eBlog | Login

Habilidades directivas

17 Diciembre 2009

etre-creatif-387830.jpg

 Si, por ejemplo, no sabemos muy bien a qué nos referimos al hablar de “capital humano” (a menudo se utiliza como sinónimo de “recursos humanos”), puede que tampoco sepamos bien a qué llamamos “habilidades directivas”: término demasiado genérico, en los tiempos que corren. Quizá no haya sido un buen título lo de “recursos humanos”, ni lo sea lo de “habilidades directivas”. Puede que en estas “habilidades” haya demasiadas cosas para que quepan en tres sesiones… Veamos qué entendemos por “habilidades directivas”. Creo que realmente no existe gran interés en unificar criterios y definir esta expresión, como puede que tampoco lo haya quizá en definir el capital humano, el liderazgo o la calidad; quizá sea así porque, al definir algo, lo limitamos; o tal vez sea así por alguna otra razón… Pero confío, pues, en compartir estas reflexiones con vosotros y vosotras  en los nuevos perfiles de los docentes  y directivos del siglo XXI.Sí, creo que tal vez, con esto de las habilidades directivas y en pleno movimiento competencial, nos refiramos a una combinación de conocimientos especiales y habilidades, destrezas,… desplegando estas últimas en sus dimensiones cognitiva, emocional y volitiva. Sí, diría que hay también una serie de conocimientos soft que, al margen de los conocimientos hard (más técnicos o profesionales, de las áreas respectivas), enriquecen el perfil de directivos y no directivos: las historias sobre mejoras e innovaciones, lo relacionado con la conciliación de vida familiar y laboral, o con la conservación del medio ambiente, o con la calidad de vida en el trabajo, etc.Recuerdo que, hace casi 20 años (o quizá 30, que quien esto escribe tiene ya más pasado que futuro), decíamos que el directivo (o futuro directivo) debía formarse para comunicarse mejor, catalizar el rendimiento de sus colaboradores, ser efectivo en la reuniones, acertar en la toma de decisiones, dar solución a conflictos y problemas, conocer el funcionamiento de la organización… Luego, hace unos 10 años, al llegar la formación por competencias y los modelos correspondientes, coincidiendo por cierto con la sensibilización por la inteligencia emocional, se fue enfocando mejor las denominadas soft skills, en supuesto beneficio del rendimiento de los esfuerzos formativos aplicados.El hecho es que, en buena medida, asociamos estas habilidades a los directivos, como si los docentes expertos en sus especialidades sólo necesitaran conocimientos y destrezas técnicas (hard skills).Ya me sorprendió, al final de los años 90, que surgiera una corriente de identificación de la inteligencia emocional con el supuesto liderazgo de los directivos: parecía urgir lo de llenar de contenido el liderazgo.Pues no. Ni la inteligencia emocional, ni la cognitiva, ni el compromiso, ni la profesionalidad, ni la integridad, ni la responsabilidad, son patrimonio de los directivos-líderes: lo son de los seres humanos, y por ello también de los docentes. Especialmente si, olvidada la Teoría X de McGregor ,”El lado humano de las organizaciones” (1960), hablamos de docentes competentes, responsables, profesionales, aprendedores permanentes, comprometidos con resultados, amantes de las cosas bien hechas, dispuestos a innovar…Pero lo mejor es que reflexionemos juntos… y  para ello nada mejor que el curso que hemos iniciado y las sesiones sobre este tema que nos imparte Miguel Morán.

  • Reflexiones extraídas de:” Pero, ¿a qué llamamos habilidades directivas?” (Domingo Pedraza del Duero)

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2705  veces

Enviar un comentario | RSS 2.0 | Enlace URI |


No existen comentarios.

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image




Páginas

Categorías

Artículos por meses

Recomendados


Diciembre 2009
L M X J V S D
    Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031