oficio de tinieblas

Educastur Blog

EDUCACIÓN ESTÉTICA DE LA HUMANIDAD

Publicado por jcarlosrf el 27 Abril 2017

                         EDUCACIÓN ESTÉTICA DE LA HUMANIDAD

 

       

             No suelo entrar en polémica con lo escrito en los artículos de opinión. En cuestión de opiniones cada uno puede conjeturar lo que le venga en gana. Siempre estuve de acuerdo con aquella frase de Voltaire que decía: “no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”. El lector de un artículo de opinión  puede asentir o discrepar, claro está si la opinión viene avalada por argumentos y conocimientos y no sólo por “confiterías” ideológicas que suelen falsear la realidad. Esta vez voy a hacer una excepción y voy a criticar las observaciones hechas por el señor Urbano Rubio Arconada, en su artículo “Educación competitiva”, publicado en las páginas de este periódico el pasado 5/9/16. Por si el lector no hubiese leído el artículo mencionado, les diré, resumiendo, que el señor Rubio Arconada arremete contra la Educación en España y los profesores, por los resultados mediocres que alcanzan los alumnos en los informes PISA y por el ranking en Educación que ocupa nuestro país, según datos del Foro Económico Mundial. El artículo hace una defensa, con tintes claramente neoliberales, para que se eduque a los estudiantes para ser emprendedores, en la economía competitiva y lo que requiere el mercado.

       Pues bien, hace ya tiempo que la educación competitiva se transformó en el modelo de educación de la humanidad. El modelo educativo anterior seguía un patrón distinto. No trataba de educar en la competitividad, sino en presentar a los discentes un modelo al que imitar, de modo que el ejemplo le mostraría la hoja de ruta a seguir y estos adquirirían las competencias a través de la imitación de los mejores. El modelo educativo actual, tanto el de la Enseñanza Secundaria como el de la Universidad, entró en una deriva nueva desde que en 1983 las instituciones internacionales, como el FMI, la Organización Mundial del Comercio y el GATS (General Agreement on Trade and Services) propusieron que las instituciones educativas se transformaran en instituciones proveedoras de servicios educativos. Años más tarde, en 1997, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico)  puso en marcha  el Informe PISA, al que España se incorporó en el año 2000. De esta manera pasamos a la fase de la mercantilización de las instituciones educativas, que dejadas en manos de la libre competencia entraron en una lucha para atraer fondos económicos, empresas, alumnos y  profesores de prestigio que dieran refulgencia a dichas instituciones, pero en la práctica se sostienen gracias al trabajo precario de profesores a los que se somete a presiones insoportables por parte de políticos, tecnócratas, alumnos, familias y por los vaivenes de los cambios en el poder de los partidos políticos con sus correspondientes chapuzas legislativas.

        El artículo también dice que “las empresas, fábricas y talleres requieren personal educado para trabajar, crear y emprender” y se necesita “un sistema educativo que adapte la oferta y la demanda, con una formación ajustada a  las expectativas del mercado”. Lo que no dice es que el mercado de trabajo sigue a las transformaciones del mercado del dinero y como éste fluctúa, y cambia continuamente, las empresas siguen el mismo camino. De tal manera, que las empresas quiebran cuando saturan el mercado con un producto que ya no se demanda, se tienen que redimensionar, externalizar, emigrar y cambiar de sector continuamente y, por consiguiente, el empleado fijo a un puesto de trabajo resulta un lastre para la empresa. El empleo estable, no se nos debe olvidar, fue una reivindicación histórica de las clases trabajadoras, que se forjó después de muchas luchas en torno al trabajo y se fue consagrando como un derecho de los trabajadores desde la segunda mitad del siglo XX.  En el capitalismo de la globalización la competencia fundamental que tiene que adquirir un trabajador es la labilidad, que es la capacidad del trabajador para cambiar de empleo, de profesión, de ciudad y de país, como estamos viendo con nuestros universitarios. De ahí, que tener una profesión o un oficio especializado ya no sirve, por lo que se necesita  un trabajador-competidor que no sepa de nada en particular y de todo en general., o lo que es lo mismo no debe saber demasiado, porque lo que importa es que asuma nuevos retos, se adapte a circunstancias cambiantes y responda proactivamente a estímulos novedosos. El capitalismo del trabajo flexible y la rimbombante “sociedad del conocimiento” que defiende Rubio Arconada, no tiene como meta asegurar un empleo estable y de por vida para poder desarrollar una profesión y un relato de identidad personal, sino el empleo basura y fomentar la inestabilidad en el empleo de por vida.  En esto no estoy de acuerdo con él. También discrepo en sus apreciaciones, cuando dice que los funcionarios de educación son privilegiados porque se pueden jubilar a los 60 años y que nos falta calle. Mire usted, cuando un funcionario de Enseñanza Secundaria consigue el destino que desea, ha recorrido un montón de plazas y ha desgastado muchos zapatos recorriendo calles y carreteras de los diversos destinos donde trabajó. En cuanto a privilegios, la estabilidad en el empleo que el funcionario tiene responde a la garantía de independencia de la administración respecto a quien gobierne y esa garantía es un pilar del Estado de Derecho para que no dependa del político de turno. Con respecto a poder jubilarse a los 60 años y con la máxima cotización, se necesita otro requisito que contempla la ley, y es que debe haber cotizado 35 años en primaria y 32 en secundaria, pero no somos los únicos trabajadores que se pueden jubilar antes de los 65, debería usted mencionar las prejubilaciones vergonzantes que llevan a cabo empresas privadas, como por ejemplo Telefónica, la Banca o HUNOSA (no me refiero a los mineros, sino a los cargos de gestión, encargados y directivos que no pican en la mina, que también se prejubilan con cincuenta y pocos años, o incluso antes).

          En definitiva, más que la educación competitiva que este señor defiende, creo que lo que necesitamos es un  proyecto de educación estética de la humanidad, donde la ayuda mutua sustituya a la competitividad; donde el trabajador se sienta motivado y no sólo se venda por incentivos. Tenemos que reapropiarnos de los espacios educativos de los que se han apropiado el plebiscito de los mercados y los dictámenes de totalitarismos estadísticos como los informes PISA  Hacer espacios educativos de formación y no sólo de adiestramiento para salvaguardar a las empresas, que aumentan sus beneficios empobreciendo a los trabajadores. Detener este darwinismo social de las competencias como competitividades de este capitalismo de ludópatas, y transformarlo en cooperación; competencias sí, pero solidarias, uniendo formación con valores éticos sensibilidad y creación. Y no consentir que los tiburones devoren los sistemas de bienes públicos, que son los que hacen que podamos vivir en sociedad y no en la barbarie. La educación competitiva está llenado el mundo de excluidos y de cadáveres, y así nos va. 

 

 

Publicado en General | No existen comentarios »

Sueños

Publicado por jcarlosrf el 5 Junio 2016

Nuestros sueños son concatenaciones simbólicas de escenas e imágenes. En ellos se modifican los acontecimientos, las circunstancias, los miedos  y las esperanzas de nuestra vida. Siempre nos asombran cuando los recordamos.

