Entrevista: Karen López, deportista de Natación Sincronizada

11 03 2009

Sara María Álvarez, de 1º ESO B, entrevista a la nadadora Karen López:

Karen López Ordóñez, estudiante de tercero de la ESO, tiene 15 años y es es natural de Illas.

· ¿Qué deporte practicas?

Natación sincronizada

· ¿Con cuántos años empezaste a realizar “sincronizada”?

Empecé con seis años, casi siete.

· ¿Cuántos días a la semana dedicas a entrenar?

De lunes a sábado, ambos inclusive.

· Y ¿cuántas horas al día?

De lunes a viernes, dos horas y cuarenta minutos; y los sábados, tres horas.

· ¿Has ganado algún trofeo? Sí. ¿Cuántos?

Tres de oro, dos de plata, cuatro de bronce y una copa.

· ¿Has ido con la selección a algún campeonato?

Con la Selección Española, no; con la Asturiana, a todos los campeonatos.

· ¿Cómo te sentiste?

Nerviosa, emocionada… pero contenta.

· ¿Cómo compaginas la natación sincronizada con los estudios?

Es un poco estresante. Los estudios los realizo por la noche.

· En los ratos libres, ¿Qué actividades o deportes te gustaría hacer?

Cuando salgo de entrenar voy a clase particular, y me gustaría hacer equitación.

· ¿Te gusta la música?

Sí, me encanta.

· ¿Qué tipo de música te gusta más?

El rap y el heavy.

· ¿Te gustaría tocar algún instrumento?

Sí, me gustaría saber tocar la batería.

· ¿Cuál o cuáles son tus aficiones?

Leo mucho y también me paso gran parte del tiempo escuchando música o saliendo con mis amigos y amigas.

· ¿Cuando seas mayor vas a seguir entrenando “sincronizada”?

No, porque no es un deporte del que puedas vivir si no eres muy buena, y ese no es mi caso.

· ¿Te gustaría ser profesional e ir a Las Olimpiadas con la Selección Española?

Me gustaría ir a verlo, pero no a competir, sería mucha presión para mí.

· ¿Es muy difícil entrenar “sincronizada”?

Al principio, sí. Pero una vez que te aprendes los movimientos no lo es tanto, aunque es bastante cansado.

· ¿Estás abierta a practicar otros deportes?

Cuando deje la natación sincronizada, sí, pero por ahora tengo bastante con esto.

· ¿Por qué escogiste la natación sincronizada?

Cuando era pequeña me fascinaba, y cuando me lo propusieron no me lo pensé dos veces.

· ¿Qué fue lo que más te llamó la atención respecto a la sincronizada?

Las acrobacias es lo que más me gusta y aún sigue siendo así.

Muchas gracias, Karen, por tu amabilidad y suerte en los próximos campeonatos.

Sara María Álvarez González (1º ESO B)



Centenario de Edgar Allan Poe

4 03 2009

Poe celebra 200 años como maestro del terror

 

Actos conmemorativos, tres recopilaciones y una biografía muestran la vigencia del narrador estadounidense

 

ELPAÍS.com/EFE - Madrid - 19/01/2009

 

Quién sabe si el hombre de la multitud, ese personaje anónimo que vagabundeaba por las calles de Londres en el cuento homónimo de Poe, observará hoy de incógnito el bicentenario de su creador. Edgar Allan Poe (1809-1849), autor de narraciones que destilan un horror atemporal, mantiene su influjo dos siglos después, como prueban varios actos conmemorativos y la publicación en España de tres antologías de sus relatos y una nueva biografía a cargo del británico Peter Ackroyd.

 

Coinciden en las librerías las recopilaciones Cuentos completos (Edhasa), Todos los cuentos (Galaxia Gutenberg) y Cuentos completos. Edición comentada (Páginas de Espuma), que incluye 69 introducciones -una por cada relato- escritas por otros tantos autores españoles y latinoamericanos, entre ellos el mexicano Carlos Fuentes y el peruano Mario Vargas Llosa. Mención especial merece la biografía que ha escrito el crítico británico Peter Ackroyd, Poe. Una vida truncada (Edhasa), en la que se adentra en la existencia atormentada del autor de El gato negro. A la conmemoración se suman el álbum ilustrado Annabel Lee (Sins Entido), basado en el poema homónimo de Poe, y la ópera rock Legado de una tragedia, compuesta por miembros de bandas españolas de heavy.

