No somos vasijas

9 07 2015

Corre la voz se suma a la campaña iniciada por filósofas y constitucionalistas españolas “No somos vasijas” que pretende erradicar la práctica del vientre de alquiler y que denuncia la “cosificación” del cuerpo de las mujeres.

Esta iniciativa, que firman entre otras las filósofas Amelia Valcárcel y Victoria Camps, y constitucionalistas como María Luisa Balaguer o Mar Esquembre, se suma a la campaña internacional “Stop Subrogación now” y busca abrir un debate que, según han denunciado en un comunicado, “no ha contado con la reflexión desde la perspectiva de los Derechos Humanos”.

MANIFIESTO

LAS MUJERES NO SE PUEDEN ALQUILAR O COMPRAR DE MANERA TOTAL O PARCIAL

Las personas que suscriben este manifiesto muestran su preocupación ante los variados pronunciamientos a favor de la regulación de la maternidad subrogada, o la práctica de alquilar vientres de mujeres en favor de terceros. Para que los partidos políticos y los gobiernos, nacional y autonómicos, estén alerta y no se dejen engañar por campañas mediáticas, a todas luces parciales, deben tener presente que el deseo de paternidad/maternidad nunca puede sustituir o violar los derechos que asisten a las mujeres y los y las menores. El deseo de ser padres-madres y el ejercicio de la libertad no implica ningún derecho a tener hijos. Por ello mostramos nuestro absoluto rechazo a la utilización de los “vientres de las mujeres con fines de gestación para otros” que se fundamenta en las siguientes razones:

- Porque abogamos por el derecho a decidir de las mujeres en materia de derechos sexuales y reproductivos. La maternidad por sustitución niega a las mujeres gestantes el derecho a decidir durante el proceso de embarazo y en la posterior toma de decisiones relativas a la crianza, cuidado y educación del menor o la menor.

- Porque elegir es preferir entre una serie de opciones vitales. La elección va acompañada, a su vez, de la capacidad de alterar, modificar o variar el objeto de nuestras preferencias. La maternidad subrogada no sólo impide a las mujeres la capacidad de elección, sino que además contempla medidas punitivas si se alteran las condiciones del contrato.

- Porque la llamada “maternidad subrogada” se inscribe en el tipo de prácticas que implican el control sexual de las mujeres: si en las sociedades tradicionales, los matrimonios concertados o la compra por dote, son las típicas formas en que se ejerce el control sexual de las mujeres, en las sociedades modernas, la prohibición del aborto, la regulación de la prostitución y la maternidad subrogada son sus más contundentes expresiones.

- Porque alquilar el vientre de una mujer no se puede catalogar como “técnica de reproducción humana asistida”. Las mujeres no son máquinas reproductoras que fabrican hijos en interés de los criadores. Es, por el contrario, un evidente ejemplo de “violencia obstétrica” extrema.

- Porque el “altruismo y generosidad” de unas pocas, no evita la mercantilización, el tráfico y las granjas de mujeres comprándose embarazos a la carta. La recurrencia argumentativa al “altruismo y generosidad” de las mujeres gestantes, para validar la regularización de los vientres de alquiler, refuerza la arraigada definición de las mujeres, propia de las creencias religiosas, como “seres para otros” cuyo horizonte vital es el “servicio”, dándose a los otros. Lo cierto es que la supuesta “generosidad”, “altruismo” y “consentimiento” de unas pocas solo sirve de parapeto argumentativo para esconder el tráfico de úteros y la compra de bebés estandarizados según precio.

- Porque cuando la maternidad subrogada “altruista” se legaliza se incrementa también la comercial. Ningún tipo de regulación puede garantizar que no habrá dinero o sobornos implicados en el proceso. Ninguna legalización puede controlar la presión ejercida sobre la mujer gestante y la distinta relación de poder entre compradores y mujeres alquiladas.

- Porque no aceptamos la lógica neoliberal que quiere introducir en el mercado “los vientres de alquiler”, ya que se sirve de la desigualdad estructural de las mujeres para convertir esta práctica en nicho de negocio que expone a las mujeres al tráfico reproductivo.

- Porque las mujeres no se pueden alquilar o comprar de manera total o parcial. La llamada “maternidad subrogada” tampoco se puede inscribir, como algunos pretenden, en el marco de una “economía y consumo colaborativo”: la pretendida “relación colaborativa” sólo esconde “consumo patriarcal” por el cual las mujeres se pueden alquilar o comprar de manera total o parcial.