Durante el viaje en el autobús, los alumnos suelen dormir las horas que no duermen por la noche. Se me ocurrió, como cuaderno de bitácora, que los que se durmieran, diesen permiso a su compañero de asiento para que les despertara en la fase REM del sueño, que exteriormente se caracteriza por un rápido movimiento de los párpados, lo que nos indica que en ese momento estamos soñando. Si nos despiertan recordamos lo que estamos soñando. Pues bien, lo que sigue son algunos de los sueños de los alumnos que participaron en el viaje. La interpretación queda para el lector.

Sueño 1. Soñaba con un mundo mejor y me caí de la cama.

                                                            *

Sueño 2. Justo en el momento que en la habitación la cosa se estaba poniendo interesante, llamó a la puerta Sofía.

                                                                   *

Sueño 3. Irreal, la vida. Toda entera en un sueño. A la espera de una conclusión. De terminar de ver.

Comprendí la propuesta de Carlos. Estamos aquí para vivir un sueño. De repente desperté en el filo.

                                                          *

Sueño 4. Soñé que nos montábamos en un tranvía de Lisboa. Estaba tan lleno que nos robaban todo. Al final chocaba contra un muro. En ese momento desperté.

                                                          *

Sueño 5. Soñé que nos perdíamos en Oporto y por más que buscábamos no lllegábamos a la calle que queríamos. Íbamos pasando por las mismas calles continuamente sin llegar al final.

                                                            *

Sueño 6. En el viaje soñé que Johnny dejaba de gritar: “Kevin Roldan, contigo empezó todo”. Hasta que me despertó Johnny gritando la frase.

                                                           *

Sueño 7. Nos perdimos en Oporto, en la librería de Harry Potter. Nos dormimos y nos despertamos en el mundo de Harry Potter.

                                                            *

Sueño 8. Hoy soñé que nos perdíamos en el autobús de vuelta a España y nos quedábamos en Portugal. En el sueño volvíamos una y otra vez a la playa de Matosinhos. Nos perdíamos y nunca conseguíamos volver.

                                                         *

Sueño 9. Nos perdimos dos veces. La segunda en Évora. Estábamos sacando una foto y unos señores nos hablaron. Echamos a correr y nos persiguieron por toda la ciudad.

                                                           *

Sueño 10. Soñé que David Luiz no existía, pero era mentira, existe en el alma de uno de nuestros compañeros.

                                                            *

Sueño 11. Estaba soñando, cuando me despertó mi compañero de asiento que perdía el móvil en una fiesta.

                                                          *

Sueño 12.  Soñé que Pelayo dejaba de decir ” A Vale” y que Maríán dejaba otras cosas.

                                                           *

Sueño 13. Soñaba con un viaje totalmente distinto al vivido, pero este ha sido mucho mejor.

                                                             *

  Y TODOS CANTAMOS

Arremójate la tripa
que ya viene la calor,
que luego en el mes de Agosto
no suelta el agua ni Dios.

Javi el conductor
se ha comprao ahora un camión
y ahora se dedica al transporte de piña y melocotón.

Paula y Tania se han marchao a Nueva York,
una trabaja de modelo,
la otra en una agencia de información.

Raúl y Cinthia se han ido a la emigración,
ahora dicen “Gutten tachen,
Auf wiedessen, chulico”.

Arremójate la tripa
que ya viene la calor,
que luego en el mes de Agosto
no suelta el agua ni Dios.

Jaime ahora vive en badajoz

y regenta una fábrica de albornoz.

Centrón vive en León

trabaja en objetos perdidos

y software de precisión.

Aránzazu e Iván compraron un prau

y viven felices lejos de la civilización.

La Laura fichó

con un equipo de dominó.

La Tamara se esfumó.

Los tres Jorges venden coches de ocasión.

Pelayo ahora se dedica a la investigación

de limpieza de pantalón.

Sergio ha descubierto

la buena vida y la pasión.

Sofía y Rafi andan con depresión

dicen que no pueden con los alumnos de nueva generación

que andan cada noche, de habitación en habitación.

  Silvia y Claudia ya no van al comedor,

vestidas con pijamas de algodón.

De 55 vecinos que éramos
ya sólo quedamos dos:
Johnny, que es el amo,
y un seguro servidor.Johnny vive en Lisboa
aquí sólo quedo yo
con una cabra mochales,
una gaita y un tambor.

Un día cojo la cabra,
la trompeta y el tambor,
y me marcho pa Oporto
y que pregone el patrón.

Arremójate la tripa
que ya viene la calor,
que luego en el mes de Agosto
no suelta el agua ni Dios. —————————————————————————————–

Publicado en General | No existen comentarios »

VIVIR ENTRE ZOMBIS

Publicado por jcarlosrf el 23 Agosto 2015

La idea de zombi en filosofía de la mente surge en los años noventa del siglo pasado. Con ella se designa, desde un plano hipotético- teórico, a un ser que es como una persona en cuanto anatomía, biología, aspecto y  comportamiento, pero carece de conciencia; de ahí, se deriva a la pregunta: ¿cuál es la función que tiene la conciencia? De la discusión llevada a cabo por neurólogos y filósofos sobre el tema, se llegó a la conclusión de que el zombi no posee lo que se conoce como “qualia”, es decir, las vivencias internas que constituyen el flujo de la conciencia. Serían ejemplos de qualia sentir con los dedos la suavidad de la piel,  el olor de un perfume, o la rojez de lo rojo. Son las cualidades que no forman parte de la naturaleza de la realidad, sino que sólo forman parte de nuestra forma de percibirla. En otras palabras, los qualia serían las vivencias que tiene uno mismo de las sensaciones y emociones pero son inaccesibles para los demás. Según el filósofo de la mente Wilfrid Sellars, “los qualia son lo que hacen que merezca la pena vivir la vida, porque son la vivencia misma”.