 

El centro de la conmemoración se situará esta noche en Baltimore, Estados Unidos, donde descansa la tumba del escritor. Esta noche, cuando millones de admiradores conmemoren el 200º aniversario del nacimiento del maestro de lo macabro, un hombre cuya identidad nadie conoce dejará en la tumba del escritor, en Baltimore, una botella medio vacía de coñac y un ramo de rosas rojas. O quizá no. Porque el misterioso visitante del cementerio Old Western, en la esquina de las calles Fayette y Greene en la ciudad de Maryland, a quien llaman Poe Toaster (el que brinda por Poe, en inglés), que ha incursionado en las sombras desde 1949, quizá esté ausente este año cuando el mundo entero amontone homenajes a Poe.

 

Huérfano, enfermizo y atormentado

 

El autor de La caída de la casa de Usher nació el 19 de enero de 1809 en Boston y se quedó huérfano a temprana edad. Fue adoptado y se crió en la casa de Frances y John Allan, una familia rica de Richmond, en Virginia. Tras un breve paso por la Universidad de Virginia y otro, igualmente corto, por la academia militar de West Point, Poe inició su carrera literaria a los 18 años con la publicación de Tamerlane y otros poemas. En los veintidós años siguientes, destacó como poeta, crítico, periodista romántico y fue uno de los primeros escritores de Estados Unidos, y sobre todo maestro mundial del relato corto. Tras esos inicios titubeantes con la poesía, Poe colaboró durante varios años en periódicos y diarios, en los que ejerció la crítica literaria. Con ello se hizo un nombre entre los lectores. Fue una ocupación que le llevó a trasladarse entre Baltimore, Filadelfia y Nueva York. Y fue en Baltimore donde se casó con su prima Virginia Clemm, de 13 años, en 1835.

 

El éxito le llegó diez años después con el poema El cuervo (1845), un poema narrativo que recrea una atmósfera sobrenatural dominada por el ave que le da nombre. El prestigio literario, sin embargo, no acabó con la existencia atormentada de Poe. Dos años después su mujer murió de tuberculosis. Poe consideró la poesía la forma de creación literaria más elevada y formuló las reglas que debía cumplir el cuento. Destacó, sin duda, en la escritura de relatos. Suyos son algunos de los que han configurado una antología del miedo atemporal, como El corazón delator (1843), El pozo y el péndulo (1842) y El barril de amontillado (1846). Otros de sus cuentos pusieron los cimientos de la narrativa detectivesca, como Los crímenes de la rue Morgue (1841), en el que deslumbró la destreza deductiva de Auguste Dupin, o La carta robada, y algunos más propusieron agudas reflexiones sobre la masificada sociedad contemporánea, como el citado El hombre de la multitud (1840).

 

El 7 de octubre de 1849, Poe murió en Baltimore, ciudad que en la que esta semana se inicia casi un año de conmemoraciones que incluyen visitas guiadas a la última residencia del escritor, en el 203 de la Calle Amity, que ahora alberga un museo abierto en temporada. Los homenajes culminarán el 10 de octubre, con una representación de su funeral, coincidiendo con el 160 aniversario de la muerte del escritor. Casi de acuerdo con la obra característica de Poe -que incluye cuentos de terror, relatos detectivescos, situaciones macabras y misterio, mucho misterio-, la causa de su muerte nunca se aclaró. Las especulaciones incluyen alcoholismo, congestión cerebral, abuso de drogas, cólera, fallo cardiaco, suicidio, tuberculosis y hasta hidrofobia.

Leer más »



Sobre periodismo y “seudoperiodismo”.