- Porque nos mostramos radicalmente en contra de la utilización de eufemismos para dulcificar o idealizar un negocio de compra-venta de bebés mediante alquiler temporal del vientre de una mujer, viva ésta en la dorada California o hacinada en un barrio de la India. Así es que nos afirmamos en llamar a las cosas por su nombre, no se puede ni se debe describir como “gestación subrogada” un hecho social que cosifica el cuerpo de las mujeres y mercantiliza el deseo de ser padres-madres.

- Porque la perspectiva de los Derechos Humanos supone rechazar la idea de que las mujeres sean usadas como contenedoras y sus capacidades reproductivas sean compradas. El derecho a la integridad del cuerpo no puede quedar sujeto a ningún tipo de contrato.

Así pues, nos declaramos en contra de cualquier tipo de regulación en torno a la utilización de mujeres como “vientres de alquiler”

Para más informaciónn visita: No somos vasijas

 



Sumando voces contra las violencias

16 10 2013

Tu Voz Cuenta quiere reconocer la lucha de los movimientos de mujeres que desde hace décadas reivindican el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, y concretamente el derecho al aborto legal, seguro y accesible para todas como parte de nuestros derechos humanos fundamentales.

 

En España, al igual que en varios países europeos como Hungría, Polonia o Rusia, este derecho está siendo cuestionado, no sólo desde los fundamentalismos religiosos y políticos o los sectores conservadores de la sociedad, sino desde los propios gobiernos.  La situación actual, puede suponer un retroceso importante en los avances conseguidos hasta el momento. En el caso de España, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado la promulgación de una nueva ley que previsiblemente hará tabla rasa de la actual ley de plazos y supondría un retroceso de más de 35 años en los derechos de las mujeres en España. Al mismo tiempo, y gracias a la reivindicación y la lucha de las mujeres, en otro países como Uruguay, Argentina o México, se están dando algunos tímidos avances legales que, a pesar de ser parciales, implican una importante conquista de derechos para millones de mujeres.

Frente a estos posibles retrocesos, se hace necesario movilizar organizaciones, redes y movimientos de mujeres para conseguir un compromiso político real, que supere barreras legales o financieras, y transforme los sistemas de salud, las condiciones sociales y económicas adversas, la violencia y la discriminación que nos impide acceder a los servicios de salud y a la información necesaria para poder decidir sobre nuestros cuerpos. Al mismo tiempo se hace necesario visibilizar las conquistas logradas por mujeres en otras partes del mundo.¿Qué puedes hacer tú para cambiarlo?

Súmate a la campaña y comparte con nosotras en las redes sociales, en nuestro facebook o al twitter 

Para más información: www.porquetuvozcuenta.com



Baila contra la violencia!

14 02 2013

Hay cifras escalofriantes y se podría dudar de su validez. Por ejemplo: ¿Es realmente cierto que una de cada tres mujeres en el mundo es violada o maltratada a lo largo de su vida? Eso significaría que mil millones de mujeres, es decir, la séptima parte de la población mundial, sufre algún tipo de abuso o vejación. ¿Imposible? Basta con echar una ojeada a las estadísticas oficiales que maneja la ONU para darse cuenta de que esta cifra es tristemente real. Primero se denunció a bombo y platillo en 2003 a través de un informe de Unifem. En 2008 volvió a ser el objetivo de una campaña titulada Unidos para acabar con la violencia contra las mujeres lanzada por el entonces secretario general de la ONU, Kofi-Annan, en la que se denunciaba que “la violencia contra niñas y mujeres continúa perpetuándose en cada continente, país y cultura y aunque muchas sociedades la prohíben la realidad es que a menudo es encubierta o tácitamente condonada”

Y ahora esa cifra regresa al dominio público pero esta vez como arma arrojadiza. “Una de cada tres mujeres del planeta será violada o maltratada a lo largo de su vida. Mil millones de mujeres violadas es una atrocidad. Mil millones de mujeres bailando es una revolución”. Esta es la consigna con la que la activista estadounidense Eve Ensler, que se hizo mundialmente célebre con sus Monólogos de la Vagina en los años noventa, ha lanzado la campaña One Billion Rising, con la que aspira literalmente a poner a bailar a mil millones de personas el próximo 14 de febrero.

