derechos humanos de las mujeres; ejercer el liderazgo para acabar con la violencia contra las mujeres; disminuir las diferencias entre los estándares internacionales y las leyes, políticas y prácticas nacionales, incluyendo el acceso a la justicia y el resarcimiento para todas las mujeres que sufren de los actos de violencia; fortalecer la base del conocimiento sobre todas las formas de violencia contra las mujeres con el fin de mejor informar las políticas y la elaboración de estrategias; construir y sostener estrategias fuertes con múltiples sectores con coordinación a nivel nacional y nivel local; y destinar recursos y fondos adecuados para enfrentar la problemática. Cada una de estas obligaciones es necesaria para impedir la violencia con base de género.

 §  Garantizar que los Estados tomaran acciones para protegerles a las mujeres de los actos de violencia y castigar tales actos, sean por parte de actores estatales y no estatales, incluyendo miembros de la familia y la comunidad, mediante la implementación de los compromisos de los gobiernos (como los que están señalados en la Plataforma de Acción de Beijing, el Programa de Acción de la CIPD, la CEDAW, las resoluciones del Consejo de Seguridad 1325 y 1820 y el Objetivo 3 de Desarrollo del Milenio sobre la Igualdad de Género).

 §  Hacer un trabajo de convencimiento con los particulares y las comunidades a convertirse en agentes responsables de cambio al pronunciarse e intervenir para prevenir y hacer público los actos de violencia contra las mujeres.

 §  Recoger y monitorear los datos sobre la prevalencia y la frecuencia de varias formas de violencia contra las mujeres en diversos ámbitos

 §  Reclamar aumentos importantes en la canalización de fondos de los gobiernos, las agencias internacionales y los donantes para la eliminación de la discriminación contra las mujeres, la promoción de la igualdad de género y las manifestaciones de la violencia contra la mujeres (Dónde está el dinero para los derechos de las mujeres?).

§  Trabajar por la elaboración, la implementación y el financiamiento de un Plan Nacional de Acción sobre la Violencia contra las Mujeres y las Niñas.

§  Asegurar que las estrategias de prevención alentan la participación de los hombres y los niños con el fin de ser parte de la solución al mismo tiempo que mantienen el enfoque en el empoderamiento de las mujeres, poniendo fin a la discriminación que alimenta la violencia contra las mujeres y desafiando los desequlibrios de poder en la sociedad con respecto al género.

§  Hacer un llamado a las Naciones Unidas a tomar acciones más decisivas con respecto a la campaña del Secretario General UNIDOS para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres e involucra a las organizaciones de la sociedad civil en la campaña.

   2.  Apoyar a las mujeres defensoras de derechos humanos

 Reclamo: Protecciones para los derechos de las mujeres defensoras de derechos humanos y de  los derechos de las mujeres para que puedan realizar su trabajo libre de amenazas a su bienestar física y psicológica.  Alrededor del mundo, las mujeres que trabajan en la defensa de los derechos humanos se encuentran atacadas de muchas maneras a causa de sus agendas políticas, sus identidades como activistas, o simplemente porque trabajan en pro de los derechos. Sean hombres o mujeres, los y las activistas se encuentran agredidos/as por el hecho de que están trabajando por los derechos de las mujeres o en áreas vinculadas a los derechos sexuales.  Como castigo y para estorbar sus agendas políticas, las personas se encuentran amenazadas con la violencia física y el acoso. Su derecho a organizarse, su derecho de libre asociación y su libertad de expresión están siendo limitados. Sus organizaciones están hostigadas con amenazas de estar cerradas y con otros castigos jurídicos.

 §  Protecciones para los derechos de las mujeres defensoras y para defensoras/es de los derechos de las mujeres, y la garantía de que los violadores, sean actores del Estado o no del Estado, de la familia o de la comunidad, sean procesados a nivel jurídico.

§  Que las violaciones a los derechos de las mujeres defensoras y a las/los defensoras/es de los derechos de las mujeres y los derechos sexuales sean documentadas y llevadas a la luz pública.

§  Que se enfrente a los contextos políticos, como por ejemplo, el incremento de los fundamentalismos que afectan los derechos de las mujeres defensoras.

§  Desafiar a la regulación de la sexualidad consensual y a los ataques contra la sexualidad de las mujeres como forma de castigar a las mujeres por su trabajo en pro de los derechos

§  Hacer un llamado a los gobiernos y los donantes a destinar recursos para la implementación de las disposiciones de la Declaración de la ONU sobre los Defensores de los Derechos Humanos. 

3. Fortalecer las estructuras para lograr la igualdad de género dentro de la ONU

Reclamo: Construya una organización de la ONU para las mujeres que sea de mayor fuerza y con la capacidad de avanzar los derechos humanos de las mujeres y la igualdad de género, implementar las políticas a nivel global y producir resultados para las mujeres de manera concreta. En las últimas tres décadas, las Naciones Unidas ha sido una fuerza impulsora en los esfuerzos para definer una agenda mundial comprensiva para la paz y la seguridad, los derechos humanos, la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible. Como resultado, han habido compromises importantes con respecto al adelanto de las mujeres hacia la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, las Naciones Unidas todavía carece de un conductor fuerte a nivel de liderazgo, tanto en la Sede como a nivel de los países, así como un mecanismo sistemático y eficaz para poder desempeñarse con respecto a los compromisos esenciales que se ha hecho. Las Naciones Unidas cuenta con varias agencias pequeñas que faltan suficientes recursos económicos y que están enfocadas exclusivamente en los temas de las mujeres. Pero éstas no pueden proporcionar los recursos o el liderazgo que las mujeres alrededor del mundo merecen.  Es en este contexto que las mujeres se han venido presionando a los gobiernos a tratar las debilidades dentro del sistema de la ONU con respecto a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como parte de un proceso general de reforma de la ONU, que empezó en 2006 bajo el liderazgo del previo Secretario General, Kofi Annan. Esta intervención es muy necesaria, puesto que ya es obvio que la ONU no puede ayudar a los países a lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres si el trabajo en los temas relacionados a las mujeres sigue siendo fragmentado, descoordinado y poco financiado.   Garantizar que la nueva organización de las mujeres tenga presencia significativa (“que tiene una presencia significativa a nivel de los países”) en los países miembros y un mandato “operativo” fuerte.

