2º propuesta de escritura: Las ciudades invisibles

j0236251.gif

Las ciudades invisibles

Las ciudades invisibles se presentan como una serie de relatos de viaje que Marco Polo hace a Kublai Kan, emperador de los tártaros.

 

“En Las ciudades invisibles no se encuentran ciudades reconocibles. Son todas inventadas; he dado a cada una un nombre de mujer; el libro consta de capítulos breves, cada uno de los cuales debería servir de punto de partida de una reflexión válida para cualquier ciudad o para la ciudad en general.”

Italo Calvino (extracto de la nota preliminar del libro)

 

Propuesta de escritura

 

Vamos a utilizar la estrategia creativa (un texto breve, con mezcla de descripción y de relato, que presenta a una ciudad imaginaria). Tal como hace nuestro escritor, fantasea con una ciudad sólo posible mediante la imaginación, dale nombre de mujer, imagina las razones o las características de sus habitantes, menciona los aspectos más peculiares y significativos y deja que el lector imagine contigo.

¿Alguna idea de ciudad invisible?: Una ciudad construida en el bosque con las casas de madera colgadas de los árboles / Una gran urbe hecha de chabolas, sin alectricidad, que utiliza el agua de la desenbocadura de una gran río y los manantiales de la montañaspróximas / Una aldea perdida en marte / Una ciudad habitada sólo por mujeres / Un lugar lleno de casas de cristal / etc. ¡Tú puedes tener ideas mejores!

Para hacer tu texto (siempre breve para el blog) has de partir de una idea de ciudad, imaginar su aspecto o alguna característica que la defina, desarrollar esa idea en tu imaginación (¿cómo sería la vida en ese entorno?, ¿qué tipo de relaciones tendrían sus habitantes?, ¿cuáles sus dificultades?, etc.). Trata de describir algunos detalles y de cuidar tu texto para seleccionar lo más interesante y limpiarlo de redundancias.

Te ofrecemos uno de los textos de Italo Calvino como ejemplo:

Ersilia

En Ersilia, para establecer las relaciones que rigen la vida de la ciudad, los habitantes tienden hilos entre los ángulos de las casas, blancos o negros o grises o blanquinegros, según indiquen las relaciones de parentesco, intercambio, autoridad, representación. Cuando los hilos son tantos que ya no se puede pasar por en medio, los habitantes se marchan: las casas se desmontan; quedan sólo los hilos y los soportes de los hilos.

Desde la ladera de un monte, acampados con sus enseres,  los prófugos de Ersilia miran la maraña de los hilos tendidos y los palos que se levantan en la llanura. Y aquello es todavía la ciudad de Ersilia, y ellos no son nada.

Vuelven a edificar Ersilia en otra parte. Tejen con los hilos una figura similar que quisieran más complicada y al mismo tiempo más regular que la otra. Después la abandonan y se trasladan aún más lejos con sus casas.

Viajando así por el territorio de Ersilia encuentras las ruinas de las ciudades abandonadas, sin los muros que no duran, sin los muertos que el viento hace rodar: telarañas de relaciones intrincadas que buscan una forma.

Las ciudades invisibles

Italo Calvino

Editorial Siruela

Metrópolis, de Friz Lang

Metrópolis, de Friz lang

 

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image