19 02 2009

 

 

Marta

ENRIC GONZÁLEZ. El País. 18/02/2009

Alguien que firmaba como Manu tuvo ayer la gentileza de interesarse, en una charla digital, por mi opinión acerca del “seguimiento mediático” de la desaparición de Marta del Castillo. Apenas respondí, porque prefería hacerlo desde aquí. Hay algo que deberíamos establecer con claridad: el “seguimiento mediático” (la expresión de Manu era muy precisa) no tiene nada que ver con el periodismo. Es espectáculo y entretenimiento, generalmente de mal gusto, pero no periodismo. ¿Es información? Sí, como las etiquetas de las conservas, las matrículas de los coches o la posición de las estrellas. El periodismo es otra cosa.

 

La distorsión resulta especialmente notoria en las televisiones. Los únicos programas que pueden ser juzgados bajo criterios periodísticos son lo que llamamos telediarios. Lo demás, aunque contenga periodistas, se atiene a otras normas que, en general, podemos resumir en una: audiencia.

 

Vayamos haciéndonos a la idea de que el periodismo representa sólo una porción pequeña y decreciente de la oferta mediática. El periodista no sólo debe comprometerse a proporcionar una información fiable y contrastada, sino que debe someterse a una serie de reglas deontológicas. En el entretenimiento informativo no se requieren ni fiabilidad ni límites. ¿Nos quejamos de la televisión? Pues esperen a que despeguen los medios digitales, destinados a convertirse en una supertelevisión mezclada con enormes cantidades de texto. Ya hoy, los digitales más solventes combinan información y entretenimiento informativo. ¿Cómo los separaremos? ¿Qué prevalecerá? La tendencia es clara: si colocamos en el digital una importante noticia política (según va la cosa, supongamos que el titular es “Un venado caza al ministro de Justicia”), y al lado un vídeo de Madonna en porreta viva tocando la mandolina, ¿cuál tendrá más audiencia? ¿Dónde querrá ir el anunciante? La respuesta es obvia.

 

Sobre el “seguimiento mediático”, mi respuesta a Manu fue: “Mejor que otros, la verdad”. Es decir, más espectacular que otros y más comercial. Y aún nos falta la miniserie.

 

Lo siento por los perjudicados. Lo siento por la familia. Pero insisto: la culpa no es del periodismo.



Pasión por el mar (entrevista)

16 02 2009

Se llama Luis Jesús Pérez Fernández y es uno de los voluntarios del grupo de salvamento submarino . Tiene 43 años y lleva un año en este trabajo.

 

 

Pregunta: ¿Con cuántos años empezaste a practicar submarinismo?
Respuesta: Sobre los 20 años.

 

P. ¿Siempre te gustó bucear?
R. Sí, siempre me ha gustado todo lo relacionado con el mar.

 

P. ¿A partir de qué años se puede practicar el buceo?
R. A partir de los 14 años, en Asturias.

 

P. ¿Hay que tener una aptitud física determinada para poder bucear?
R. No, cualquiera puede hacerlo.

 

P. ¿Esta actividad la puede practicar uno solo?
R. No, por razones de seguridad, debe de realizarse en grupos de, al menos, dos personas.

 

P. ¿Cómo te decidiste a entrar en el grupo?
R. Por mis compañeros de buceo, que ya se dedicaban a ello y, en especial, por mi instructor de buceo, Andres Baena.

 

P. ¿Qué satisfaciones da el submarinismo de salvamento?
R. La tranquilidad de las familias al encontrar el cuerpo.

 

P. ¿Los contras de esta actividad?
R. La tristeza que produce el fracaso cuando no consigues encontrar el cuerpo de la persona desaparecida.

 

P. ¿Cuales son tus aficiones, aparte del buceo?
R. La familia, la montaña y el rugby.

 

Sheila Pérez (1º ESO)



Entrevista a Alfonso López Menéndez, párroco de San Nicolás de Bari, Avilés.

13 02 2009

“Admiro a los curas mayores que han entregado su vida por este ideal”

Alfonso López Menéndez, sacerdote, nació en Avilés, Asturias, y se licenció en Estudios Eclesiásticos. Es sacerdote desde los 26 años y actualmente ejerce su profesión en la iglesia de San Nicolás de Bari, Avilés.