      Pues bien, hace tiempo leí el estupendo libro de Jorge Fernández Gonzalo, “Filosofía zombi”, finalista del premio Anagrama de ensayo 2011, en el que plantea un concienzudo análisis de la sociedad tecnificada en la que vivimos que nos aliena de los hechos reales; hoy acabo de ver en vídeo la película “Wordl War Z”, versión cinematográfica de Marc Foster de la novela de Max Brook, que tiene el mismo título, y me he dado cuenta que la noción filosófica de zombi puede dar lugar a muchas metáforas. Entre ellas, la idea de que lo humano es un constructo, y como tal se lleva a cabo a través de la cultura y  sus mitos; hoy esa construcción de lo humano la hacemos en la relación que establecemos con la máquina. Los afectos que nos habitan se elaboran a través de esos ordenadores de bolsillo en que se han transformado los teléfonos móviles.  Los autores que nos hablaban de zombis filosóficos argumentaban que estos seres eran posibles desde el punto de vista lógico, pero no desde el ontológico, pero se equivocaron, porque los zombis ya están aquí y podemos distinguirlos fácilmente. Llevan en la mano, cuando merodean por la ciudad, un teléfono móvil, al que miran absortos, hipnotizados, atraídos por el brillo sin luz de la pantalla, permaneciendo ajenos a lo que ocurre alrededor. Tampoco escuchan el sonido y el ruido del mundo exterior, sus oídos están conectados a los auriculares.  Este verano, que tienen su hueco en la moda las gafas de sol de espejo, en su versión retro, no sabremos si miran o no miran en la dirección que éstas enfocan. No ven, no escuchan, no hablan; son una especie de síntesis de los tres monos sabios de la famosa escultura de madera japonesa.  Se movilizan acompasadamente al ritmo de los tiempos que sus dispositivos les imprimen cuando chispean. Dedican el tiempo, mientras caminan por el espacio urbano, a jugar, navegar por la red, o conversar mediante el WhatsApp, teclean compulsivamente con el pulgar, buscan, abren, abren, cierran, cierran, revisan y están incondicionalmente online las veinticuatro horas de los efímeros días. Una ontología mediada por la máquina y los ojos que la miran. La mirada ya no es lo que era…¡Qué pena!

      Hoy, mientras paseaba, he chocado con tres de ellos y no sé si me habrán inoculado el virus. A mí me gusta todavía sostener las miradas de la gente aunque sean miradas ausentes, también escuchar, a veces, sus palabras y contemplar el movimiento para poder comprender la intencionalidad de su conducta. Sin embargo, después de estos roces con los zombis, tengo un brote de acto reflejo: desbloqueo de vez en cuando la pantalla para ver si tengo algún WhatsApp, un mensaje, alguna llamada perdida… Mis ojos se entretienen ansiosos mirando el dispositivo y me sumerjo en un profundo horror vacui. Presto poca atención a mi entorno, a los cuerpos y a los sonidos de una  sociedad de movimientos continuos que me obligan a reaccionar y a redirigir mis pasos.  ¿Estaré yo también contaminado por esta cultura- red  individualista y competitiva? Siento que se funden en un mismo plano lo que soy,  lo que los otros ven, lo que la máquina me muestra, lo que la aplicación me permite y vivo como espectador en un teatro cuyo telón nunca baja. Percibo la unidimensionalidad de mi pensamiento a modo de un eclipse. Cuando oteo mientras el autobús se retrasa, en la cola del supermercado, en la vuelta a casa del trabajo observo a una población que parece haberse vuelto indiferente al sentido de la vida. No será como dice el filósofo Slavoj Zizek (el procesador de texto no me permite poner los circunflejos a las “zetas”) que la sociedad se ha vuelto cínica, porque sabemos todo lo que nos pasa y no nos importa. Confiamos en los lazos débiles de nuestros dispositivos porque huimos de aquello que requiere tiempo y profundidad. Parece que la vida  para una gran mayoría de sujetos careciera de valor si no están conectados a la red. Ignoran que las relaciones sociales son esenciales para construirnos como humanos. Los móviles se han convertido en la selva que nos habita, en estos tiempos hipertecnológicos.

CODA: Tendrán que ir pensando las nuevas Corporaciones locales que han salido de las elecciones y de los posteriores pactos, en habilitar en las ciudades un “carril smartphone”, como el que se ha creado en Chongqing (China), para que circulen por él los zombis de la tecnología, cuya proporción aumenta exponencialmente, y así evitar que choquen con  otros transeúntes, no siendo que con el roce nos inoculen  el potente virus de este nuevo Leviatán, que todavía no sabemos a dónde nos conducirá y cuál será el significado de esta gran metamorfosis en las relaciones humanas.

 

 

 

 

Publicado en General | No existen comentarios »

LA FILOSOFÍA DE LOS FÍSICOS

Publicado por jcarlosrf el 23 Agosto 2015

Se celebra esta semana, del 13 al 17 de julio, en Gijón, la XXXV Reunión Bienal de la Real Sociedad Española de Física. En la que físicos de reconocido prestigio, españoles y de otras nacionalidades, debatirán y charlarán sobre las últimas investigaciones en energías, física nuclear, física médica, física de plasmas, nanotecnología, superconductividad, materiales, etcétera. Aprovechando el evento se me ha ocurrido hacer una breve reflexión de cómo la filosofía ha influido en las teorías, en los conceptos y en las interpretaciones que de la naturaleza, de eso que llamamos “realidad”, han hecho los físicos.

            La física y la filosofía tienen un  mismo origen.  Los primeros filósofos presocráticos, de Tales a Demócrito, se les denominó físicos porque sus investigaciones versaban  sobre la Physis, que se suele traducir por naturaleza, aunque el concepto de naturaleza que manejamos hoy, tiene un sentido distinto al que tenía para los presocráticos.

 Las teorías físicas intentan dar una imagen de la realidad y establecen relaciones con las impresiones sensoriales de las que se derivan nuestras ideas. Comenzaré esta reflexión por la génesis de las ideas sobre esa realidad huidiza que está ahí, frente a nosotros, y que aspiramos a conocer. Nuestros órganos de los sentidos nos ponen en contacto con el mundo exterior del que recibimos los estímulos -ondas electromagnéticas, ondas sonoras, temperatura, etcétera- y estos estímulos producen variaciones eléctricas que se propagan a través de los nervios hasta el cerebro. Este adquiere una serie de cambios, que en terminología del filósofo empirista Hume ( 1711-1776), se denominan percepciones, que se dividen en impresiones e ideas, dependiendo del grado de intensidad y el orden temporal en el que aparecen. Las impresiones son las percepciones vivas y actuales que nos suministran los sentidos externos o nuestros estados anímicos- reflexión- ; las ideas son las percepciones débiles que son copias, recuerdos de las impresiones. Pues bien, nuestra mente, que está dotada de actividad, es capaz de asociar estas ideas y podemos transformarlas mediante nuestro pensamiento y nuestro lenguaje simbólico en leyes naturales cuando descubrimos la uniformidad de la naturaleza, que significa que lo que ocurre una vez volverá a producirse en circunstancias similares. Una vez hecho este descubrimiento la física resultó posible. Su objeto, en consecuencia, es descubrir el modelo de los acontecimientos que rigen los hechos naturales que no ocurren al azar sino conforme a un modelo invariable. Pero las cosas no son tan sencillas. Destaquemos dos ideas que tuvieron una profunda controversia en la filosofía y en la física, que mediante sus progresos respectivos  destruyeron viejos conceptos y crearon otros nuevos.

Una de las ideas filosóficas, que dirigió el acontecer de la física, fue la idea de “vacío” que postulaban, como realidad existente, los filósofos atomistas y que negaban los filósofos aristotélicos, afirmando la existencia de la quinta esencia o éter,  que Einstein desterró de la física en el siglo XX. Este esquema dual: “materia/vacío”, por una parte; “éter”, por otra, presidió la controversia en la física de los siglos XVII, XVIII y XIX. De la amplia temática sobre este tema voy a destacar, por cuestiones de espacio, la aparición de la categoría de energía que comprometió la dualidad materia/vacío. El triunfo de Newton sobre Leibniz- ambos creadores del cálculo infinitesimal- fue debido al hecho de que Leibniz no creía en energías al margen de la materia y los newtonianos sí. La luz y el electromagnetismo, fenómenos denominados “inmateriales”, se creía que podían ser vibraciones de un medio especial, no material: el éter. Para los otros el vacío existe, es la ausencia de masa-materia en términos de energía.

