prodesse et delectare

La enseñanza y el aprendizaje de la lengua y la literatura castellana con el apoyo de las TIC

“El enigma Pessoa al completo”

Publicado en Literatura Universal por cristianlv 9:59 am Martes, 6 Diciembre 2016

 Pessoa nació en Lisboa y dos son los lugares más frecuentados por el autor, El café A Brasileira y el restaurante Martinho da Arcada. Allí escribía el poeta de los heterónimos. Se sentaba solo, pero siempre acompañado de sus heterónimos: Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Bernardo Soares y Álvaro de Campos.

Pessoa era un hombre solitario, absolutamente introspectivo, alejado de cualquier contacto social. Un aislamiento que le permitió indagar en las entrañas del ser. El poeta caminaba todos los días por las mismas esquinas de la ciudad. Es una persona que siempre mira, contempla, un voyeur; sus descripciones alcanzan una gran precisión y detallismo; disfruta del espectáculo del mundo, del trajín de la vida, del movimiento urbano.

El Pessoa de las saudades, de la melancolía es un poliedro, von el van sus heterónimos y sus diferentes personalidades, el agnóstico, el pagano defensor del paganismo precristiano, el sensual… Por lo tanto, Pessoa tuvo un mundo interior intenso y complejo del que surgieron sus heterónimos,  su profunda indagación sobre el ser y sus minuciosas descripciones del mundo.

Pessoa vive mirando el drama en la gente y algo más. Vive en un país pequeño, casi extraeuropeo, fuera de los acontecimientos de la modernidad. En ese ámbito se inventa una generación equivalente a las que hubo en Alemania o Francia en esa época de los años veinte o treinta. Esos heterónimos, cada uno con su propia personalidad, son la generación que inventa.

Cuando el muere, esa generación también se extingue. Pero qué vivo sigue el pensamiento desasosegado de Pessoa en la Europa que yace mirada desde Portugal.

Lo resume muy bien el poeta en los siguientes versos:

Yace Europa, apoyada en ambos codos:

desde Oriente a Occidente, contemplando,

entoldada en románticos cabellos.

Y su descripción llega también a su Portugal natal:

Con su mirar esfíngico y fatal

ve a Occidente, futuro del pasado.

Y ese rostro que mira es Portugal. 

 

En el siguiente enlace de El País del 3-12-2016, podéis leer el artículo completo.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  240  veces

No existen comentarios »

Suscripción RSS a los comentarios del artículo.
Enlazar URI

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image