§  Crear un nuevo puesto de Sub-Secretaria General, para liderar la nueva entidad y que permitiría la representación de las mujeres a nivel alto en la toma de decisión y la elaboración de políticas a nivel mundial y en los países.

 §  Asegurar que la nueva organización de las mujeres está financiada de manera ambiciosa con recursos estables y previsibles en un mínimo de $1 billón (EE.UU) y que el presupuesto continúa a crecer de manera importante.

§  Promover la integración de la igualdad de género y de los derechos humanos de las mujeres en todo el sistema de la ONU, incluyendo en los procesos de reforma a la ONU, como por ejemplo los programas pilotos conocidos como “una ONU, UNiDOS en la acción.”

§  Garantizar una participación por parte de la sociedad civil en la entidad de las mujeres, que sea significativa, sistemática y diversa.

   4. Aumentar los fondos para la igualdad de género

  Reclamo: Proporcione los fondos necesarios para proteger el progreso que se ha hecho hasta el momento actual para lograr la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres a todo nivel en todas partes del mundo.  En medio de la crisis financiera actual, los derechos humanos de las mujeres son aun más vulnerables a ser atacados. En las épocas de inestabilidad económica, muchas veces las mujeres son los primeros en sufrir una reducción en sus salarios o la pérdida de su trabajo.  Además, con la disminución de los recursos del Estado y las redes de seguridad de las/os ciudadana/os, las mujeres llevan una carga disproporcional de trabajo no pagado. Una reducción en los recursos del hogar puede tener consecuencias devastadoras en terminos del empleo de las mujeres, la posición de las mujeres en la familia y su capacidad de negociar, la educación de las niñas, la salud de las mujeres y las niñas, la mortalidad infantil, la salud materna y la violencia doméstica.

Las acciones tomadas hoy por parte de los Estados, las agencias de ayuda y las instituciones financieras internacionales tendrán consecuencias de largo plazo para los derechos económicos y sociales de las mujeres. Para segurar los logros que se han hecho hasta el momento con respecto a la igualdad de género y para seguir avanzando hacia lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio será necesario hacer un compromiso político y financiera más fuerte y más sostenido como nunca antes. Las organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres han señalado la falta de consecuencia en la canalización de recursos económicos por parte de los Estados, las agencias de ayuda y las instituciones financieras internacionales y la falta de demostrar un compromiso pleno con la igualdad de género ha tenido un efecto negativo para la realización de los derechos humanos de las mujeres (Fundher). En la medida en que el impacto de la crisis económica se profundice alrededor del mundo, los grupos donantes tendrán que tomar en cuenta el hecho de que habrá una demanda aun más grande para los servicios de las organizaciones de las mujeres y otros grupos de la sociedad civil en los lugares en dónde los gobiernos no podrán proteger a sus ciudadanos o hacer arreglos para su seguridad.  Los gobiernos, los Estados donantes, las agencias de apoyo, las agencias de desarrollo y los organismos internacionales deberían:

 §  Comprometerse a proporcionar recursos sostenibles a las organizaciones que trabajan por la igualdad de género y los derechos de las mujeres.

§  Invertir en el avance de los servicios para las mujeres en áreas como la salud y la educación.

§  Facilitar un mayor acceso a los recursos financieros por parte de las mujeres mediante la promoción de oportunidades de empleo y acceso a capital, préstamos y programas de crédito así como asegurar que las leyes con respecto a la posesión de propiedad y la herencia no sean discriminatorias hacia las mujeres.

 §  Crear e implementar presupuestos con base de género en todas las instituciones a todo nivel, tanto local como global y asegurar que los presupuestos que respondan al género forman parte de los planes y los paquetes de estímulo

 §  Cumplirse con las promesas por parte de los países donantes a entregar un 0.7% de sus presupuestos nacionales en ayuda oficial al desarrollo, con la garantía de que éste no sea sujeto a condicionalidades restrictivas y que responde a las necesidades de las mujeres de escasos recursos.

§  Revisar el sistema financiera y económica mundial con el fin de buscar alternativas para aumentar la seguridad humana en general, mejorar la igualdad de género, aumentar los derechos humanos de las mujeres, y permitir una distribución más equitativa de los recursos.

§  Proporcionar estadísticas desagregadas por sexo con respecto al impacto de la crisis financiera y documentar las tendencias a empeorar o las nuevas formas de violencia contra las mujeres que son específicamente relacionadas a la dureza económica causada por la crisis.

Para más información:

Center for Women’s Global Leadership

Rutgers University, 160 Ryders Lane, New Brunswick, NJ 08901-8555 USAE-mail: 16days@cwgl.rutgers.edu

Website : http://www.cwgl.rutgers.edu/16days/home.html

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1478  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image