Una segunda idea, que fue el descubrimiento más importante de la física del siglo XX, es que el mundo no está sujeto al determinismo- idea filosófica-, es decir, que el pasado puede condicionar, pero no determinar lo que ocurrirá después. Se tambaleaba, por tanto, el principio de causalidad, y con él lo que fue durante muchos siglos el bastión de la metafísica.  Muchos físicos se resistieron a lo que postulaba la nueva física cuántica, porque creían que la naturaleza podía parecer fortuita pero sólo porque no conocíamos los resortes internos de sus operaciones. A los físicos deterministas no se les pasaba por la cabeza que las leyes del azar podían suministrar una alternativa a las leyes causales. Pero las mentes intrépidas: Planck, Heisenberg, Born, Bohr, Schrödinger, Pauli y otros, que no siguieron el camino trazado, fueron preparando el escenario para la aparición del indeterminismo.

        Como no es mi propósito acabar aburriendo al lector con intrincadas cuestiones físicas, haré, para terminar, un ejercicio de reminiscencia (recuerdo) citando a un profesor que me impartió clases, en aquel lejano curso del 83-84, de una asignatura de la licenciatura de Ciencias Matemáticas, titulada “Métodos matemáticos aplicados a la física”. Él, cuando se refería a los físicos y a los químicos, siempre les llamaba “cacharreros” porque para probar sus leyes siempre hacían uso de “cacharros”, por el contrario, los matemáticos y los filósofos, decía, sólo nos hace falta un bolígrafo y un papel para plantear y resolver nuestros problemas.  Su héroe preferido, en el campo de la física, era Wolfgang Pauli, que según cuenta la leyenda se dormía o aparentaba dormirse durante las conferencias y el ponente temía que despertara, porque sus preguntas premeditadamente ingenuas, dejaban descolocados y estupefactos a los congresistas. Espero que en este simposio quede algún que otro “Pauli”, que haga alguna pregunta incómoda sobre este desarrollo que, sobre todo, Occidente ha experimentado, gracias a la física, en una dirección determinada: la tecnología y los artefactos técnicos; que nos han solucionado problemas vitales, pero como éstos tienen sus leyes propias, deben ser también los mismos físicos, guiados por la filosofía moral (ética), los que muestren a los políticos como decía Max Born, en el libro “Ciencia y conciencia en la era atómica”: “el camino de retorno a la cordura y al humanitarismo, como ya lo intentaron en una ocasión los dieciocho de Gotinga”.

Por cierto, en el decálogo (y medio) del buen congresista dice una de las leyes: “Todo buen congresista debe ser, en cierta medida, escéptico respecto al valor de su utilidad personal. Y ha de ser de la opinión de que el primer interesado en su especialización profesional probablemente no sea él”.

Publicado en General | No existen comentarios »

EL ESTADO DE LAS TINIEBLAS

Publicado por jcarlosrf el 22 Enero 2015

Releí hace poco el libro “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad. El argumento del libro inspiró a Francis Ford Coppola en 1979 el guion de la película “Apocalypse Now”. El libro está ambientado en la colonización belga del Congo, a finales del siglo XIX,  la película en la guerra de Vietnam. “¡Matadlos a todos!”, escribe Kurtz en un informe a la empresa colonial sobre el estado de salvajismo de sus dominios.  Parece que los terroristas del proclamado Estado Islámico (EI) también se hubiesen inspirado en este libro, como solución final, mas que en la lectura sosegada de el Corán, para llevar a cabo el terror que están perpetrando en Siria, y en ese tercio del territorio Iraquí que se encuentran bajo su control. Ese “¡matadlos a todos!” de Abu Bakr al Bagdhadi, líder del EI, encierra una fractura metafísica entre el Yo/Otro, el Nosotros/Ellos. Unos seres son los nuestros: nuestra cultura, religión, ideología, grupo, etcétera y del otro lado ya no hay sujetos, individuos o personas, sino infieles, demonios, hijos del gran Satán que podemos aniquilar sin culpa. Viejos sueños ya repetidos de la historia política y cultural.  Yo me pregunto, ¿qué condiciones se dan  para que haya seguidores de esta ideología macabra y sádica, que pretende instaurar un “Estado” de tinieblas de alcance mundial? Veamos.

          Según las investigaciones neurofisiológicas, nuestro cerebro humano está compuesto por tres capas o “cerebros”, que se fueron añadiendo según las necesidades evolutivas. El primero es el reptiliano, lo tenemos en común con los reptiles, preparado para la supervivencia. Su función consiste en huir o pelear, satisfacer la sexualidad, regular el hambre, la sed, defender el  territorio etcétera.  Controla nuestra vida instintiva, incapaz de pensar, ni de sentir, puro impulso  Su función es conservar la vida y es capaz de cometer las mayores atrocidades. Denominado paleoéncefalo, ahí es donde se desarrollan los traumas psicológicos, y donde se alojan los miedos y las fobias. Cuando predomina este tipo de cerebro en un ser humano, le hace comportarse como si fuese un animal salvaje.

El segundo cerebro es el que tienen los mamíferos, denominado Mesoencéfalo, en este sistema se dan los procesos emocionales: sentir empatía, desear. Proporciona los afectos, que los mamíferos necesitamos para sobrevivir. Su función es controlar la vida emotiva: la consideración, escucha, ternura, compasión, etcétera. Capaz de aprendizaje y de memoria.

El tercer cerebro que habita en nosotros, es el telencéfalo, es el cerebro que tenemos los primates y también algunos cetáceos. Está relacionado con la corteza cerebral. Es el que nos permite razonar. Con él podemos abstraer, generalizar, deducir, anticipar el futuro, planificar y nos permite articular un lenguaje simbólico. Tiene la capacidad de poner en relación los tres tiempos (pasado, presente y futuro), y hace viable la aparición de la locura o Psicosis, donde se toma por real lo que no existe más que en la imaginación.

