XXII Certamen de minerales, gemas y fósiles

10 03 2011

El viernes, 4 de marzo, los alumn@s de 4 º, acompañados por Carmen y Pedro, Profesores en Prácticas y nuestras Profesoras Tutoras, caminamos ilusionados y expectantes a visitar el XXII Certamen de Minerales, Gemas y Fósiles que tradicionalmente presenta la Escuela de Minas de la Universidad de Oviedo.

gemas.jpg 

Durante más de 2 horas, guiados por dos profesores de la Escuela de Minas realizamos un recorrido por las diferentes instalaciones. Pudimos contemplar muestras procedentes de diferentes regiones del Planeta, algunas únicas por su extraordinaria belleza y calidad museística.

Completamos la visita observando maquetas de instalaciones de generación de Energías renovables mientras nos explicaban su funcionamiento. Pasamos por los laboratorios de investigación minera. Allí nos explicaron el funcionamiento de potentes microscopios permitiéndonos ver en la pantalla del ordenador la existencia de diferentes minerales y fósiles en el interior de muestras de rocas preparadas al efecto. También disfrutamos iniciándonos en el bateo de oro y contemplando en nuestras manos “algunas micropepitas” que junto con otros pequeños minerales nos hemos traído de recuerdo.

Fue una actividad tan interesante que algunos repetimos la visita con nuestras familias durante la tarde, aprovechando para completar nuestras colecciones.

Damos las gracias a la Escuela de Minas por permitirnos disfrutar de esta actividad didáctico-formativa y a la vez lúdica que recordaremos entre nuestras vivencias infantiles.



Día Internacional de la Mujer

8 03 2011

Hoy se cumplen 100 años desde que se celebró por primera vez en 1911 el  Día Internacional de la Mujer.

dia-internacional-de-la-mujer.jpg

El lema oficial del DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 2011 es «La igualdad de acceso a la educación, la capacitación y la ciencia y la tecnología: Camino hacia el trabajo decente para la mujer».

El Instituto Asturiano de la Mujer  ha propuesto este lema: “Igualdad con todas las letras”: con «a» de astrónoma, con «b» de bombera, con «c» de científica, con «d» de directora… todas y cada una de las letras del abecedario son expresivas de la multitud de opciones y trayectorias profesionales que las mujeres deben aspirar a ejercer en condiciones de igualdad.

8-de-marzo-de-2011.jpg

Pero vamos a alejarnos de los grandes discursos. En el blog “Un guante entre calcetines” he encontrado esta “Carta de una madre”:

           “Queridos todos: Me voy. Volveré cuando sepáis dónde están guardadas las bolas de naftalina, cuando nuestra casa ya no tenga secretos para ninguno de vosotros, cuando seáis capaces de descifrar los códigos de los botones de la lavadora, cuando logréis reprimir el impulso de llamarme a gritos si se acaba la pasta de dientes o el papel higiénico. Volveré cuando estéis dispuestos a llevar conmigo la corona de reina de la casa. Cuando no me necesitéis más que para compartir.

         Ya sé que me echaréis de menos, estoy segura. También yo a vosotros, pero sólo desapareciendo podré rellenar los huecos que vuestro cariño me produce… Sólo podré estar segura de que verdaderamente me queréis cuando no tengáis necesidad de mí para comer o para vestiros o para lavaros o para encontrar las tijeras. Ya no quiero ser la reina de la casa, estoy harta, me he cansado de tan gran responsabilidad y he caído en la cuenta de que si sigo jugando el papel de madre súper no lograré inculcaros más que una mentalidad de súbditos. Y yo os quiero libres y moderadamente suficientes y autónomos. Ya sé que vuestro comportamiento conmigo no es más que un dejarse llevar por mi rutina; también por eso quiero poner tierra por medio. Si me quedo, seguiré poniéndoos todo al alcance de la mano, jugando mi papel de omnipresente para que me queráis más.

         Sí, para que me queráis más. Me he dado cuenta de que todo lo que hago es para que me queráis más, y eso me parece tan peligroso para vosotros como para mí. Es una trampa para todos.

        Palabra de honor que no me voy por cansancio, aunque sea una lata dormirse todas las noches pensando en la comida del día siguiente y hacer la compra a salto de mata cuando vienes del trabajo y, a la larga, pesa mucho la manía de ver siempre un velo de polvo en los muebles cuando me siento un rato en el sofá, y la perenne atracción hacia la bayeta y la cera. Pero no es sólo por eso. No. Tampoco me voy porque esté harta de poner la lavadora mientras me desabrocho el abrigo ni porque quiera estar más libre para hacer carrera en mi trabajo. No. Hace ya mucho tiempo que tuve que elegir una perpetua interinidad en mi profesión porque no podía compatibilizar una mayor dedicación mental al trabajo profesional con la lista de la compra.

         Me voy para enseñaros a compartir, pero sobre todo me voy para ver si aprendo a delegar. Porque si lo consigo, no volveré nunca más a sentirme culpable cuando no saquéis notas brillantes o cuando se quemen las lentejas o cuando alguno no tenga camisa planchada que ponerse.

         La culpa de que sea imprescindible en casa es sólo mía, así que desapareciendo yo por unos días, os daréis cuenta vosotros de que la monarquía doméstica es fácilmente derrocable y quizá yo pueda aprender la humildad necesaria para ser, cuando vuelva, una más entre la plebe. Cuando encontréis la naftalina no dejéis de avisarme.

        Seguro que para entonces yo también habré aprendido a no ser tan excesivamente buena. Puede ser que ese día no nos queramos más, pero seguro que nos querremos mejor. Besos. Mamá.”

¿Qué os parece? ¿La carta refleja de alguna forma lo que se vive en vuestra casa? ¿Podría escribirla vuestra madre? Si es así, ¿qué podríamos modificar en nuestro comportamiento diario? Escribe tus compromisos personales.

Para finalizar un video homenaje a todas las mujeres que lucharon por la igualdad de derechos y libertades.