El regreso del señor de la noche

21 11 2008

 portada de la versión española del cómic

Frank Miller es uno de los autores más influyentes del cómic mundial de los años 80, conocido sobretodo por haber redefinido e insuflado nueva vida durante los años 80 a Daredevil y Batman, dos personajes “urbanos” emblemáticos de Marvel y DC, en los que ha trabajado repetidamente a lo largo de los años. Durante los 90 se ha dedicado principalmente a obras de creación propia entre las que destacan la serie de género negro Sin City y el cómic épico de ambientación histórica 300

Estas citas que siguen son una selección de algunas declaraciones de este autor sobre su obra Batman, el regreso del señor de la noche, que ha sido considerada como una de las aportaciones al cómic más imp0rtantes de los últimos años:

“Veo a Batman como un personaje casi místico. Se ha hablado mucho de si Batman es un psicópata. No estoy de acuerdo, si fuera un psicópata no sería una pequeña fantasía viciosa plasmada en el papel. Tiene una talla mucho mayor, una profunidad mucho mayor. A la larga, un psicópata no sería tan bueno luchando contra el crimen como Batman. Los psicópatas asustan. Él es aterrador. También es implacablemente justo. Y no busca la venganza contra los criminales. Es alguien que, siendo muy joven, vio cómo todo su mundo era destruido, así que dejó de tener sentido para él. Ahora está obligando al mundo a tener sentido. Batman está más allá del bien y del mal: es una fuerza elemental. No sirve pensar en él como si fuera simplemente humano. Eso es lo que descubrí a medida que le investigaba. Sólo funciona como alguien con una cualidad casi religiosa. Es como un monje que ha aceptado a Dios de alguna forma, sólo que no es precisamente Dios lo que ha recibido él.”"Creo que para que el personaje funcione, tiene que ser una fuerza que en cierto sentido esté más allá del bien y del mal. No puede juzgársele en los mismos términos que utilizaríamos para describir algo que haría un hombre porque no podemos pensar en él como en un hombre. Estoy haciendo esta serie en un momento muy adecuado para mí, porque me resulta muy claro que nuestra sociedad se está suicidando por la carencia de una fuerza como ésta. Una incapacidad para enfrentarse a los problemas que hace que todo lo que tenemos se venga abajo.”

“Como a todos los niños, a mí no me gustaba Robin. Hasta que no le puse las manos encima a Batman no comprendí que Robin desempeñaba una función maravillosa. No hay nada como tener un ayudante para hacer que el héroe parezca grande. Todo el concepto de Robin es la típica idea de un dibujante. Visualmente, es brillante. Poer a nivel literario, es altamente discutible.”

“Alfred ha resultado el más divertido de escribir de todos. Lo veo como a un vejete cascarrabias y sarcástico. Así funciona maravillosamente. Alfred tiene unos 80 años, y su vínculo con Bruce es tan fuerte y tan antiguo que puede soportar algunas indirectas desagradables. Estamos en el mundo moderno. Nadie tiene esclavos. Alfred siempre ha sido tratado como un esclavo, no como un mayordomo. Tiene su propia voz, y se lo pasa bien burlándose de Batman. ¿Qué harías tú si estuvieras al servicio de un hombre de 50 años que decide ponerse una capa y salir a luchar contra el crimen? Yo me burlaría.”

“El folklore de Batman está lleno de doppelgängers de Batman. El Joker es uno de ellos. El más exacto, aunque menos interesante como villano, es Dos Caras. Dos Caras es idéntico a Batman en que está controlado por instintos salvajes, que mantiene a raya, en su caso, lanzando una moneda. Se parece mucho a Batman. El Joker no es tanto un doppelgänger como una antítesis, una fuerza del caos. Batman impone su orden sobre el mundo; es un maníaco del control. El Joker es el adversario más enloquecedor de Batman. Representa el Caos que Batman aborrece, el caso que mató a sus padres.”

“Si hacemos historia un momento, veremos que lo que hizo que la idea de los superhéroes quedara impotente fue la censura. Temerosa de los grupos de presión, la industria adoptó un código auto-impuesto. El código que la mayoría de los tebeos siguen aceptando insiste en un mundo benevolente donde la autoridad siempre tiene la razón, los policías nunca aceptan sobornos, nuestros políticos elegidos siempre sirven a nuestros mejores intereses y los padres siempre son personas buenas y sensatas. Nunca cometen errores. El mundo en el que vivimos no se parece al mundo de los censores. Yo simplemente puse a Batman, esta fuerza de otro mundo, en un mundo que se parece más al que conozco. Y el mundo que conozco es aterrador.”

(fragmentos del libro La noche del murciélago, de Trajano Bermúdez) 

Información extraída de la página http://www.guiadelcomic.com/



Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero.

21 11 2008

Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero.

de Martín Casariego Córdoba.
 
 
Juan piensa que el amor es una estupidez, pero se enamora de Sara, la chica nueva de su clase. Juan es muy irónico y reservado, ella al contrario es más lanzada y juega con él atrayéndolo y ahuyentándolo. Cuando Sara le propone robar los exámenes, él no sabe decir que no a la aventura que ella le propone, porque está metido en otra aventura, la de su amor secreto. Ésta es también la historia del paso de la adolescencia a la madurez: en el año de la despedida de Butragueño, un ídolo para Zac, su hermano pequeño, Juan está aprendiendo a valorar eso que se llama «las pequeñas cosas».
 
“Yo coleccioné otro momento. Pensé que si ella quería enamorarme del todo con toda aquella historia que si esa era la última intención, vitaminar y engordar mi amor rojo, inocente y loco y estúpido por más señas, entonces sí, entonces había sido el golpe perfecto.”
 
Personalmente, este libro me gustó mucho por la forma en que el protagonista se enamora de su amiga y guarda el secreto durante tanto tiempo.
 
  Vera González Arnaiz (3ºESO B)



Las continuas confusiones

21 11 2008

 

 

Una niña llamada Magdalena trabajaba desde que era muy joven con su padre, en su pequeña repostería. Todo el barrio la conocía por lo bien que hacía las magdalenas. Cada vez que oía la palabra “magdalena” mientras estaba trabajando en la cocina decía: “¿qué quieres?”: No podía evitarlo.

Sus padres la llevaron al médico y al psicólogo para ver si podían encontrar una solución para el problema de su hija, pero ningún especialista pudo encontrar un posible remedio. Su fama por esa confusión empezó a ser universal y en todos los países del mundo se conocían las magdalenas de Magdalena. Magdalena pasó de ser una empleada en la cocina en el negocio de su familia a ser la jefa de la cadena más importante de repostería del mundo.   

Adrián Fernández Clemente (3º ESO- B)