El llamamiento a bailar el 14 de febrero denuncia el patriarcado

“No hay nada más poderoso que el baile. Es contagioso, es sexual, te libera y nadie puede controlarlo. Por eso asusta. La mayoría de las mujeres no nos vestimos como nos gustaría. No vamos con libertad a cualquier sitio a todas las horas del día porque nos da miedo que nos ataquen, nos hagan daño, nos violen. Y cuando bailemos el día 14 la idea es romper esa jaula de patriarcado, de miedo, de intimidación en la que llevamos siglos metidas”. Así explicaba Ensler en Londres el pasado lunes por qué ha querido que el centro de su campaña de concienciación contra la violencia de género sea el baile, un instrumento que ha visto que funciona a la perfección en las almas heridas de cientos de mujeres en Congo, donde a través de su ONG V-Day, ha creado la Ciudad de la Alegría, un centro de acogida para mujeres víctimas de abusos sexuales. “Pero la campaña One Billion Rising no es una llamada solo a las mujeres. Nosotras no nos violamos solas. Por eso es importante que los hombres también se impliquen”.

Recién llegada de la India, donde ha sido testigo directo de la protesta espontánea que ha recorrido el país tras la muerte de una mujer violada y asesinada en un autobús a manos de cinco hombres, Ensler, de 59 años, se mostraba muy entusiasta ante la buena acogida de una campaña a la que ya se han unido 190 países, incluido España, (donde ya hay 40 eventos previstos). Cientos de ONG, asociaciones o simplemente grupos de amigas están haciendo una llamada al activismo a través de flashmobs, convocatorias de bailes colectivos en sitios públicos —en Londres se esperan cientos de mujeres moviendo sus caderas frente al Parlamento— y cadenas humanas.

Solo en Bangladesh, 25 millones de mujeres se han unido a la convocatoria. “No es casualidad que esté encontrando tanto eco precisamente ahora. Todos los problemas están conectados: la crisis económica, el cambio climático, la pobreza. Como la violencia de género, no son problemas nacionales, trascienden las fronteras. En la India he visto por primera vez la indignación también en el rostro de muchos hombres. Es responsabilidad de toda la sociedad acabar con la violencia que sufren las mujeres. Educar es una de las claves, pero para que la sociedad cambie de actitud es fundamental actuar juntos, y que eso se vea” proclamó Ensler en Londres.

Sabe bien de lo que habla, puesto que ella misma fue víctima de los abusos sexuales perpetrados por su padre, un ejecutivo respetable, en su Estados Unidos natal, y por eso ha dedicado toda su vida profesional a concienciar al planeta de la necesidad de acabar con la violencia de género.

Y elegir, además, el 14 de febrero, día de los enamorados, no es casual. La campaña le da la vuelta a una fecha extremadamente comercial, que potencia la imagen ñoña de la mujer y obliga a pensar en lo que significa de verdad amar a tu pareja. Además, ese día Ensler celebra el decimoquinto aniversario de su ONG V-Day, una de las que más ha luchado por educar contra esta plaga cuya vacuna parece aún lejos de conseguirse.

Fuente: Bárbara Celis.  El País



JJOO 2012: los juegos de las mujeres

1 08 2012

El pasado viernes, 204 países desfilaron en la ceremonia inaugural de los Juegos en Londres. Detrás de cada una de esas banderas, saludó al menos una mujer por primera vez en la centenaria historia olímpica. Hasta 268 de ellas competirán defendiendo la de Estados Unidos, lo que supone superar, otro hito femenino, a sus compatriotas hombres (261), y otras siete lo harán bajo las banderas de países árabes que nunca seleccionaron mujeres y que se han resistido hasta el final a enviarlas a los Juegos, pero que han cedido a las presiones del Comité Olímpico Internacional (COI). Londres 2012 son los Juegos más femeninos de la historia por estas cosas, pero también porque estas ya suponen el 46% del total superando aquel 42% tan publicitado de Pekín 2008: 4.850 deportistas, desde atletas a gimnastas, pero también boxeadoras.