          Pues bien, hago la anterior digresión sobre nuestro cerebro triuno porque creo que los islamistas radicales ya no adoran la religión de Mahoma, sino que su cerebro está tan embotado que han pasado a adorar la locura y la muerte, como Kurtz en “El corazón de las tinieblas”. Han puesto a éstas sobre los altares y profesan, bajo el dominio de un cerebro reptiliano,  tanto la demencia como la agonía de su religión revelada. Son hijos de esas ideas con las que jugaron el colonialismo europeo, y posteriormente Estados Unidos y la Unión Soviética, ideas mortíferas que no obedecen a las leyes de la objetividad, de la mesura y de la coherencia de un  cerebro racional. Ellos se consideran víctimas de esas ideas que se han instituido como las únicas guías de esos cerebros de la desmesura. El animal que nos habita surge en todas las guerras: matamos, degollamos, torturamos, esclavizamos y crucificamos. La muerte y el caos se visten con los atributos del orden. Se han  cometido tantas aberraciones… Invadimos Afganistán e Irak, destruimos su Estado; dejamos al carnicero de Damasco que masacre a su pueblo y cometiese sus felonías, mirando para otro lado, hemos engendrado seres cuyas vidas ya no tienen valor. Como su vida no tiene valor, ¿cómo van a preocuparles las vidas ajenas?  La única salida que les queda  es la destrucción y la autodestrucción. Creen que sólo pueden triunfar exterminando al que no es como ellos.  El instinto de conservación de su cerebro reptiliano se ha debilitado tanto, viviendo durante años instalados en la ignominia, que pueden inmolarse, porque sus cerebros de mamífero y primate también han dejado de funcionar correctamente. Carecen de empatía porque han vivido situaciones que les hacen preferir “un final terrible a vivir un terror sin fin”. Sus consignas y creencias son los deseos de muerte y los delirios de grandeza. Entre sus objetivos está restaurar una identidad religiosa mediante un califato que llegue hasta Al Andalus.

         Ahora bien, con cierto esfuerzo podemos  llegar a “comprender” su radicalismo y su enfermedad cerebral debidos a las condiciones infrahumanas en las que han vivido durante demasiado tiempo en Palestina, Siria, Irak, Afganistán, etcétera. Pero ¿qué impulsa a esos jóvenes europeos, descendientes de inmigrantes procedentes de países islámicos, que son la segunda y tercera generación, a radicalizarse de esa forma?  No creo que sea sólo una crisis de identidad, sino que también son perdedores radicalizados, de alguna manera. No se han integrado en las sociedades europeas  y superan su aislamiento socializándose con otros que les muestran comprensión, reconocimiento y les dan la bienvenida a su causa. En palabras de Fernando Reinares, en un artículo publicado en “El País”: “el EI  les ofrece nada menos que formar parte de una sociedad yihadista, de un califato con territorio reducido pero al que sus arquitectos logran dar visos de expansión, de un orden social y político en el que reiniciar sus vidas, incluso emigrando en familia, con un nuevo significado y una nueva identidad colectiva en la que reconocerse a sí mismos y ser reconocidos por los demás”.

          Por lo tanto,  si nos paramos a analizar las creencias de estos cerebros enfermos, tropezaremos siempre con ese carácter irreductible, invulnerable e irrefutable. La creencia es un modo de apego que liga a un sujeto incierto con un objeto indeterminado. La creencia es un puro acto de adhesión, es un síntoma en el sentido clínico. Lo que creen no es nada, el acto de creer en esa utopía retrospectiva es todo. Y cuantas menos perspectivas tenga el EI de llevarse a cabo, más fanáticamente se aferrarán a él. En cualquier caso, si a la violencia sólo respondemos con violencia (por enésima vez  bombardeamos su territorio) aumentará el número de reclutamientos. Tal vez ha llegado la hora de reinventar y repensar Occidente, con los cerebros de mamífero y de primate, de lo contrario, no lo repensaremos más que en medio de las ruinas macabras de los cerebros reptilianos.

 

 

Publicado en General | No existen comentarios »

¿QUIÉNES SOMOS?

Publicado por jcarlosrf el 22 Enero 2015

            Dos asuntos han captado mi atención estos días pasados. El primero es el de Francisco Nicolás Gómez, llamado por la prensa y los medios “el pequeño Nicolás”. Este joven pepero de las nuevas generaciones acusado por estafa y suplantación de identidad, que pasará a formar parte de la picaresca de este país de impostores célebres.  El segundo es el de ese “payaso diabólico”, que se paseaba de madrugada por las calles de Gijón, fotografiado por algún compañero- sus imágenes no eran autofotos- y  posteriormente colgaba las fotos en Instagram. Aunque ambos casos no tienen evidentemente ninguna relación, me llevan a reflexionar sobre esa maraña de  identidades, en un mundo que va demasiado rápido y por eso ya no existen identidades fijas y estables.

           La colosal cantidad de artefactos que rodean nuestras vidas son los que nos crean las identidades. Éstos generan los contextos en las que florecen.  Son los sistemas de signos, símbolos y convenciones los que inventan nuestra manera de “ser en el mundo”. Por eso necesitamos imágenes de nosotros mismos que nos aseguren que hemos sido y qué hemos sido. Forman parte de esa partida de mus entre lo que es real y lo que es posible y la necesidad que tenemos de contarnos a nosotros mismos lo que somos y de recordarnos quiénes somos.

            Perdemos nuestra propia identidad cuando creemos como reales esas fuerzas incontroladas de la imaginación que operan en nuestra mente, nos conducen a la alucinación y nos forman personalidades múltiples que entrelazan lo real y lo imaginario. De esas identidades virtuales, convertidas en relatos, formará parte “el pequeño Nicolás”, el día que alguien se decida a escribir su interesante biografía.  Del mismo modo, podemos entrever el afán de notoriedad y la necesidad de exhibirse que, a mi modo de ver, llevó a ese friki, disfrazado de payaso, a notificar el Halloween 2014 de esa manera tan peculiar.

 Estos dos casos me permiten extrapolar a la trama de nuestra sociedad-red y el poder que la habita.  Lo que siempre se calificó como megalomanía o enfermedad mental, caracterizada por los delirios de grandeza y poder, que producían la hipertrofia del yo hasta el paroxismo, ahora, mediante la fotografía instantánea, los selfies y los portales de Internet, en los que podemos colgar nuestros momentos íntimos, nos permiten convertirnos en la personalidad del momento y se considera normal. Las identidades, en esta cultura de apariencias, espectáculo y  visibilidad constante, lo que buscan es el reconocimiento y el deseo de ser visto. Hay que aparecer para ser. La intimidad se convierte en extimidad –hacer externa la intimidad-, cuando lo que no aparece no existe. Guy Debord, en el libro “La sociedad del espectáculo”, decía que el espectáculo se convierte en una afirmación indiscutible y los medios se convierten en fines, “lo que aparece es bueno, y lo que es bueno aparece”. Fotografiamos momentos de nuestras vidas y luego exponemos las fotos en esas ventanas de Instagram para que todo el mundo las vea, convirtiéndolas en un “presente presentificado”. Vivimos vidas diferidas: alguien que no está donde está y está donde no está. “La vida está en otra parte” era el título de una obra de Milan Kundera, y como también decía Bloch “allí donde no estás, allí está la dicha”. Borramos lo real por medio de la representación. La vida es interesante si y sólo si está mediatizada. Los modelos que nos endosa esta sociedad de la exposición permanente, relegan los valores interiores, porque lo invisible no existe ya que no muestran ningún valor. Todo está volcado hacia fuera y se convierte en una mercancía, hecha a la medida de las técnicas del marketing.