- Pregunta: ¿De niño te llevaban mucho a la iglesia?
- Alfonso López: Al catecismo, junto a la Misa de los domingos si no íbamos el sábado al Catecismo. Al colegio fui a las Doroteas (Paula Frassinetti) porque mi madre también había estudiado allí, también nos enseñaban a rezar y a tener amistad con Jesús.

- P: ¿A qué edad decidiste ser cura?
- A. L.: A los quince años, cuando me tocaba pasar al Bachillerato de entonces (BUP).

- P.: ¿Por qué decidiste ser cura?
- A. L.: Me gustaba y creía que podría ser algo que me “llenase”, que diese significado a lo que quería hacer. No lo tenía muy claro, pero probé y me gustó, para eso es el Seminario: para clarificar si es lo que te gustaría.

- P.: ¿Qué opinó tu familia de esa decisión?
- A. L.: Pues al principio les sorprendió y no les gustó mucho. Éramos tres hermanos y habían hecho el cálculo de lo que podríamos ser cada uno, pero con el tiempo, al ver que yo estaba feliz, ellos también.

- P.: ¿A qué edad entraste en el seminario?
- A. L.: A los mismo a los que me lo planteé, a los 15. La verdad que fue todo muy rápido. Estuve 11 años en el Seminario: entre bachiller, COU, carrera eclesiástica, examen de licenciatura y prácticas. Me hicieron cura con 26 años. Ahora tengo 33.

- P.: De todas las parroquias en las que has estado, ¿cuál es la que más te gusta? ¿Por qué?
- A. L.: Hasta ahora he estado en 14 parroquias. Tres años los pasé en Grandas de Salime. Eran trece parroquias muy diseminadas, con poquísima población y muy envejecida: allí creamos una asociación de mayores, así podíamos traer médicos para charlas de nutrición, de cuidados sanitarios, hasta acudía un podólogo a hacer curas. Visitábamos muchos enfermos y solíamos ir a todos los pueblos para celebrar la Misa y así se reunían todas las familias y era un día de fiesta para ese pueblo.

La otra es San Nicolás de Bari, de Avilés: aquí trabajo con los niños en el Catecismo, jóvenes en confirmación y posconfirmación y en el colegio de San Nicolás. Las dos parroquias son muy diferentes, pero me gustan por igual. Las dos me hicieron y me hacen feliz.

- P.: ¿Hay algún cura en concreto al que admires y respetes profundamente?
- A. L.: Pues sí; admiro a los curas mayores que han entregado su vida por este ideal, haciendo muchas cosas buenas por los más necesitados: escuelas gratuitas, formación de inmigrantes, ayudas para familias. Son muchos por lo que sería largo enumerarlos.

- P.: ¿Qué aspiraciones tienes para el futuro?
- A. L.: Hacer lo que me pida mi Obispo. No sé ni cómo ni cuándo, pero cuando me pida algo le diré -como siempre- que sí, que cuente conmigo. Y trabajar como hasta ahora: con niños, jóvenes, con inmigrantes, con enfermos. Lo que haga falta y donde me llamen.

Víctor Suárez Fernández (1º B ESO)



Arranca el Festival de Angulema con el cómic más popular

29 01 2009

Angulema es, desde hoy y hasta el próximo domingo, la capital mundial de la ‘bande dessinée’

Público. GUILLAUME FOURMONT. Madrid, 29 de enero de 2009.

Nada. Ningún tren se moverá mañana de París. L huelga general paralizará Francia hasta mañana. Tras superar la nieve y la muerte el pasado día 21 de Claude Moliterni, uno de sus fundadores, el Festival de Cómic de Angulema debe ahora convencer uno de sus mayores patrocinadores, la Sociedad de Ferrocarriles Franceses, hacer todo lo posible para no fastidiar su inauguración. Angulema es, desde hoy y hasta el próximo domingo, la capital mundial de la bande dessinée.

