Diccionarios privados II

22 01 2009

Mentira: dícese de la lluvia que cae sobre ti cuando intentas decir lo contrario de lo que piensas.

Volar: capacidad de saltar al vacío sin paracaídas.

Suspiro: el momento que se fue para siempre.

Nadie: el único que se salva de hacerlo todo.

Incorpóreo: que pretende ser y no es.

Razón: la chica que ignoramos cuando dice la verdad.

Corazón: baúl cerrado bajo llave, donde albergan la oscuridad y la luz que hay en ti.

Oscuridad: miedo del corazón débil.

Final: momento del inicio de una nueva era.
Esmeralda Nicieza (1º Bachiller)


Rojo: la cara, ante la belleza de una chica que se acerca.Noche: se deja ver lo que de día se esconde.

Mano: parte del bolígrafo imprescindible para escribir.

Sueño: enfermedad cuya única cura es dormir.

Yo: tú para ti.
Jorge Suárez (1º Bachiller)


Rojo: rojo corría por sus rodillas, hacia abajo, muy rápido, como si cada gota luchase por ganar.Noche: la oscuridad la domina y por cada luz un ojo se abría.

Ritmo: coco en los dientes.

Sábado: porque, cada sábado, algo se resuelve.

Sueño: se durmieron pensando en ti.

Yo: ego.
Icíar Suárez (1º Bachiller)


Rojo: amistad, cariño, generosidad. Ramo de flores.Mano: escribir, enseñar, construir.

Ritmo: pies que pisan el suelo.

Elena-Alina Sofroni (1º Bachiller)


Noche: la luz de la luna y las estrellas.Mano: lo que necesitamos de un amigo.

Sueño: vives lo que deseas.
Celia Fernández (º Bachiller)


Rojo: pasión vestida de rosa, dolor vestido de sangre.Ritmo: la vida. La pierdes si el corazón no lo sigue.

Sábado: excursión a la nada.

Yo: siempre, ahora, ayer, mañana.
Borja Gutiérrez (1º Bachiller)


Rojo: picante, ardiente. Fuego.Ritmo: el curso de la vida.

Nuca: caricia, beso en parte estimulante.

Yo: egoísmo.

Irene Álvarez (1º Bachiller)


Mano: desarrollo de la humanidad.Nuca: lugar que se resiente cuando no sabemos hacer una multiplicación.

Verano: periodo en que la sabiduría se vuelve ignorancia y los más viejos se vuelven niños.

Yo: una hormiga más en este enorme hormiguero.
José Ignacio Junquera (1º Bachiller)


Noche: después de cenar llegó el momento menos esperado por todos; llegó el autobús y las tristes despedidas.Frontera: invitación a presidir la Junta Gestora.

Ritmo: evolucionamos contigo.

Nuca: tiene algunas implicaciones a corto, a medio y a largo plazo. Es bien conocida su asociación con enfermedades como hipertensión, arterioesclerosis, accidentes cerebrovasculares, diabetes mellitus, etc.

Verano: el paisaje es de pinares, enormes pantanos y montañas al fondo, con la omnipresente silueta del Espigüete y sus 2450 m. presidiendo.

Yo: unión entre cuerpo y mente.
Sara Peláez (1º Bachiller)


Rojo: está en todas partes, en el amor, en la pasión, en la violencia, en el corazón… el rojo siempre está presente.Mano: en la mano lo tenía guardado, para defenderse de quien malvado con él fuese.

Sueño: sueños eran, sueños son, sueños serán, si no procuras sacarlos de tu desván.
Cristian Suárez (1º Bachiller)




Abecedario

11 12 2008

 

Abecedario

El signo del gorrión (León, 1989) era una revista de literatura portavoz de la actividad creativa, cultural y política de un colectivo de escritores muy representativo de la literatura española actual: Miguel Casado, Olvido García Valdés, Luis Marigómez, Gustavo Martín Garzo, Carlos Ortega, Ildefonso Rodríguez, Tomás Sánchez Santiago, Miguel Suárez, José Miguel Ullán.
Durante la primera etapa de esta revista, la última página de cada número estaba dedicada a una pequeña sección llamada abecedario. En cada ocasión, esta página se ocupaba con palabras de una de las letras del abecedario y cada término le correspondía una “definición heterodoxa”. Dichas definiciones atienden a un sentido o una construcción poética que nace de las resonancias que esa palabra tiene para el autor en su imaginario, su experiencia lectora o personal. Son, en su mayoría, textos breves, sintéticos y elípticos.

Aflicción: se oye al que no está.

Balbuceo: si la voz se ahoga, si fragmenta palabras, si repite, pierde pie, si se retira y calla, si regresa más leve, y suspendida, muda.

Calima: vía láctea de las tardes de verano. Se dice del cielo de la boca en ayunas. “Sabor a calima”. “Con la calima a cuestas”. Las ovejas del monte la desprendían a chorros. Soledad del camionero.

Caricia: deseo de lo absolutamente otro, de lo que conocemos, de lo que no es reductible ni se puede poseer.

Carmín: barrita con tuerca de caramelo y carne.

Chicas: aparecen sin ser llamadas. Son las guardianas de los animales. Llevan en sus vestidos migas de pan y hacen experimentos púrpuras. Su vergüenza es el matiz divino.

Desdicha: ver dicha, y añadirle todo lo que queda.

Espera: dedal de apariciones.

Felicidad: a ella no le supuso sacrificio alguno tener que abandonar el paraíso.

Hora: nunca es.

Imaginación: en la casa, la única que acierta a abrir las cerraduras.

Kilimanjaro: mitad amor premioso, hecho con prisa, mitad anaranjadas frutas verdes del exótico árbol de la risa dispuestas en la mesa de la selva.

Olivo: ladera, juego de luz.

Pensión: armario ropero con maleta en su cima; es una señal perturbadora: que estoy de paso, que sólo me he demorado en esta ciudad. Y, sin embargo, no hay mejor cama si pienso en lo que dejé fuera.

Quietud: los árboles.

Tabaco: fogata de bolsillo.

Ya: a menudo, instrumento punzante de ruptura.