           “El pequeño Nicolás” se fotografiaba al lado de políticos y personas poderosas; el “payaso maléfico” jugaba con la máscara y el disfraz, ambos se sirvieron de lenguajes con múltiples significados, códigos confusos, para aumentar la tensión y el encanto, porque sabían que la transparencia y la autenticidad no dejan a la fantasía y a la imaginación generar sus posibilidades de juego. Escribía Simmell en su obra “Sociología”: “estamos hechos de tal manera que no solo necesitamos una determinada proporción de verdad y error como base de nuestra vida, sino también una cierta proporción de claridad y oscuridad  en la imagen de nuestros elementos de vida”.

         En definitiva, el uso desmesurado de Internet, a modo de confesionario,  con sus blogs, fotologs, webcams, second life, Twitter, Youtube, Facebook, etcétera, permiten que cualquiera con un poco de imaginación se pueda convertir en un personaje famoso, atractivo o siniestro, haciendo de su vida y sus andanzas un espectáculo, para consumo de miles de espectadores que pasan parte de su corta vida pegados a las pantallas. Ese es el “yoísmo” y el narcisismo que nos habita. Un “yo” que en su soledad experimenta situaciones de intercambio y diálogo con otros, ensayando estrategias que contribuyen a definir su identidad, donde las fronteras entre lo real y lo fantástico, la apariencia y la esencia resultan borrosas. Nuestra identidad estable se ha roto, se ha escindido. Atravesamos por una crisis de identidad que queremos recuperar por medio de acontecimientos imaginarios vividos en una niebla de artilugios y que son susceptibles de convertirse en leyendas.

         La realidad humana, en esta época tecnocrática, está contaminada por una imaginación exacerbada, de tal manera que ya no somos lo que nos sucede en el tiempo y en el espacio, sino lo que estructura mi existencia como si fuese un relato con sentido para consumo de los otros. Por eso responder a la pregunta- compleja desde el punto de vista filosófico- por quiénes somos, nos conduce a una respuesta trivial: somos puro show.  

 

Publicado en General | No existen comentarios »

Fetiche

Publicado por jcarlosrf el 4 Mayo 2014

                                                   FETICHE

          Un fetiche se define como un objeto de culto al que se atribuyen poderes mágicos, prodigiosos, y al que se rinde una devoción excesiva. No estoy hablando de un coche,  ni de una moto de gran cilindrada, con la que se ligaba a la salida de una discoteca, ni de un equipo de música; me estoy refiriendo a ese mini ordenador que nos hemos colocado en el bolsillo: el teléfono móvil.

          El caso es que hace unos días, después de muchas reticencias a cambiar mi viejo celular, que ni siquiera tenía cámara de fotos, he adquirido uno de esos aparatos con conexión a Internet, porque últimamente mis amigos se estaban olvidando de mi. Decían que no se podían comunicar conmigo mediante WhatsApp. Las citas ahora se hacen mediante esta aplicación, que es muy oportuna y además casi gratuita, de momento. He caído en la trampa, porque este “cacharro” nos convierte en zombis supeditados a la tecnología. Con él pasamos de ser individuos atentos, que observábamos y oíamos lo que sucedía a nuestro alrededor, a ser nosotros mismos sólo cuando escribimos y leemos en una pantalla. Cada vez es más real la escena de la película Matrix, en la que Trinity le tira el móvil a Teo a una carretera y éste queda desolado porque la agenda de su teléfono contenía toda su vida. Guy Debord en el libro “La sociedad del espectáculo”, publicado en 1967,  decía que: “el arte de la conversación está muerto, y pronto estarán muertos todos los que saben hablar”;  palabras proféticas sin duda, que hoy tienen pleno sentido en un mundo en el que el teléfono celular-nombre debido a su parecido con los seres unicelulares, llamados paramecios, pero que también significa celda y ámbito clausurado- está en todas partes y los programas de mensajes instantáneos invaden las computadoras de bolsillo, invitando a una comunicación mediada y a un “diálogo” constante y sin fin, sobre banalidades.  Lluvia de datos, que en la vorágine incesante de su rapidez, no nos permiten reflexionar,  porque reflexionar consiste  en detenerse para ponderar y no precipitarnos, tomando tiempo antes de hablar o escribir. Ahora escribimos tecleando en una pantalla, en cualquier lugar y en cualquier momento. Aceleración de los tiempos en los que vivimos, que dejan a un lado las vivencias y la posibilidad de transformarlas en experiencias.

         El otro día pregunté a un alumno, al que pillé wasapeando con el móvil en clase,  si no había probado a estar desconectado un tiempo, y charlar en el recreo con sus compañeros, en vez de estar tecleando mensajes de manera compulsiva.  Con la conversación que mantuve con él me di cuenta que los límites que establecíamos, los que crecimos  en el mundo analógico, entre estar conectados o desconectados, no están definidos en los adolescentes. Para los jóvenes, que crecieron en el mundo mediado por las siempre nuevas tecnologías, no existen fronteras de demarcación entre uno y otro  porque ambos forman parte de su vida. No dejan de estar conectados,  aunque hayan interrumpido su conexión y no dejan de estar viviendo el mundo real aunque estén conectados a la red. Los jóvenes se mueven en dos mundos que no son contrapuestos, sino que los viven como convergentes y complementarios. De igual modo, no diferencian lo público y lo privado porque para ellos la privacidad no tiene nada que ver con la idea que tenemos algunos adultos.  Confiesan su intimidad públicamente, cuelgan fotos, cuentan lo que hicieron ayer o con quién va a quedar mañana por la noche.  La intimidad de la vida privada deja de ser un espacio reservado y pasa a ser un escenario en el que poner en escena su personalidad.

       Me decían los alumnos que encuentran placer en chatear y decir cosas en el facebook, porque se sienten más atrevidos que hablando personalmente con sus amigos. Les gusta que les lean lo que escriben y que les dejen comentarios, porque así sienten que interesan a los otros y cuando hablan de algún tema en el facebook se animan más a decir ciertas cosas que no dirían personalmente.  Les comenté si no habían pensado que podía ser una adicción, en el sentido de la ansiedad que les puede provocar no estar conectados, o el estado de ánimo que sentían al no poder hacer nada sin el fetiche. El enganche es tal, que un día  que no funcionó el WhatsApp durante unas horas, se notaba cierta intranquilidad entre la gente.

       Los mensajes de texto simplifican la expresión de esas emociones que en realidad nunca deberían ser expresadas en una pantalla. Un mensaje simple y prefabricado abandona la riqueza de la comunicación oral. La paradoja, la ironía y la sutileza desaparecen y se transforman en simplezas y en trivialidades escritas.  Estamos asistiendo, sin darnos cuenta, a la transparencia de una vida que se vive en un conjunto de sistemas electrónicos que chispean cuando estamos en línea. Nuestra soledad se encuentra cortada por una maraña de pulsaciones y de mensajes. La opción por la electrónica disminuye la esfera privada y llegará el día que olvidemos que había otra forma de vivir y de quedar. Peroratas convertidas en realidades aparentes, hay que aparecer para ser. Creer que has actuado porque te has expresado, pero en el fondo no has dicho nada. Wasapeamos en el vacío, cuando hablamos por hablar, y mandamos la foto, al ausente en la reunión, de lo que hay en la mesa cuando nos disponemos a cenar. Curioso mundo, donde la visibilidad condiciona los valores y las aspiraciones.