El último país en ceder ha sido Arabia Saudí. Tras un intenso debate, hace solo una semana el COI anunció que la yudoca Wodjan Ali Seraj Abdulrahim Shahrkhani y la atleta Sarah Attar, serían sus primeras representantes olímpicas. Antes lo hicieron Catar, que además ha elegido a la tiradora Al-Hamad como abanderada, y ha seleccionado a cuatro mujeres para su contingente de 12 olímpicos, y Brunei, que cubrirá el expediente con la atleta Maziah Mahusin. Con la presencia de estas mujeres en la cita olímpica no acaba el debate abierto en el movimiento olímpico sobre la oportunidad de vetar, como en su día se hizo con la Sudáfrica del apartheid, a aquellos países que se niegan a enviar mujeres al mayor evento deportivo del mundo, les prohíben practicar deporte o les condenan a entrenarse en la marginalidad (la saudí Attar vive y se prepara en la soleada California, y no es un caso aislado). Pero sí se aplaza, al menos hasta la próxima cita. Y será más difícil que vuelvan atrás cuando ya han dado ese paso gigantesco.

Fuente: El país



Los despidos de trabajadoras de Mango

30 05 2012

Los viernes suelen ser días de buenas noticias. O eso pensaba Laura.

El viernes pasado Laura comunicaba a su empresa su decisión: iba a ser madre. Pero sólo unas horas después de comunicárselo a la directora de Recursos Humanos de Mango, Laura recibía su carta de despido.

Ni ella ni sus compañeras se lo podían creer. Laura no sabe de recursos humanos ni derecho laboral, pero no podía imaginar que esto pudiera suceder en España y en una empresa líder como Mango.

Su familia tampoco. Quince días antes, Laura acababa de ser promocionada en su trabajo. Le pasaban a caja en tienda, con mayor responsabilidad y retribución como reconocimiento a su buen trabajo diario.

Pese a ello, la decisión de ser madre soltera le ha costado su trabajo. Por eso Toño, su hermano, creó días después una petición en Change.org. Toño cree que lo que ha hecho Mango con su hermana es un acto de discriminación contra las mujeres. Discriminación por parte de una empresa que se enorgullece de tener en sus empleados “su mayor prioridad”.

Si tú también crees que Mango no puede despedir a mujeres por el hecho de decidir ser madres, firma y difunde esta petición: pide a Mango que readmita a Laura.

“Quiero denunciar lo que me ha pasado por mi, pero sobre todo para que no pueda ocurrirle lo mismo a ninguna compañera. Nadie debe ser discriminada por ser mujer y madre”.

Si le hacemos saber a Mango que su política con las mujeres es inadecuada, Laura será readmitida y otras chicas como Laura no volverán a tener que decidir entre ser madres y trabajar.

Haz que Laura sea readmitida en su puesto de trabajo: firma y difunde su petición.

En nombre de Laura y de los suyos, gracias por actuar.

Irene, Fabio, David y el resto del equipo de Change.org.

 

PD: Mango acaba de ser destacada por el estudio Alianzo Rank como la mejor empresa de moda española en las redes sociales por su interacción con sus clientes. Interactúa tú también, y dile a Mango en su página de Facebook que una empresa líder española no puede despedir a trabajadoras como Laura por querer ser madres. 



De las palabras y las cosas

28 12 2011

Las palabras sí importan. La violencia de género lo es porque existe una desigualdad estructural en la sociedad. Sin la palabra nos quedamos sin el reflejo de lo que ocurre. Ya lo decía Witgenstein: “Los límites de mi mundo son los límites de mi lenguaje”. Lo que no puedo expresar no existe. Para la violencia hacia las mujeres por el hecho de serlo afortunadamente ya tenemos una palabra.

La violencia machista existe y se cobra demasiadas vidas todos los años como para silenciarla, obviarla. No podemos permitir que los nuevos tiempos políticos nos lleven a posiciones decimonónicas, a pensar que por no coger la baja de maternidad somos más iguales. No. Simplemente renunciamos a derechos adquiridos durante muchos años de lucha y ahondamos en dobles jornadas, silencios consentidores y prototipos de mujeres imposibles. Olvidamos la importancia de la conciliación, la posibilidad de que no se discrimine a las mujeres por ser las que biológicamente están preparadas para la concepción…

Sigamos avanzando y no permitamos ni un paso atrás, ni para coger impulso, que no lo necesitamos. Valoramos demasiado nuestra libertad y debemos hacer lo mismo con la igualdad.

