Focus (Ciudades invisibles)

13 11 2008

FOCUS

Es una ciudad rodeada por una muralla de fuego, en la que no existe la  contaminación.

Las murallas  protegen de los gases tóxicos que rodean todo el entorno,  y purifican el aire  tóxico y pueden respirar el oxígeno.

 Los ciudadanos   son personas prodigiosas  porque no  murieron cuando la tierra fue destruida  por la contaminación.  Los supervivientes se han acostumbrado a vivir  aislados.

Las casas son de una piedra volcánica que soporta el calor de la muralla. Los ciudadanos  se  alimentan de una piedra muy suave que cada semana cambia de sabor  y  si la quemas se trasforma en agua. Cuando un ciudadano se muere echan su cuerpo al muro de fuego para que vague por la ciudad eternamente.

 A la muralla la rodean  unas rocas muy frías, así los ciudadanos aguantan el calor. La ciudad está en  la constelación de Andrómeda, un lugar en el que siempre es de noche porque el sol fue destruido, pero tienen luz gracias a la muralla de fuego. Los ciudadanos para trasportarse utilizan  las estrellas, pero al cabo de un tiempo las estrellas se desintregan.  

   Nadie tiene dinero pero da igual, comparten la comida que encuentran  por la ciudad. Todos se llevan bien y nunca hay discusiones. No tienen nadie que les ordene lo que tienen  que hacer porque nunca hizo falta. Todos se pusieron  a hacer  lo mas importante.

  Es el sueño de toda la humanidad: una ciudad tranquila y sin contaminación. 

 Alan Molina (2º ESO A)

    



Memorias de Idhun

12 11 2008

MEMORIAS DE IDHUN

Laura Gallego.

SM

Ésta es una historia de aventuras fantásticas para todas las edades que seguro que te emocionará y en la que te impresionará cómo la magnífica Laura Gallego es capaz de introducirte en una historia aparentemente tan irreal pero sin una pizca de ficción.

La sinopsis del relato sería la siguiente: El día en que se produjo en Idhún la conjunción astral de los tres soles y las tres lunas, Ashran el Nigromante se hizo con el poder en aquel planeta. En nuestro mundo, un guerrero y un mago exiliados de Idhún han formado la Resistencia, a la que pertenecen también Jack y Victoria, dos adolescentes nacidos en la Tierra. El objetivo del grupo es acabar con el reinado de las serpientes aladas, pero Kirtash, un joven y despiadado asesino, enviado por Ashran a la Tierra, no se lo va a permitir.
Éste libro forma parte de una trilogía muy interesante y sobre la que puedes encontrar información en: http://www.lauragallego.com/

Además de la dirección de la página oficial de Laura Gallego, también te recomendamos el sitio oficial de la trilogía de Idhún.

Jorge Suárez (1º Bachiller)



Fernando Menéndez

10 11 2008

Fernando MenéndezFernando Menéndez (Oviedo, 1966). Autor de una valiosa serie de libros de poesía. Fue miembro del consejo editorial de la revista Solaria y de la colección de poesía Nómadas. Estambul/Estocolmo (1989), Historias Somalíes (1998), Las formas del mundo (2001) y El habitante de las fotografías (2004) son algunos de sus libros. A finales de este año publicará Un hombre por venir en la editorial Icaria.

Por otro lado, Fernando Menéndez es conocido por su ya larga labor de dirección de talleres literarios en distintas bibliotecas y centros culturales de Asturias y por su colaboración en Radio Asturias-Cadena Ser en el espacio semanal “Contadores de Historias”.

Últimamente, se ha adentrado en el infinito mundo de los blogs. El suyo se llama Hombre pop y en él encontrarás lecturas, referencias musicales, fragmentos de conversaciones, notas al margen, poemas… El siguiente texto es una entrada del 4 de febrero de 2008:

American covers

PADRE:
el honor,
bajo el escaso refugio
de una pequeña luz,
no es más que un insecto
doméstico, una esquirla del pasado.

Echas tus cálculos:
las propinas necesarias
que requieren tu modesto sueño.

Lo sé.
Podría seguir pasando
alguna tarde.
Acercarme,
susurrarte al oído
alguna cosa
intrascendente,
leve,
agradable.

Lo justo para decir “hasta mañana”
en el sentido estricto
de la expresión.

****************

de Historias somalíes.

