LA NAVE

La Nave fue un equipo valenciano de diseñadores que se fundó en 1984 y se ocupó de la señalización turística de las veintiocho salidas de la Autopista A7 a su paso por la Comunidad de Valencia. Estaba formado por Daniel Nebot, Nacho Lavernia y Paco Bascuñán, entre otros.
Investigaron el repertorio pictográfico internacional y, al comprobar que no casaba con la oferta turística valenciana, optaron por una arriesgada solución, probablemente estimulados por el precedente pionero instalado en La Rioja por Alberto Corazón. Daniel Nebot colaboraba desde hacía algún tiempo con una importante empresa valenciana de señales y equipamiento urbano y, por lo tanto, conocía bien el problema.
El resultado, de un estilo posmoderno sin concesiones, puede ser discutible. Pero hoy se revela diáfanamente, no sólo como uno de los diseños más sólidos de los varios que lograron encajar los jóvenes miembros de La Nave a las solemnes instituciones presididas por la Generalitat Valenciana, sino también como uno de los ejemplos más originales de señalización vial que, desgraciadamente, no ha tenido continuidad en la España de las autonomías.
A otra escala, servicios municipales tales como las líneas de autobuses han conocido reformas interesantes en la señalización y el tratamiento cromático de sus vehículos y paradas urbanas, como por ejemplo el trabajo de Paco Bascuñán con La Nave en Valencia en 1986 (1).
Kike Correcher, presidente de la ADCV (Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana), dice que La Nave fueron una conjunción de personalidades muy diferentes con una sinergia espectacular, once profesionales del diseño que constituyeron un colectivo, desde cuya plataforma impulsaron en los años 80 un estilo innovador de afrontar los proyectos que acabó por crear escuela.
El colectivo surgió de la unión de dos grupos, “Caps i mans”, formado por Eduard Albors, José Juan Belda, Nacho Lavernia y Luis Lavernia, y “Enebecé”, formado por Daniel Nebot, Paco Bascuñán y Lorenzo Company, a los que se incorporaron Marisa Guillén, Sandra Figuerola, Carlos Bento y Luis González. El recorrido de La Nave fue corto, sólo funcionaron siete años, de 1984 a 1991, pero muy intenso. Los proyectos que abordaron desde su sede, una nave de la calle San Vicente, que años después se transformó en discoteca, aprovecharon el impulso de la incipiente autonomía para crear muchos de los símbolos de las instituciones que empezaban a caminar, desde la Generalitat Valenciana y la EMT al Jardí Botànic o el Parque de L’Albufera. Unos trabajos que tuvieron repercusión en el extranjero y que fueron reclamados por clientes de Brasil, Japón, Italia, Reino Unido…
La asociación del FAD, fundada en 1903, con más de 1.500 diseñadores y arquitectos asociados en toda España, les organizó un homenaje en 2008, dentro de las jornadas “Maestros. La cadena del FAD”, un acto de reconocimiento en el que la Asociación muestra a los jóvenes asociados los trabajos de los veteranos. Correcher coordinó la muestra a la que asistieron los once integrantes de La Nave, excepto Lorenzo Company, que había muerto años atrás, y Eduard Albors que se hallaba trabajando en Hong Kong. Desgraciadamente, un año después, Paco Bascuñán moriría de repente en Valencia.
La Nave fue una incubadora, dio buenos resultados, pero, y sin que hubiera desavenencias, tuvieron la necesidad de dar un paso adelante por separado. ¿Qué estilo definió al colectivo que, junto a Javier Mariscal, proyectó el diseño valenciano en todo el mundo? No fue un estilo, sino el espíritu o la manera que tuvieron de afrontar los encargos. Lo más característico de La Nave fue su capacidad para redefinir los encargos, fueron unos grandes innovadores; les encargaban la señalización de los puntos de interés a lo largo de una carretera y reinventaban las señales usando la ilustración de una manera que antes no se había hecho nunca, dice Correcher (2).

1. SATUÉ, Enric, El diseño gráfico en España. Historia de una forma comunicativa nueva. Alianza Forma, Madrid, 1997, p. 109.
2. SIMÓN, Federico, “El diseño español rinde homenaje al colectivo La Nave”. El País, edición Comunidad Valenciana, 3 de noviembre de 2008.

Alfredo Navarro

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image