La programación de la 36ª edición del festival es “radical”, según Benoît Mouchart, el director artístico. “El cómic no es sólo para especialistas sino para todos. El cómic trata del mundo, de temas que afectan a todos”, explica. De ahí la variedad de esta edición. Una retrospectiva sobre Boule & Bill comparte cartel con un homenaje al maestro japonés Shigeru Mizuki y una muestra sobre África del Sur.

“El cómic trata del mundo, de temas que afectan a todos”

Desde el éxito mundial de Persépolis, de Marjan Satrapi, la novela gráfica parece ser el gran protagonista del mundo cómic. “Está claro que esta obra influyó a los demás, aunque la novela gráfica no domina el mercado”, recuerda Mouchart. Para el director artístico de Angulema, Astérix, Tintín o Titeuf seguirán siendo los personajes de referencia.

Por segundo año consecutivo, el festival entregará el Premio Revelación Blog del Año. ¿El píxel amenaza la burbuja? “En absoluto”, insiste Mouchart, quien hace hincapié en la creación de tiras cortas sólo para Internet. Para él, hay que entender que el mundo de la bande dessinée es uno: “El cómic no se prohibe ningún tema, no tiene límites, excepto la imaginación de los creadores”.

Los organizadores se mostraron ayer convencidos de que la huelga no afectará el festival. “Estamos un poco tensos”, confiesa el director artístico, aunque dejó claro que ningún acto se había cancelado. “¡El cómic provocativo no ha muerto!”, concluye Mouchart.

Para saber más del Festival de Angoulema y de cómic, pincha aquí o acá.



Autocrítica para periodistas y lectores de prensa

18 12 2008

Es difícil ser bombero

 La prensa ante Bush, zapatazos y autocrítica

JAVIER CUERVO

La Nueva España.

Oviedo. 17 de diciembre de 2008 

Alguien cree tener algo que contar y convoca a los medios de comunicación para hacerlo de una vez para todos. Los poderes usan la rueda de prensa para vender sus cosas sin pagar publicidad y trabar la iniciativa periodística sobre los contenidos informativos que puedan interesar.

Por su abuso, a estas alturas la rueda de prensa tiene más que ver con el invento de la rueda que con el de la prensa, más con echar a rodar información en paquete redondo que con informar sobre lo que se quiere saber. La dieta de ellas a la que se enfrenta un medio de comunicación desde primera hora es un menú largo, estrecho e insípido, no siempre fácil de evitar. El invento se perfecciona -a favor de la desinformación- con la rueda de prensa sin preguntas, que reduce al periodista a chico de los recados.

Cosas que hacer en una rueda de prensa sin preguntas (salvo situaciones tan excepcionales que cuesta pensar ejemplos): largarse.

Cosas que no hacer en una rueda de prensa: admitir que no haya preguntas o tirar zapatos. Si aceptamos que los cirujanos no clavan el bisturí en el corazón de un enfermo, aunque sea un asesino, o que los camareros no escupen en la tortilla, aunque sea para un cliente híspido, tenemos que aceptar que las ruedas de prensa no deben usarse para tirar zapatos. Ni siquiera a Bush.

Mientras en el país que laminaron los bombarderos se entienden mejor los zapatazos en imagen de la rueda de prensa en la que un periodista lanza un zapato al Presidente de los EEUUgrado de tentativa que la función de informar, en el del país del que zarpó el portaaviones hay un debate sobre cómo los grandes medios de comunicación se rindieron informativamente a un Gobierno que mintió, bombardeo, secuestró y torturó. Hay varias explicaciones, pero la mejor es una dinámica de grupo a base de miedo aviesamente utilizada. Del miedo real que produce el terrorismo al miedo social a ser señalado como traidor o cobarde en nombre del patriotismo. El resultado, una renuncia temporal a hacer el trabajo en el país con el mejor periodismo del mundo, es como si los bomberos hubieran dicho: déjalo quemar, que aquí hay mucho fuego.