Nina

Nina tiene la boca grande. Las piernas demasiado largas. La cintura alta. Los domingos a las diez hay que estar en casa. Nina y un compañero que le para camino de casa. Nina qué guapa estás. La traducción, Nina. El compañero habla pero pierde la mirada en otros sitios: minifaldas a ras de muslo. También a las diez en casa. A veces media hora más. El autobús. Lily que está borracha. Nina tiene los ojos marrones. Su padre es marinero mercante. Le trae de cada viaje un barco embotellado, una bufanda. Nina va todos los miércoles a cantar a la iglesia. Se pone en la última fila. Casi nunca canta. Casi siempre hace que canta. Lo mismo que cuando va a la discoteca. Escucha canciones en inglés, se pone muy seria y mueve los labios como si supiese todo el inglés y todas las canciones del mundo. Nina tiene los pechos grandes para lo delgada que está. Detrás de donde ensayan hay una mesa plegable. La jarra de cristal con agua. La jarra de cristal con vino dulce. La servilleta bordada. Al terminar el ensayo, el cura medio tonto que se hace el joven: cantar bajo es como ligar por señas. A la salida, Nina se para a tomar un café con Bernar. Bernar toma cerveza. Nina apenas habla, le gustaría que Bernar dijera: hablas poco y piensas mucho, igual que en las películas raras. Es de noche. Nina lleva una temporada que le cuesta mucho dormir. Se toca todo el cuerpo. Con cuidado. Se acuerda de cuando está en la discoteca y cada poco va al baño a mirarse en el espejo. Nina tiene una sonrisa perfecta. Las manos muy blancas.

***********

Leer más »



Ersilia

10 11 2008

fotografá de Chema Madoz

En Ersilia, para establecer las relaciones que rigen la vida de la ciudad, los habitantes tienden hilos entre los ángulos de las casas, blancos o negros o grises o blanquinegros, según indiquen las relaciones de parentesco, intercambio, autoridad, representación. Cuando los hilos son tantos que ya no se puede pasar por en medio, los habitantes se marchan: las casas se desmontan; quedan sólo los hilos y los soportes de los hilos.

Desde la ladera de un monte, acampados con sus enseres,  los prófugos de Ersilia miran la maraña de los hilos tendidos y los palos que se levantan en la llanura. Y aquello es todavía la ciudad de Ersilia, y ellos no son nada.

Vuelven a edificar Ersilia en otra parte. Tejen con los hilos una figura similar que quisieran más complicada y al mismo tiempo más regular que la otra. Después la abandonan y se trasladan aún más lejos con sus casas.

Viajando así por el territorio de Ersilia encuentras las ruinas de las ciudades abandonadas, sin los muros que no duran, sin los muertos que el viento hace rodar: telarañas de relaciones intrincadas que buscan una forma.

 Las ciudades invisibles

Italo Calvino

Siruela. Madrid. 2002memoria de Ersilia



Eragon

5 11 2008

ERAGONPortada del libro

de CHRITOPHER PAOLINI

A mí, que he visto la película y estoy leyendo el libro, puedo deciros que me encanta, por eso lo recomiendo. Es una novela de aventuras fantásticas. Trata de un protagonista llamado Eragon  que vive en un valle con su tío y su primo, cerca de un pequeño pueblo. Eragon es un niño que encuentra un huevo de dragón en las montañas de su pueblo, pero él piensa que es una gema.  El monstruo le nace en su casa y lo esconde.

Al principio le da miedo, pero después él y la dragona se hacen amigos íntimos y se comunican a distancia por telepatía. El año pasado se estrenó la película, que es muy diferente al libro, en el que se concretan muchas más cosas que no aparecen en la película (que dura, aproximadamente, tres horas).  

 Cristian García Díaz (2º ESO-A)



Alicia a través de la cámara

5 11 2008

fotografá de Lewis Carroll

Un libro con 56 instantáneas coloca la obra fotográfica de Lewis Carroll (autor de Alicia en el país de las maravillas) a la altura de sus novelas.

