Calpurnia Tate, de Jacquelline Kelly

20 01 2011

Un libro para lectores tan curiosos como Calpurnia.

A la protagonista, Calpurnia Tate, le interesa conocer el misterio, el origen y la evolución de la naturaleza más próxima. Los animales y las plantas son su centro de atención, aunque para ella, lo realmente incomprensible, el mayor misterio, es el comportamiento de su familia o los pensamientos de su mejor amiga.

Leí este libro durante las vacaciones de Navidad, buscaba un título para recomendar a lectores de Cuaderno Esfera. Calpurnia es el personaje y éste el libro que buscaba: una lectura agradable. Tiene gracia y ligereza ¿Te animas?
________________________________________

La sinopsis con la que la editorial presenta al libro es la siguiente:

 

Ser la única chica de seis hermanos en la Texas de principios de S.XX no es fácil. La madre de Calpurnia Tate quiere que aprenda cosas de señorita: aprender a cocinar y coser, comportarse con propiedad, dejar de meterse en peleas y tocar el piano. Sin embargo ella disfruta saliendo a observar la naturaleza y recogiendo especímenes que luego mostrará a su abuelo, el único interesado en las andaduras de Callie. Es más: le regalará un ejemplar de El origen de las especies y un cuaderno para que aplique el método científico a sus observaciones.Pero esto no es lo único que Callie observa: a su alrededor, su familia también va viviendo pequeñas epifanías. Unos hermanos se enamoran y les parten el corazón, otros no pararán de meterse en altercados y otro no querrá, de ninguna manera que maten al pavo reservado para acción de gracias.

Si te interesa, puedes leer los dos primeros capítulos del libro pinchando encima de la imagen de portada.

 



Origen de la palabra “adolescencia”

19 01 2011

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la adolescencia como «el período de la vida que transcurre entre los diez y diecinueve años de edad«. Constituye una fase de desarrollo psicosociosomático, situada entre la infancia y la edad adulta.

La palabra adolescencia proviene de la raíz indoeuropea al- ‘nutrir’, ‘crecer’, de la cual se derivó la voz latina alere ‘nutrir’, ‘alimentar’, que dio lugar a alescere ‘crecer’, ‘aumentar’.  A partir de esta última, unida al prefijo ad-, se formó el verbo adolescere ‘crecer’, ‘desarrollarse’, y por último, del participio presente de este verbo, adolescens, -entis ‘el que está creciendo’, se formaron en el siglo XIII las palabras francesas adolescent y adolescence, que muy pronto llegaron al español como adolescente y adolescencia, respectivamente.

Unos dos siglos más tarde, se incorporó adolescence al inglés, así como adolescência al portugués y adolescenza al italiano.

La palabra adulto también se deriva del verbo adolescere -más precisamente de su participio pasivo adultus ‘el que ha crecido’-, introducida en nuestra lengua a finales del siglo XV.

Extraído de LA PÁGINA DEL IDIOMA ESPAÑOLPor Ricardo Soca - © Asociación Cultural Antonio de Nebrija - 2002/2005 www.antoniodenebrija.org