Solo si somos realmente y estructuralmente iguales cesará la violencia sobre la mujeres. Por ese largo camino llevamos transitando mucho tiempo pero todavía está lejos la meta. Con declaraciones como la de ayer, de la nueva Ministra Ana Mato al calificar a la violencia de género como “violencia en el entorno familiar”, que alientan a los y las que se creen cómodos -sin ser conscientes de lo que se pierden- en la desigualdad, no avanzamos, no saldremos nunca de la caverna.



La lucha por los derechos: el derecho maternidad y la tutela judicial

10 05 2011

Una mujer de Zaragoza ha conseguido, por primera vez en España, el permiso de maternidad para cuidar a su nieta tras el fallecimiento de su hija y madre de la pequeña en un accidente de tráfico.

Pilar Portero, que tiene la tutela judicial de su nieta desde el mes de marzo, podrá disfrutar del periodo de descanso de 16 semanas: se equipara su situación con la adopción y el acogimiento. Es la primera vez que una abuela consigue este permiso.

El Estatuto de los Trabajadores reconoce como situación protegida a efectos de descanso por maternidad, la adopción o acogimiento, preadoptivo, permanente o simple, siempre que su duración no sea inferior a un año.

 Según ha explicado UGT en una nota, esta regulación deja al margen la figura de la tutela judicial. En ello se basaron los servicios jurídicos de la empresa para negarle el derecho al disfrute del descanso de 16 semanas a esta trabajadora.

La ley ampara estos casos

Sin embargo, la mujer ha logrado el derecho de maternidad a través del Real Decreto 295/2009 de 6 de marzo, que reconoce expresamente en su artículo 2.1 como situación protegida, equiparable jurídicamente a la adopción y el acogimiento preadoptivo, la tutela sobre menor por designación de persona física, cuando el tutor sea un familiar que, de acuerdo con la legislación civil, no pueda adoptarlo.La documentación, recopilada por los servicios jurídicos de UGT, fue trasladada a la Seguridad Social que ha permitido a esta abuela disfrutar de las 16 semanas de descanso por maternidad desde el pasado jueves, fecha de la resolución judicial.Desde el sindicato han manifestado que se trata de un derecho de las y lostrabajadores hasta ahora no ejercitado en este tipo de circunstancias.Fuente: RTVE



La voz de las mujeres italianas

17 02 2011

 La multitud guarda un minuto y medio de silencio. De repente se oye un grito: “Si no ahora, ¿cuándo?”. Y la plaza del Popolo, completamente llena, de mujeres sobre todo, pero también de hombres, estalla en una sola voz: “¡Ahora, ahora, ahora!”. El grito no solo se ha oído en Roma. Convocadas por diversas asociaciones feministas, últimos reductos de un pasado más activo y eficaz, cientos de miles de italianas (e italianos) se han echado este domingo a las calles de 230 ciudades, pequeñas medianas y grandes. La movilización se ha extendido a otros 50 lugares del planeta, de Tokio a Madrid, Atenas, Ámsterdam, Nueva York o Honolulu.

En Milán, bajo la lluvia, miles de manifestantes han llevado bufandas blancas en señal de solidaridad con los menores. Y en Roma, donde se ha vivido la marcha más larga y numerosa, había monjas y estudiantes, abuelas con sus nietas, militantes de la izquierda, sindicalistas y también funcionarias, escolares. Al acabar la concentración de la plaza del Popolo, un grupo de manifestantes se ha dirigido hacia las puertas del Parlamento. Pero no se han registrado incidentes.

Dignidad, respeto y dimisión

La participación en la protesta simultánea ha superado el millón de personas, según ha anunciado la organización en Roma. Los manifestantes han reclamado dignidad y respeto para las mujeres, han pedido la dimisión de Silvio Berlusconi y han mostrado su hartazgo con el modelo político y cultural de estirpe machista y patriarcal, dejando claro que muchas mujeres tampoco se sienten representadas hoy por la débil oposición.

Llegó el momento de decir basta. Parece que, por fin la paciencia de las mujeres italianas ha llegado a su fin. Hartas de un país gobernado bajo los valores más rancios del patriarcado radical, del machismo sin escrúpulos.