         Tal vez la única forma de protestar contra esta lluvia de fetiches, que se han erigido en simulacros de comunicación,  sea el silencio elocuente, que nos permita  la posibilidad de ponernos de acuerdo con nosotros mismos; tal vez la diferencia más esencial entre el hombre y el animal. Pero, ¿seremos capaces de desconectar o esperaremos ansiosos al Mobile World Congress 2015 ?

José Carlos Rivera Fernández. Profesor de Filosofía

Publicado en General | No existen comentarios »

EL ABORTO…¿OTRA VEZ?

Publicado por jcarlosrf el 30 Enero 2014

Me parece increíble tener que dedicar un espacio de reflexión a este tema en el año 2014. Fue un tema que se trataba en ética cuando era alternativa a la asignatura de religión católica.  Yo creía que había quedado dirimido, al igual que la objeción de conciencia al servicio militar, la ley del divorcio, la fecundación de niños in vitro y posteriormente la ley de parejas de hecho y de matrimonios homosexuales, que ocuparon muchas de nuestras horas. Pero veo que el partido con mayoría absoluta que nos gobierna, y que confunde ésta con el absolutismo, vuelve a promulgar una ley del aborto que nos retrotrae a los años ochenta. El PP sabía muy bien que los ciudadanos, en momentos de crisis, están dispuestos a entregar un poder inmenso a cualquiera que afirme disponer de la fórmula mágica para sacarnos del atolladero, en el que nos había metido el anterior gobierno socialista, pero también ellos mismos,  porque la burbuja inmobiliaria, que fue una de las causantes de la estafa, comenzó cuando gobernaba “el del bigote”. Estos señores que nos gobiernan nos están llevando a la desesperación en todos los frentes porque están agitando “una cucharilla de café en las cuencas de nuestros ojos” (Ignacio Recio dixit). Otra vez vuelven a confundir los conceptos de ser en potencia y ser en acto que ya habían quedado claros y distintos desde Aristóteles. Una cosa es el ser que eres en este momento del presente-ser en acto- y otra es lo que puedes llegar a ser en el futuro-ser en potencia-. Digo esto, para que dejen de argumentar que un embrión es una persona, porque los embriones, los fetos y los bebés no son todavía personas en acto, sólo en potencia. Pero tampoco son personas los humanos con una disminución mental grave, y los moribundos que viven vegetativamente conectados a tubos que suplen sus funciones vitales. Una persona es un humano que está en pleno uso de sus facultades cognoscitivas, es decir, cuando posee conciencia, memoria, pensamiento,  es capaz de tomar decisiones que implican a su voluntad y además tienen sentimientos conscientes. Por lo tanto, la vida personal es más corta que la vida de un organismo. Obviamente, me objetarán que eso no implica que podamos deshacernos de ellos, pero lo que no es de recibo es que una mujer sólo pueda interrumpir voluntariamente su embarazo bajo dos supuestos: en caso de violación y en caso de riesgo real para su salud. Y ¿si quiere abortar cuando se detecta una anomalía en el feto? o ¿si decide interrumpir voluntariamente su embarazo por circunstancias personales o sociales?  El gobierno, en estas cuestiones,  no debería pronunciarse, más allá de una ley de plazos, que obstetras, genetistas y biólogos consideran razonables porque ya se ha desarrollado la corteza cerebral en el feto-doce semanas-, y dejar libertad para que la mujer elija. Decía un escrito anónimo que “de la piel para adentro empieza mi exclusiva jurisdicción. Elijo yo aquello que puede o no cruzar esta frontera. Soy un Estado soberano, y las lindes de mi piel me resultan mucho más sagradas que los confines políticos de cualquier país”.

Están expoliando nuestros derechos, haciendo uso de un cinismo sin precedentes. Porque estos señores que en su día clamaban contra la ley del divorcio, se divorciaron y se casaron un montón de veces; ya sabemos que el divorcio es cosa de ricos, porque los pobres cuando se divorcian quedan hundidos en la miseria. Además, estos individuos que estuvieron en contra de la ley del aborto socialista de los ochenta, iban a Londres a abortar, porque en España no se podía hacerlo y ellos podían permitírselo. Muchos que ponían el grito en el cielo porque se podían casar los homosexuales, eran homosexuales reprimidos, que haciendo uso de un mecanismo de defensa freudiano- denominado formación reactiva- que consiste en no aceptar conscientemente su deseo homosexual, desarrollan actitudes hostiles y agresivas hacia los homosexuales, lavando así sus propios deseos. Estos que no paran de decirnos lo que se siente en el infierno, no nos explican tan bien y de forma tan clara lo que ellos, los elegidos, sienten en el cielo. Esta derecha instalada en el poder nos lanza el mismo mensaje que el de la conferencia episcopal: “que si la vida es un valle de lágrimas que nos corresponde por haber vivido por encima de nuestras posibilidades”, “sed austeros”,   “no os dejéis llevar por el deseo, mortificar el cuerpo para salvar el alma”, como si el deseo sólo estuviese reservado para las élites y los demás no tuviésemos derecho a disfrutar de él. Ya sabemos que el poder absoluto es siempre “el poder de controlar el poder del deseo”; la mayoría más pobre, la minoría más rica; distribución desigual de la felicidad y de los placeres, que como decía Millás, “lo que molesta a Dios y Ana Botella es que usted intente ser feliz sin su autorización”.

En fin, es innegable que a través de esta nueva ley del aborto, el moralismo más casposo, intransigente y ultramontano vuelve a surgir. El control del embarazo es esencial para la emancipación de las mujeres, porque les permite participar en mayor medida en la vida pública y también les da libertad para tener una vida sexual menos angustiosa, para no ser prisioneras de su sistema reproductivo. Lo que se logra con una buena información sobre métodos anticonceptivos- como son los preservativos, el DIU, los espermicidas, la píldora abortiva y llegado el caso la ligadura de trompas, en la mujer que no desea tener más hijos o la vasectomía en el hombre-que se tiene que hacer en los institutos, pero no promulgando leyes, como esta del PP, que nos sitúa a la cola de la Europa más progresista.  Por cierto, ¿para cuando una ley de la eutanasia que nos permita poner fin a la vida sin dolor y con dignidad?

Publicado en General | No existen comentarios »

¿OPOSICIONES?…¡SÍ, PERO NO ASÍ!