Dueños de lo que dicen y escriben

3 12 2008

Comienza la octava edición del programa ‘El País de los Estudiantes’

EL PAÍS - Madrid - 24/11/2008

Los alumnos de 4º ESO del IES La Magdalena van a participar en esta actividad de El País de los Estudiantes. En este artículo se presenta el inicio de las actividades en el curso 2008-2009.  El año pasado también se llevó a cabo esta actividad y resultó muy interesante. El objetivo último es editar un periódico virtual y participar en el concurso El País de los Estudiantes. De momento, aquí tenéis un primer acercamiento a lo que vamos a hacer juntos.

“Aprenden cómo tienen que preguntar, cómo utilizar un lenguaje más formal y prepararse para una reunión o entrevista”. Ésos son los argumentos de Inmaculada Gonzalo, profesora de física y química, para haber participado en todas las ediciones de El País de los Estudiantes. No le preocupa no ser de letras: “Los buenos científicos son buenos humanistas”, afirma. Tampoco le importa no haber llegado nunca a la final, la experiencia de investigación y la labor de equipo que realizan sus estudiantes le bastan para apuntarse todos los años. Este curso ya está organizando el equipo que participará en la octava edición de El País de los Estudiantes, el programa de prensa-escuela de EL PAÍS cuyas inscripciones se acaban de abrir y que cuenta, a escala nacional, con el patrocinio de Endesa, que refuerza así su compromiso con los valores de sostenibilidad que quiere transmitir a los estudiantes.

El proyecto -galardonado por la Asociación Internacional de Marketing de Periódicos como el mejor del mundo- consiste en realizar una publicación en Internet por todos los profesores y alumnos de segundo ciclo de ESP, Bachillerato o FP que quieran. El año pasado lo hicieron más de 34.000 alumnos, dirigidos por 6.600 profesores.

Además de fomentar el hábito de la lectura y escritura, acercar la actualidad a los jóvenes, integrar las nuevas tecnologías y fomentar el trabajo en equipo, El País de los Estudiantes ofrece multitud de premios. Entre ellos, destacan los más de 90.000 euros para el centro, el profesorado y los alumnos ganadores. Un jurado profesional elige las tres mejores propuestas periodísticas de cada comunidad autónoma, y el primer clasificado compite en una final nacional. En esta edición, además, para acceder a los premios individuales no será necesario publicar el periódico completo.

Profesores convencidos

La profesora de historia Concha Bocos, de Madrid, es otra convencida de esta iniciativa. Repite año tras año y este curso son los alumnos los que ya le han pedido empezar a formar la Redacción. Ella cree que lo que les gusta a sus estudiantes es que todo el trabajo sea online y la posibilidad de que sus fotos, artículos, entrevistas y viñetas puedan ser vistos por todos. “Les llena de orgullo porque al final el periódico es algo muy suyo y acaban buscándome en los recreos, citándose con gente y entrevistando los sábados… Se entusiasman”, señala. Juan José Ruiz, profesor madrileño, es otro de los veteranos directores de periódicos escolares de este programa. Lo ha llevado ya por los tres centros en los que ha enseñado. Dice que lo que más le convence es que le ha impulsado a crear otros proyectos relacionados con la comunicación y las nuevas tecnologías.

Una de las novedades de este año es que cada profesor puede inscribir a cinco equipos. Pero además, la web www.estudiantes.elpais.es -la página desde la que se accede al programa y desde donde los alumnos y profesores trabajan- se ha mejorado. Se han introducido elementos multimedia, más ayudas para hacer el periódico, facilitando la navegación y enriqueciendo el rincón del ocio con más posibilidades para hacerlo más interactivo y ameno. Un blog de equipo, un trivial de preguntas y respuestas, la posibilidad de hacer un Yo, periodista escolar, son algunas de esas posibilidades. Su objetivo: facilitar la publicación de más historias escritas por los participantes. “Porque al final los chicos tienen una herramienta para coger la información, entenderla, elaborarla y ser dueños de cómo lo dicen”, dice Raúl Ager, otro de los profesores que más ha participado en el certamen.



46 Fix Xixón

23 11 2008

46 Festival Internacional de Cine de Gijón, 2008.

Este lunes, 23 de noviembre, los alumnos de 4º de ESO y de 1º de Bachiller del IES La Magdalena acudirán al Festival de Cine de Gijón. La película que verán forma parte del ciclo Enfants terribles.

