Los navegadores de Internet

11 11 2007

Internet es una fuente de material auténtico casi inagotable: artículos de prensa de máxima actualidad, programas de radio, reportajes de vídeo, fotografías… Todo esto está a nuestro alcance a un clic de ratón. Y para llegar a ellos utilizamos los navegadores.

El más conocido es el Explorer de Microsoft, con su famoso logo explorer6.jpeg que muchos identifican directamente con Internet. Posiblemente estés leyendo este artículo utilizándolo. Pero no es el único ni tampoco, necesariamente, el mejor.

También existen el Mozilla Firefox y el Opera, que ofrecen desde hace tiempo prestaciones que el Explorer sólo acaba de incorporar en su última versión, la 7.

Este es el logo de la última versión de Explorer.images.jpeg

Lo primero que tenemos que hacer es actualizar la versión del Explorer, en caso de que no lo hayas hecho ya. En este enlace puedes acceder a la página de descarga oficial de Microsoft.

firefox_logo.jpg Este es el logo de Mozilla Firefox
opera3.jpgy el de Opera

Una vez descargados, sigue las instrucciones para instalarlos en tu ordenador.

La diferencia fundamental entre el nuevo Explorer y las versiones anteriores es la navegación por pestañas, es decir, que en una misma ventana, abriendo una sola vez el navegador, puedes tener abiertas varias páginas al mismo tiempo. Esta posibilidad ya era una realidad en Firefox y en Opera en versiones anteriores.

Cada navegador tiene sus ventajas. La más importante del Explorer es que es el más usado y el más poderoso. Esto se traduce en que los diseñadores de las páginas tienen en cuenta este navegador con sus códigos y sus cosas que sólo ellos/as conocen para que no den error. Hay programas, como el Eclipse Crossword que utilizamos en la escuela para hacer crucigramas y colgarlos en Internet, que crean páginas que sólo lee el Explorer. Pero esta tendencia está desapareciendo gracias al empuje de los otros navegadores, sobre todo el Firefox.

Opera tiene dos características (entre otras muchas) que lo hacen muy atractivo para navegar. La primera es que tiene lo que llama “Marcado rápido”, que es la página que aparece cuando pulsamos en la pestaña Nueva. Nos aparece una página con miniventanas en las que puedes meter tus páginas favoritas. Otra característica es que cuando cierras la sesión te guarda las páginas (en pestañas) para la próxima vez que abras Opera.

Los tres navegadores ofrecen ahora un lector de RSS, con el que podemos suscribirnos a fuentes en las páginas que las ofrezcan. Si una sitio web ofrece este servicio supone que cuando se publica un nuevo contenido podemos acceder a él directamente sin necesidad de entrar en la página. Si quieres leer algo más del tema mira aquí.

O mira este vídeo de Common Crafts que te explica en qué consiste eso de los RSS

Esta película necesita Flash Player 7

Sabemos si tenemos esta posibilidad si en la barra de direcciones a parece este símbolo junto a la URL de la página. rss_icono.png Para suscribirse podemos hacerlo directamente con el navegador (haciendo clic sobre el símbolo) o con un lector de RSS externo (como el Google Reader).

Opera incluye además un lector de correo integrado en el navegador que puedes configurar para que lea tu correo (con una cuenta POP como la de Educastur ) si quieres.