Sobre la amistad

25 10 2008

El que busca un amigo sin defectos se queda sin amigos. 

Proverbio turco  

Los verdaderos amigos se tienen que enfadar de vez en cuando.

 Louis Pasteur (1822-1895) Químico y microbiólogo francés.  

La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad. 

Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.  

Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba / engánchalos a tu alma con ganchos de acero. 

William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.  



Los dos reyes y los dos laberintos

25 10 2008

Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mando a construir un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres. Con el andar del tiempo vino a su corte un rey de los árabes, y el rey de Babilonia (para hacer burla de la simplicidad de su huésped) lo hizo penetrar en el laberinto, donde vagó afrentado y confundido hasta la declinación de la tarde. Entonces imploró socorro divino y dio con la puerta. Sus labios no profirieron queja ninguna, pero le dijo al rey de Babilonia que él en Arabia tenía otro laberinto y que, si Dios era servido, se lo daría a conocer algún día. Luego regresó a Arabia, juntó sus capitanes y sus alcaides y estragó los reinos de Babilonia con tan venturosa fortuna que derribo sus castillos, rompió sus gentes e hizo cautivo al mismo rey. Lo amarró encima de un camello veloz y lo llevó al desierto. Cabalgaron tres días, y le dijo: “Oh, rey del tiempo y substancia y cifra del siglo!, en Babilonia me quisiste perder en un laberinto de bronce con muchas escaleras, puertas y muros; ahora el Poderoso ha tenido a bien que te muestre el mío, donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que veden el paso.” Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en la mitad del desierto, donde murió de hambre y de sed. La gloria sea con aquel que no muere.

Jorge Luis Borges



Del cuaderno de Chus Fernández

25 10 2008

Con esa sensación de derrota que a menudo experimenta uno cuando se pone el pijama antes de haber cenado, vio en el telediario cómo las aficiones del Atlético y del Liverpool coreaban al unísono el nombre de Fernando Torres. Sintió, con asombro, que aún quedaban cosas que, aunque no tuvieran nada que ver con él, podían hacerle feliz al momento. Y sin embargo esto, cuando pensó con más detenimiento en ello, no le hizo concebir ninguna clase de esperanza. Más bien al contrario.

*El tiempo es esa madre que tira del niño pegado al escaparate de la juguetería.

 *Las contradicciones son para la escritura lo que los huesos para el cuerpo: sujetan y pesan.

*Una vieja le dijo al revisor: Pero, ¿cómo cambian el tren de vía sin avisar? Lo anunciaron, señora. Ya, pero antes de tiempo. Yo llegué justo. Siempre hay alguien que llega el último.

*No todos pueden ser Chèjov, pero Chèjov puede ser como todos.

*Ha pasado ya el tiempo suficiente. Ojalá pudiese afirmar eso, con la rotundidad de las heridas lacradas. Pero no puedo. Porque aún no han transcurrido los años que todo lo unen para mantenerlo de nosotros alejado y permitirnos así hablar de aquellos que en nuestro nombre tanto daño se hicieron en aras de una felicidad que nunca fue tal. Y si ahora hablo, si ahora acometo esta extraña tarea, no lo hago capacitado por el abundante tiempo transcurrido sino angustiado por el escaso tiempo que te queda. Un tiempo que no nos permite ya ningún aplazamiento. Hablo. Digo. Carta relato cometa.

*Su manera de trabajar es también la razón de su trabajo: antes de que todo se le vaya; para que algo nuevo venga.

Del blog El gran teatro de Oklahoma, del escritor  Chus Fernández