El 46º Festival Internacional de Cine de Gijón, que se celebra del 20 al 29 de noviembre, acoge el estreno de 13 largometrajes en su sección competitiva Enfants Terribles, dedicada al mejor cine de temática infantil y juvenil, que este año se organiza en colaboración con Laboral Ciudad de la Cultura.

Entre los títulos seleccionados se encuentran Somers Town, el último largometraje de Shane Meadows (ganador de Enfants Terribles 2007 con This is England), la historia de dos adolescentes que vagan juntos por las calles de Londres, y Cidade dos homens, del brasileño Paulo Morelli, sobre la amistad entre una pareja de jóvenes de las favelas de Río de Janeiro que escogen lados opuestos en una guerra entre bandas. Esta película está producida por Fernando Meirelles, el director de la aclamada Ciudad de Dios.

Otros títulos que se proyectarán son Vasermil, de Mushon Salmona, que aporta claves para entender cómo la intransigencia ha hecho de Israel un estado en guerra permanente; Dunya & Desie, de Dana Nechushtan, road movie que se desarrolla entre Europa y Marruecos que habla de la amistad por encima de barreras religiosas o culturales, elegida para representar a Holanda en los Oscar; así como Hey Hey, It’s Esther Blueburguer, de la australiana Cathy Randall, una comedia que reivindica la rebeldía y la diferencia, protagonizada por Toni Colette, nominada al Oscar en 2000 por su papel en El sexto sentido, y Keisha Castle-Hughes, la princesa de Naboo en Star Wars II.
  Leer más »



Alicia a través de la cámara

5 11 2008

fotografá de Lewis Carroll

Un libro con 56 instantáneas coloca la obra fotográfica de Lewis Carroll (autor de Alicia en el país de las maravillas) a la altura de sus novelas.

El País. JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS - Madrid - 31/10/2008

A Lewis Carroll le gustaban las matemáticas, la literatura, las niñas y la fotografía. Pero cuando él nació la fotografía no existía. En rigor, tampoco existía Lewis Carroll. Su verdadero nombre era Charles Lutwidge Dodgson y había nacido en 1832 en Daresbury (Reino Unido), pero 1851 fue el año de su vida. Tenía 19 años y tradujo su nombre al latín (Carolus Ludovicus). Luego lo retradujo al inglés. El resultado fue Lewis Carroll, el seudónimo con el que firmaría sus relatos para niños. El Dogson quedaría para los seis libros sobre lógica y álgebra que publicó a lo largo de su carrera como discreto profesor de matemáticas en Oxford. Había obtenido el puesto ese mismo año. Pronto se convirtió en íntimo de Henry Liddell, el decano de su college, cuyas hijas le llamaban tío. Para ellas inventó la historia de una niña que descubre un mundo maravilloso en la madriguera de un conejo blanco. La protagonista fue bautizada con el nombre de la hermana mediana, de 10 años. En 1865 se publicó aquel cuento, Alicia en el País de las Maravillas. El éxito fue inmediato y hoy compite con Hamlet como la obra inglesa más leída.Durante un siglo Carroll fue aquel matemático autor de obras infantiles y aficionado a la fotografía. Hoy se considera que su trabajo con las imágenes fue mucho más que una afición. Es lo que sostiene Anne Higonnet en Lewis Carroll (Phaidon Press), un libro (www.phaidon.com) que selecciona 56 de las 3.000 instantáneas que llegó a tomar hasta su muerte, en 1898, y en el que la profesora de Historia del Arte de la Universidad de Columbia defiende que aquél “fue casi igual de grande como fotógrafo que como escritor”. En muchos sentidos, fue un pionero. Carroll tenía apenas seis años cuando Daguerre consiguió reproducir imágenes sobre placas metálicas y siete cuando Fox Talbot hizo lo propio sobre papel.El escritor compró en 1856 su primera cámara, un artículo de lujo que no tardaría en popularizarse después de demostrar su utilidad en los archivos policiales y militares, en las enciclopedias y la pornografía. Carroll no publicó en vida sus fotografías, aunque nunca fue un secreto. De hecho, con sus instantáneas familiares compuso álbumes que enviaba a destacadas figuras del arte y la sociedad con la intención de que le ofrecieran más encargos. De ahí sus series sobre el entorno de artistas y escritores como Dante Gabriel Rossetti, John Everett Millais o Alfred Tennyson. Con todo, la mitad de la obra fotográfica de Carroll tiene como protagonistas a los niños, empezando por su musa, Alice Liddell. Cuentos y chistes servían al artista para distraer a sus modelos y para conseguir una naturalidad que, según la profesora Higonnet, convierte al escritor en uno de los grandes fotógrafos de la era victoriana. Su dominio de una técnica todavía en pañales y, sobre todo, la composición de las escenas, la mirada frontal de sus modelos y el realismo de los escenarios, lo convierten en un ave rara en un tiempo de poses forzadas y trabajo en estudio.