El ambiente en la plaza ha sido de rabia y melancolía. Pero también de esperanza, de energía resucitada. Como si Italia estuviera despertando de repente del falso sueño de riqueza y alegría permanente que lanzan cada noche las televisiones del país. La sensación es que no se trata solo de echar a Berlusconi, que también, sino de recuperar la identidad femenina difuminada en el auge de las velinas; y de retomar la responsabilidad olvidada en la sociedad italiana.

Giulia Bongiorno, diputada de Futuro y Libertad, el grupo disidente de Fini, ha sido de las más aplaudidas. “No estoy aquí para criticar las fiestas hard, sino para denunciar que se han convertido en un sistema de selección de la clase dirigente”, ha dicho. Quien calla puede convertirse en cómplice. Esta no es una protesta de moralistas como ha dicho alguien en estos días como un intento de disminuir vuestra asistencia. Tienen miedo de vosotros”.

El caso Ruby, en el que Berlusconi está en espera de ser enviado a juicio por cohecho y prostitución de menores, ha generado un encendido debate sobre la condición de la mujer en Italia, un país que encabeza las listas europeas de desempleo femenino y de muertes por violencia machista.

Los partidarios del primer ministro, capitaneados por Giuliano Ferrara, director de Il Foglio y consejero político de Berlusconi, achacan la investigación judicial y el movimiento de repulsa a Berlusconi a un supuesto puritanismo que aspiraría a convertir al país en una “República de la virtud”. Ayer, en un acto celebrado en un teatro milanés bajo el lema “En calzoncillos, pero vivos”, Ferrara acusó a los fiscales de ser “como la inquisición española” y de utilizar métodos dignos de la Stasi. En las últimas elecciones, Ferrara se presentó con un partido provida y contra el aborto.

Una mujer lleva una pancarta casera que afirma: “No te está permitido ofender y humillar la belleza de las mujeres. No es lícito transformar las relaciones en mercancía de intercambio por interés y dinero. No puedes ahogar el camino de los jóvenes y sus deseos de autenticidad, transparencia y honestidad”.

Concita de Gregorio, directora de L’Unità, y una de las promotoras de una protesta que recibido el apoyo de miles de mujeres de todos los ámbitos: directoras de cine, actrices, científicas, estudiantes, profesoras, o sindicalistas como la líder de la CGIL, Susanna Camusso, piensa también “que el problema es más cultural que político: el bombardeo televisivo contra la dignidad de la mujer ha producido una mutación antropológica en Italia”.

Su manifiesto Existen otras mujeres que ha reunido 100.000 firmas y ha sido leído en los últimos días por algunos curas en misa, afirma que la cuestión es “la ausencia de educación, de cultura, de conciencia, de dignidad. La falta de una alternativa convincente. Es ese el daño producido por los 15 años que hemos atravesado, ese es el delito político cometido: el vacío, el vuelo en caída libre hacia el medievo catódico, Italia reducida a un burdel”.

Pero las protestas, aunque han sido apoyadas por todos los partidos de oposición, intentan ir más allá de la habitual oposición a Berlusconi. Las mujeres denuncian “un sistema de poder transversal, machista y misógino, un modelo social y mediático que prima la aparición en televisión y la venta del cuerpo sobre la formación, el pensamiento y el trabajo”, según explica Shukri Said, secretaria de la asociación Migrare.

Fuente: elpais.com



Nos debe dos semanas… y muchas más

4 02 2011

Una nueva campaña de AHIGE, la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género, exige al gobierno retomar la ampliación del permiso de paternidad a cuatro semanas.

La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) ha presentado en rueda de prensa la campaña ‘Nos debe dos semanas… y más’ para exigir al presidente del Gobierno que la ampliación a cuatro semanas del permiso de paternidad, prevista para 2011 y eliminada a última hora de los Presupuestos Generales del Estado, no sufra nuevos retrasos y se lleve a efecto de forma inmediata.

En octubre de 2009 el Congreso de los Diputados aprobó la ampliación de trece días a cuatro semanas del permiso de paternidad, estableciendo el 1 de enero de este año como fecha para su entrada en vigor. Sin embargo, el gobierno decidió el pasado mes de septiembre no incluir esta medida en los Presupuestos Generales del Estado.

En 2009, más de 270.000 padres solicitaron sus 13 días, y en 2010, aunque no hay todavía cifras oficiales, se sabe que en el primer semestre el gasto de la Seguridad Social por este concepto aumentó un 3,4%.