El País. JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS - Madrid - 31/10/2008

A Lewis Carroll le gustaban las matemáticas, la literatura, las niñas y la fotografía. Pero cuando él nació la fotografía no existía. En rigor, tampoco existía Lewis Carroll. Su verdadero nombre era Charles Lutwidge Dodgson y había nacido en 1832 en Daresbury (Reino Unido), pero 1851 fue el año de su vida. Tenía 19 años y tradujo su nombre al latín (Carolus Ludovicus). Luego lo retradujo al inglés. El resultado fue Lewis Carroll, el seudónimo con el que firmaría sus relatos para niños. El Dogson quedaría para los seis libros sobre lógica y álgebra que publicó a lo largo de su carrera como discreto profesor de matemáticas en Oxford. Había obtenido el puesto ese mismo año. Pronto se convirtió en íntimo de Henry Liddell, el decano de su college, cuyas hijas le llamaban tío. Para ellas inventó la historia de una niña que descubre un mundo maravilloso en la madriguera de un conejo blanco. La protagonista fue bautizada con el nombre de la hermana mediana, de 10 años. En 1865 se publicó aquel cuento, Alicia en el País de las Maravillas. El éxito fue inmediato y hoy compite con Hamlet como la obra inglesa más leída.Durante un siglo Carroll fue aquel matemático autor de obras infantiles y aficionado a la fotografía. Hoy se considera que su trabajo con las imágenes fue mucho más que una afición. Es lo que sostiene Anne Higonnet en Lewis Carroll (Phaidon Press), un libro (www.phaidon.com) que selecciona 56 de las 3.000 instantáneas que llegó a tomar hasta su muerte, en 1898, y en el que la profesora de Historia del Arte de la Universidad de Columbia defiende que aquél “fue casi igual de grande como fotógrafo que como escritor”. En muchos sentidos, fue un pionero. Carroll tenía apenas seis años cuando Daguerre consiguió reproducir imágenes sobre placas metálicas y siete cuando Fox Talbot hizo lo propio sobre papel.El escritor compró en 1856 su primera cámara, un artículo de lujo que no tardaría en popularizarse después de demostrar su utilidad en los archivos policiales y militares, en las enciclopedias y la pornografía. Carroll no publicó en vida sus fotografías, aunque nunca fue un secreto. De hecho, con sus instantáneas familiares compuso álbumes que enviaba a destacadas figuras del arte y la sociedad con la intención de que le ofrecieran más encargos. De ahí sus series sobre el entorno de artistas y escritores como Dante Gabriel Rossetti, John Everett Millais o Alfred Tennyson. Con todo, la mitad de la obra fotográfica de Carroll tiene como protagonistas a los niños, empezando por su musa, Alice Liddell. Cuentos y chistes servían al artista para distraer a sus modelos y para conseguir una naturalidad que, según la profesora Higonnet, convierte al escritor en uno de los grandes fotógrafos de la era victoriana. Su dominio de una técnica todavía en pañales y, sobre todo, la composición de las escenas, la mirada frontal de sus modelos y el realismo de los escenarios, lo convierten en un ave rara en un tiempo de poses forzadas y trabajo en estudio.

Leer más »



La invención de Hugo Cabret

4 11 2008

 La novela gráfica de moda.

La invención de Hugo Cabret

Brian Selznick

Editorial SM

Esta novela gráfica me la recomendó David,  un alumno del IES Doctor Fleming, de Oviedo.  Se trata de una obra basada principalmente en unas ilustraciones muy atractivas que van secuenciando la acción como si de un relato cinematográfico se tratara , pero también se apoya en textos breves que se intercalan entre las imágenes para completarlas o matizarlas.

En la historia me mezclan ilusionistas, autómatas, pioneros del cine y el mundo mágico de una estación de tren que guarda algunos secretos en medio del bullicio cotidiano.

A principios del siglo XX, Hugo Cabret intenta por todos los medios pasar desapercibido mientras vive en la estación de tren de Montparnasse en París, para lo que se encarga de mantener sus relojes en funcionamiento: pretende que nadie se de cuenta de que su tío, que era el encargado de hacerlo, ha desaparecido y de que ahora vive solo.

Su mayor temor es que lo manden a un hospicio y no poder terminar la reparación de un autómata que su padre había encontrado abandonado en el ático de un museo, tarea en la que empeña su tiempo libre y su gran habilidad mecánica, pues está convencido de que el autómata esconde un mensaje de su padre.

Este libro, cuyo autor es un conocido ilustrador, combina texto, ilustraciones en blanco y negro y fotografías de forma muy efectiva -más de la mitad de las páginas del libro contienen imágenes- para contar una historia entretenida en la que se homenajea a los pioneros del cine, mezclando personajes reales con personajes imaginarios, y se lee casi de un tirón si tienes tiempo y te dejas enganchar por la historia.

La editorial ofrece además una web en la que se pueden ver tres trailers que se corresponden con otras tantas secuencias de ilustraciones del libro o descargar los tres primeros capítulos en formato PDF y algunos fondos de escritorio.

Y, claro, encontrarás este libro en la biblioteca de nuestro centro.