Leer más »



Mal de escuela: entrevista a Daniel Pennac

29 10 2008

12/9/2008  LA ENTREVISTA CON DANIEL PENNAC, ESCRITOR

El Comercio (Gijón)

Daniel Pennac: ”Basta un solo profesor para salvarnos”

El superventas francés confiesa que fue un pésimo estudiante en Mal de escuela (Mondadori), un alegato en favor de la educación que obtuvo el Premio Renaudot 2007

NÚRIA MARTORELL

-  Fue usted un zote, una nulidad escolar.
- Un cancre, sí. En francés la palabra cancre está emparentada con cangrejo, ese animal que camina lento y de lado. Pero también está próxima a la idea de cáncer, de algo de lo que uno no se desembaraza con facilidad.

- ¿Un mal ambiente?
- No. Hijo de la burguesía, con tres hermanos bachilleres, sin casos de alcoholismo, alimentación sana, sobremesas risueñas y cultas. No había fundamento histórico ni razón sociológica para ser una nulidad. Simplemente, lo era.

- Desasosegante.
- Recuerdo sentir vergüenza y furia. Iba a la escuela aterrado por la reacción de los profesores al comprobar que no había hecho los deberes y volvía avergonzado por decepcionar a mis padres. Y la vergüenza y el miedo se metamorfosean pronto en cólera. Todo fracaso escolar origina comportamientos de compensación que llevan a los chicos a convertirse en pasotas y violentos. Y a mentir. Yo, si no hacía los deberes porque no entendía el enunciado, mentía.

- Le metieron en un internado.- Fue una solución al pánico familiar. Estuve interno siete años. Toda la infancia y la adolescencia. El internado tenía su lado penoso, pero lo bueno es que debía rendir cuentas a un solo interlocutor a la vez. En invierno, a los profesores, y durante las vacaciones, a mis padres. ¡No tenía que mentir a todo el mundo!

- Pese a su mal expediente, leía.
- Para mi generación, la lectura no fue algo excepcional. A los 14 años los libros me permitían sentirme en otra parte. Y me llevaron a la escritura. En el internado nos confiscaban las novelas. Las escondía y, en vez de hacer los deberes, escribía la continuación de la novela de Dumas que estaba leyendo. Luego comparaba los finales, y ganaba Dumas, ja, ja.

- ¿Lo ve? Eso ya es algo.
- Pero repetí cuatro veces la selectividad, ¿eh? Un día, ante la evidencia de mi desdicha, mi padre entró en mi habitación y me dijo: “El suicidio es una imprudencia, ¿eh, hijo?”.

- La redención llegó de la mano de una mujer.
- De una mujer bella e inteligente que, extrañamente, se interesó por mí. Contrariamente a lo que digan, el amor nos vuelve inteligentes. A los 18 años ella me libró de la convicción de mi idiotez. Pero también hubo un gran profesor de Matemáticas, una profesora de Historia que creó una depresión atmosférica que nos arrastró a unos cuantos, y otro de Filosofía, escéptico e irónico, que nos dejaba zumbando de preguntas. Ellos me rescataron del fondo de mi desaliento.
Leer más »