Mujeres de India alzan su voz contra violencia de género

4 02 2013

Mujeres se manifiestan por sus derechos en la sureña ciudad india de Thiruvananthapuram.  / Credit:K.S. Harikrishnan/IPS

Mujeres se manifiestan por sus derechos en la sureña ciudad india de Thiruvananthapuram. 

El 6 de octubre de 2012, una adolescente de 14 años de la aldea de Sacha Khera, en el distrito de Jind, en el norteño estado de Haryana, se inmoló luego de haber sido víctima de una violación grupal.

En su declaración ante la policía, afirmó que dos hombres jóvenes la habían llevado a rastras hasta una casa, donde la violaron mientras la cuñada de uno de ellos hacia guardia en la terraza de la vivienda.

La adolescente se prendió fuego con queroseno poco después de denunciar el ataque. Fue llevada de urgencia al hospital pero finalmente murió debido a sus heridas.

En septiembre, según el sitio web de noticias OneIndia News, se reportaron 17 violaciones en Haryana, un estado tristemente célebre por los llamados “asesinatos de honor”. Mujeres o niñas que han sido violadas muchas veces son asesinadas por sus propios parientes o conocidos, porque consideran que la agresión sexual supone un deshonor para la familia o la comunidad.

El informe anual de la Oficina Nacional de Registro de Delitos, con sede en Nueva Delhi, concluyó que “un total de 228.650 casos de agresiones contra las mujeres fueron denunciados en el país en 2011, contra 213.585 en 2010, lo que significa un incremento de 7,1 por ciento”. Analistas coinciden que en India, el segundo país más poblado del mundo, con 1.200 millones de habitantes, cada vez hay más casos de violación y otras formas de agresión sexual, secuestro, acoso y maltrato contra las mujeres. Sreelekha Nair, investigadora del Centro de Estudios para el Desarrollo de las Mujeres, con sede en Nueva Delhi, señala que según estadísticas del periodo 2007-2011, el maltrato que sufren las indias por parte de sus esposos se ubicó en el tope de la lista de casos de violencia de género, con 99.135 denuncias el año pasado. Ese mismo año, se registraron 42.968 casos de abuso sexual, lo que lo convirtió en el segundo delito de violencia machista más denunciado. Las estaciones de policía también registraron 35.565 denuncias de secuestro.

Mujeres activistas y lideresas políticas afirman que la falta de conciencia pública sobre el problema y la lentitud de acción de la policía agravan la situación. La parlamentaria y presidenta del Partido Comunista de India, T. N. Seema, dijo que tanto las instituciones judiciales como las administrativas debían adoptar políticas de género para contener la ola de violencia contra las mujeres. Para Seema, “hay que cambiar la mentalidad de la sociedad para que las mujeres asuman un papel más importante en la vida pública”.

En los centros urbanos es donde más se concentra la creciente violencia de género. El gobierno registró “un total de 33.789 casos de violencia contra las mujeres en 53 ciudades durante 2011, contra 24.335 en 2010″, detalló la legisladora.

La principal causa es la mentalidad medieval y patriarcal predominante en India, que se niega a ver a las mujeres como personas humanas iguales, independientes y autónomas. La mejora de las políticas represivas de la policía y la justicia debe ir acompañada de una campaña sociocultural para proteger los derechos de las mujeres, aducen. Mientras, el aumento en el número de mujeres en cargos dentro de administraciones locales está permitiendo una mejor toma de conciencia entre la población sobre el problema. A la vez, el aumento en el número de denuncias recibidas en las estaciones de policía sugiere que las propias víctimas se animan más a hablar de lo que les ocurre.

Un estudio realizado por expertos del Fondo Monetario Internacional y de las universidades de Harvard (Estados Unidos) y Warrick (Gran Bretaña), trazó un vínculo entre el aumento de las denuncias de violencia de género y el impacto de las reformas que en 1992 introdujeron un sistema de cuotas para permitir una mayor representación femenina en los gobiernos locales. Según los investigadores, la participación de mujeres en cargos públicos promueve políticas más sensibles a la violencia de género. Además, las víctimas se sienten más confiadas a hacer denuncias sabiendo que hay mujeres en cargos de poder. Los sociólogos creen que la violencia de género debe combatirse proveyendo a las mujeres de un mejor acceso a la propiedad, educación y empleo.

Fuente: IPS

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1429  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image