Publicado por jcarlosrf el 29 Enero 2014

 

  

         Aunque el título de este artículo parece el eslogan de una pancarta, que también, es mucho más. El otro día, a la hora del recreo, pasé por la sala de profesores y estaban mis compañeros y compañeras interinos con el ánimo bastante soliviantado. Les pregunté cuál era el motivo de su cabreo y me comentaron que la Consejería de Educación  parecía decidida a convocar este curso oposiciones a los cuerpos de profesores de enseñanza secundaria y de formación profesional. Mi sorpresa fue mayúscula, porque lo que debería ser un motivo de regocijo, dado que la aspiración obvia de un interino es ocupar una plaza estable y dejar de ser una especie de buhonero del saber, que va de un centro a otro en un zigzagueo sin fin, no parecía serlo. Pero claro, cuando me dilucidaron el asunto, me di cuenta que tenían sobradas razones para no estar de acuerdo con la convocatoria de oposiciones. En lo que sigue voy a intentar analizar el problema, para que los lectores lo comprendan. Veamos.

         En la educación llevamos tiempo viviendo años de fuego. No hay un solo curso  que carezca de conflictos. Primero fue la chapuza de la mal llamada carrera profesional, después vinieron los recortes, que se tradujeron en la eliminación de una paga extra, que se añadía a las cuantiosas pérdidas de poder adquisitivo, debidas a las sucesivas congelaciones salariales y a la bajada del sueldo, que sufrimos todos los funcionarios en Mayo de 2010. Por si esto fuera poco, se amplió en dos horas lectivas el horario semanal y se aumentó la ratio de alumnos por profesor. No se repusieron parte de los profesores que se jubilaron, que fueron aluvión con la jubilación LOGSE, que permitía retirarse con sesenta años. La tasa de reposición es de un 10%. Las consecuencias han sido obvias: muchos menos profesores interinos contratados. Y aunque se dice desde la Consejería que no es verdad que haya disminuido drásticamente el número de contratados con respecto a otros años, no cuentan que de los 2300 interinos- aproximadamente- que trabajan en educación, unos 800 lo hacen a media jornada.

Ante este panorama, después de cuatro años congeladas las oposiciones de la mayoría de las especialidades, la Consejería de Educación anuncia a bombo y platillo que este año habrá oposiciones, anunciaban que iban a salir 14 plazas, ahora parece que saldrán 39.  Me parece una burla, un  auténtico atropello, un fraude y una deriva hacia el mínimo común denominador. Por un lado el gobierno regional critica la LOMCE y se proclaman defensores de la educación pública y por otro aplican las políticas del gobierno central con una total fidelidad. Creo que defender la educación pública es convocar oposiciones todos los años con parte de las vacantes que se necesitan. Si trabajan unos 2300 interinos, ¿cómo es que sólo convocan 39 plazas? Para ese número insignificante de plazas, ¿se pueden permitir gastar en la convocatoria-según palabras de la consejera- un millón de euros? Ahora se estima en sólo medio millón de euros. ¿Cómo se puede cambiar en unos días unas cifras por otras? ¿O pretenden hacer caja?, teniendo en cuenta que en la mayoría de las autonomías no habrá oposiciones,  los interinos de otras autonomías se desplazarán a Asturias y a lo mejor sale rentable, con el dinero recaudado por los pagos de las matriculas de los opositores. ¿Qué intereses espurios existen? ¿Por qué no tratan a los interinos con la misma deferencia que lo hacen otras Comunidades Autónomas? En el País Vasco y Cataluña  evitan que a sus oposiciones se presenten foráneos, porque piden  conocimientos de Euskera y Catalán; del mismo modo, en Cantabria y Andalucía no se ponen en el mismo saco a los que han trabajado durante años y a los nuevos aspirantes a interinos, que también tienen derecho de poder acceder a una plaza, porque con esta forma de acceso que tenemos en Asturias, quedan confinados individuos de una calidad notable y con excelente formación que no pueden competir con los que llevan trabajando muchos años.

Al colectivo de interinos con una larga experiencia y antigüedad no se les puede ningunear. Se les debe tratar con el debido respeto, además de dignificar y estabilizar su trabajo.

        Ilustraré el mangoneo que existe en las altas esferas con los profesores  interinos, con un caso, que conozco personalmente, de una colega y amiga, que este curso se ha quedado sin plaza después de llevar muchos años trabajando para la administración. El curso pasado empezó a trabajar en Enero, pero podía haberlo hecho a principios de curso; la causa fue que la sustitución de un profesor que se jubilaba y que la correspondía por el número de orden que ocupaba en la lista, se la adjudicaron a una interina que iba bastantes puestos por detrás. Cuando se personó en la Consejería para que le explicaran la irregularidad cometida, le dijeron que  la directora del centro, en el que se había producido la jubilación, pidió un profesor de filosofía bilingüe, aunque el departamento de filosofía no estaba adscrito a dicho programa. ¿Tráfico de influencias?

        En suma, hay que tener mucho cuidado con lo que se hace a los profesionales de la educación, porque estoy convencido que lo que sea el siglo, que acabamos de empezar y que auguro bastante sombrío,  se gestará en las escuelas. En las que hay que invertir  y dar a cada ciclo y a cada edad el tratamiento adecuado. Respetando las especializaciones de los profesores, según la titulación que se requiera y no escatimar recursos en proyectos como el PROA, atención a la diversidad, desdobles y no sobrecargar el horario para contratar menos profesores interinos. Si empeoramos la educación, abocaremos a nuestros jóvenes a competir en una sociedad profundamente selectiva, en la que estarán laboralmente indefensos.

 

 

José Carlos Rivera Fernández .Profesor de Filosofía

 

  

 

 

 

 

Publicado en General | No existen comentarios »

La intimidad en una bolsa negra

Publicado por jcarlosrf el 5 Enero 2013

Como todos los días al anochecer bajé la bolsa negra. Después di un paseo por la playa. De regreso a casa, vi a un hombre con pupilas viejas que ya no sueñan,  manos ennegrecidas y una chaqueta rallada por el tiempo. Hurgaba en el contenedor de la basura. Mi sorpresa fue mayúscula cuando observé que abría la bolsa, que minutos antes acababa de depositar. Sin quererlo el hombre accedió a mi intimidad. Empezó a remover los restos de comida que destilan mi sustancia, la pestilencia que sigue a las raspas del pescado ingeridos la noche anterior, las colillas de los cigarrillos que fumé, un tetrabrik doblado, los papeles, rotos en mil pedazos, de cartas banales remitidas por el banco, el envase del yogurt que acababa de cenar, las mondas de una manzana y toda la materia en descomposición que integran los posos de mi existencia.

   Le dije que no había nada de valor en ella. Me mostró la mano y me dijo, con una voz ahogada:

-         No creas que busco algo para alimentarme. Soy el observador de la fugacidad humana. En nuestros residuos residen todas las ficciones que han ocupado nuestro tiempo y el sinsentido de las cosas. Cada uno de los elementos depositados en esta bolsa sigue formando parte de la biosfera. Creando cosas muertas vivimos. Contemplando, cada noche, estos ciclos biogeoquímicos siento la inmortalidad.

Comprendí, y le dije:

-         Todo lo que vive muere. Ser y después nada.

 

Publicado en General | No existen comentarios »