La atención y la memoria son funciones cognitivas que se asientan en estructuras del sistema nervioso central. Este sistema nervioso requiere para su normal desarrollo y funcionamiento de la concurrencia de varios factores, entre ellos el hormonal. Cualquier anomalía en tales factores puede traducirse en efectos indeseables sobre tal sistema y sus funciones. Estas dos funciones condicionan el aprendizaje escolar. Los procesos atencionales permiten atender selectivamente a diferentes entradas sensoriales recogiendo solo aquellas que interesan al alumno o alumna en un nivel de procesamiento determinado. La capacidad de recordar los contenidos a los que se ha atendido selectivamente  (recuerdo) está intimamente asociada a la atención. Prestar atención y recordar son dos comportamientos escolares que se demandan al alumno/a para cualquier  aprendizaje curricular.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  758  veces