Texto inicial

Día uno (Francis)

- Al fondo del pasillo está tu aula, cielo.

No era mi primer centro. Estaba tristemente acostumbrado a cambiar de ciudad en cuanto afianzaba unos mínimos lazos de amistad, pero eso no parecía sino alimentar los nervios que, una vez más, se extendían por mi cuerpo hasta los horribles pies que se escondían bajo unos relucientes zapatos nuevos. Aunque conocía el guion de lo que iba a ocurrir, ese primer encuentro entre quienes habríamos de compartir tantas mañanas seguía atemorizándome. De nada me valía pensar que ellos estaban en mi misma situación, pues era consciente de que me engañaba. Cuando constaté lo atado de mis cordones, lo subido de mi cremallera y lo engominado de mi pelo, me cuadré ante la puerta y me dispuse a enfrentarme a las miradas de mis compañeros:

- Buenos días, soy vuestro nuevo profesor.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  11  veces

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image