Finalistas del concurso de microrrelatos II

10 02 2009

Categoría B: 4º ESO y 1º Bachiller.

 

Un europeo miraba cómo su mejor amigo lloraba en el tejado, se levantaba, miraba al cielo y cerraba los ojos para siempre.

Víctor Rodríguez, 4º ESO


Más allá de la amistad

 

Un año, seis meses y catorce días. Era el tiempo exacto que llevaba alejado de todo, recorriendo Europa. Era un sueño, pero no estaba disfrutando. Había huido. No quería enfrentarme a la realidad. Pero tenía que volver. Él nunca le había fallado.

Estaba enfrente de él. Era su mejor amigo, con quien había vivido alegrías, penas, miedos. Estaba junto a él para contarle lo que había hecho en ese tiempo. Pero esta vez era diferente. No había respuesta. Hacía ya un año y siete meses que sabía que no la habría.

Beatriz Botana, 4º ESO


Y tú, ¿de qué te ríes?

 

Vivo en España, al sur de Europa, un lugar muy soleado. Los días de sol me encanta tirarme en un parque cercano a ver pasar las nubes. Lo siento, soy así de vago. Un día, un extraño hombre con gafas de sol y un bastón se sentó en un banco cercano. Él me escuchaba y no podía dejar de reírse. Tuve que preguntarle: Y tú, ¿de qué te ríes? Me contestó: Amigo, si Dios no me hubiera quitado la vista y pudiera mirar las nubes, no sería capaz de roncar como tú lo haces.

José Ignacio Junquera, 1º Bachiller.


 

 

Sola, aturdida, abandonada en el corazón de Europa llora, sueña en cambiar, pero sólo consigue estar igual. Se perdió entre las olas que vienen y van, ya no es la que era.

Nada de lo que fue queda. Siempre dicen que los amigos te ayudan, pero a ella nadie la ayudó. Al final, entre mar y tierra se quedó.

Débora Rafael Álvarez, 1º Bachiller.


Reencuentro

 

Él era mi mejor amigo. Le hice daño. Mañana no lo veré y nunca me podrá perdonar. Viajaba a Europa, pero nunca llegó…

Necesito hablar con él, verle. Necesito que me perdone.

Los coches pasas velozmente bajo mis pies… Ahora podré verle y pedirle disculpas. Todos entenderán el porqué.

Cristian Suárez, 1º Bachiller.


Inter-raíl

 

Cogimos el tren para pasar un tiempo juntos y conocer Europa. Mi amigo y yo hablamos de todo lo que nos había pasado, y ahora me doy cuenta de que yo mismo soy una persona que casi no conocía.

Jorge Suárez, 1º Bachiller.


El tiempo nos unió

 

Antes. Antes sólo éramos dos desconocidos, viviendo en un lugar llamado Europa. De repente, un día nos presentaron, nos conocimos y fuimos amigos. Llegamos a ser eso que se llama “mejor amigo”.

Ahora, ahora somos sólo uno, uno entre millones, uno para siempre…

Icíar Suárez, 1º Bachiller.


 

Cerró los ojos. Los volvió a abrir. Todo cambió. La oscuridad se volvió eterna y el suelo resbaladizo. La habitación comenzó a inundarse de agua y Europa no sabía dónde estaba Seyn. Comenzó a mirar alrededor. Oscuridad. Se sumergió en el agua de azufre y comenzó a sentir dolor inmenso. Pero lo que detuvo su marcha fue la mirada de Seyn… Rendida sobre un pedestal. Comenzó a llover. Más fuerte que nunca. Lluvia, dolor, lluvia, dolor… Lluvia tan fría que quemaba… Y luego nada… Europa sentía arder su piel… Pero nunca llueve eternamente, el sol salió, el agua se evaporó, y su amigo apareció a su lado.

Esmeralda Nicieza, 1º Bachiller.


Primero me invadió el corazón, luego me invadió el espacio y después se marchó sin dejar rastro.Hector Mayor, 1º Bachiller.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1177  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image