En Europa existe una tendencia hacia la ampliación de permisos, como demuestran las resoluciones del Parlamento Europeo. Son varios los países europeos donde los permisos de paternidad son mayores, lo que sin duda influye en la existencia de sociedades más igualitarias.

¡Firma y únete!  Incluso, aunque no vayas a ser padre o madre durante 2011, también puedes firmar, por solidaridad e interés en el tema.



La UE rechaza ampliar la baja de maternidad

7 12 2010

Los ministros de Trabajo de la UE retomaron este lunes 6 de Diciembre el debate sobre la ampliación de la duración mínima del permiso maternidad que la Eurocámara quiere fijar en 20 semanas totalmente remuneradas, frente a las 14 actuales, pese al rechazo que esta extensión recibe de la mayoría de los gobiernos europeos, con Reino Unido y Alemania a la cabeza, preocupados por su coste económico en el contexto actual de crisis.

La Comisión Europea propuso en 2008 una directiva para alargar la baja por maternidad cuatro semanas y lograr la remuneración del 100% del salario durante el permiso, aunque con topes que podían imponer los estados miembros.El Parlamento Europeo se pronunció sobre la propuesta en octubre y reclamó que la baja llegue hasta las 20 semanas más dos para el padre y que la remuneración suponga el 100% del salario. Con ello los eurodiputados pretenden acercarse al periodo de baja de 24 semanas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre los países, que deben aprobar la medida por mayoría cualificada, existe la impresión de que la Eurocámara se ha alejado demasiado de la propuesta original de la CE.

Los Veintisiete rechazaron la media y subrayaron que una medida de la dimensión que pide el PE no tiene sentido en el contexto de crisis económica actual y además supondría un obstáculo para la incorporación de la mujer al mercado laboral. El Reino Unido es uno de los socios que más claramente se ha opuesto a ampliar tanto la baja.

En Europa destaca la existencia de permisos de paternidad muy largos pero mal remunerados en los países del Este y en Alemania. La reunión permitirá una primera discusión sobre la cuestión tras el voto del Parlamento, pero no se espera llegar a una decisión concreta todavía. De hecho, es muy probable que las negociaciones lleven bastante tiempo, según fuentes diplomáticas.

España, por la “corresponsabilidad”

 España, por su parte, defiende que la normativa sea flexible y fomente la corresponsabilidad entre el padre y la madre, de manera que ambos puedan disfrutar de parte del permiso, lo que colocaría a hombres y mujeres en una situación similar y favorecería la no discriminación en la contratación.

El sistema español actual permite bajas por maternidad de 16 semanas más dos de paternidad (existe el compromiso de extender el permiso del padre hasta las cuatro semanas) y prevé una remuneración del 100%.

“La clave es que la protección de la maternidad no debe ser un freno para un retorno importante, rápido, de la mujer al mercado de trabajo”, ha indicado Gómez a la entrada de la reunión del Consejo de Empleo.

El ministro de Trabajo ha explicado que la posición española “es una posición flexible, en el sentido de que haya una directiva que proteja la maternidad, pero que también ayude a que las mujeres puedan volver al mercado de trabajo con más facilidad”.

 

Por la conciliación  y los derechos de maternidad-paternidad.

¿Y la conciliación? ¿Y los derechos de la infancia? Esta situación lleva a permanecer en el hogar a muchas mujeres y a renunciar a su independencia económica porque no se pueden permitir trabajar y cuidar a un hijo o hija. La protección de la maternidad pasa por respetar el derecho a que los bebés estén con sus madres y/o padres el mayor tiempo posible en ese primer año de desarrollo tan importante para la consolidación de afectos. Hablemos de derechos de conciliación y de infancia y luchemos porque la maternidad no sea una carga ni un obstáculo para le reincorporación de la mujer al mercado laboral. De momento lo es y obliga a las mujeres a renunciar a sus carreras profesionales si quieren ser madres

¿Cuándo se va a desarrollar el derecho a la maternidad -a la paternidad- en toda su extensión?

La crisis es la excusa perfecta… Esta crisis financiera que seguimos pagando los ciudadanos y las ciudadanas con recortes sociales, económicos, etc…

¿Hasta cuándo?

Fuente: Expansión.com