saltar a navegación

¿QUÉ ES Y QUÉ NO ES LA ERE?

8 Noviembre 2011
Publicado por fernandojq en: General
enviar comentario

Hacemos aquí -al modo periodístico- una presentación de la asignatura a todos aquellos que aún la desconocen o dudan de si matricularse o matricular a sus hijos/as en ella.

¿Qué es la ERE?

Llamamos ERE a la (E)nseñanza de la (R)eligión en la (E)scuela. En realidad, incluye la enseñanza de todas las religiones y confesiones religiosas que mantienen acuerdos de colaboración con el Estado español. Por número de solicitantes, en España la mayoritaria –pero no la única- es la cristiana católica.

La ERE no es un privilegio de algunas religiones o confesiones sino la respuesta del Estado español al derecho humano -universal y constitucionalmente reconocido- de los padres, madres y tutores legales de los menores, de educarlos en las convicciones morales y/o religiosas que ellos crean mejores o más convenientes para sus hijos.

Por tanto, desde época claramente democrática, -1979 fecha de firma de los actuales acuerdos vigentes Iglesia-Estado-, se viene ofreciendo con criterios modernos, en todos los centros de enseñanza de España (como en el resto de países europeos, sin excepción) la ERE y la asignatura de Religión y Moral Católica como su principal instrumento.

¿Quién puede recibir la ERE en los centros educativos?

La ERE no es algo exclusivo de colegios de iniciativa privada (los llamados privados) o de centros concertados de iniciativa privada (concertados). Se encuentra mayoritariamente representada (como es lógico por el volumen de centros) en los centros de iniciativa pública.

Todos los alumnos que lo deseen pueden apuntarse a clase de Religión haciéndolo constar en sus respectivas matrículas o pasar de la Atención Educativa a Religión en cualquier momento del curso solicitándolo por escrito -ellos por sí mismos o sus padres si son menores- a Jefatura de Estudios si no lo han hecho y/o si se les matriculó en la otra por error.

No es necesario ser creyente, ni católico. Todas las religiones y confesiones religiosas son tratadas con respeto. Sólo se necesita tener interés por el tema y ganas de aprender al menos “una cosa por clase”.

¿Cuándo la ERE?

A lo largo de toda la Educación del alumno/a. Desde infantil a Bachillerato. En 1º de ESO una hora semanal, en 2º de ESO dos horas semanales y en 3º y 4º de ESO una hora semanal. En bachillerato le corresponden dos horas semanales, que pueden darse las dos en 1º de Bachillerato o una en 1º de Bachillerato y la otra en 2º de Bachillerato.   

¿Por qué la ERE?

Por que estadísticamente la mayoría de la gente del planeta y de España tiene fe o cree en la existencia de Dios (en el tipo, número y nombre que cada cultura o individuo le dé) y tiene derecho a conocer mejor esa creencia y la forma de vida que ella implica.

¿Para qué la ERE?

La ERE busca el desarrollo integral de la persona. El ser humano es la única especie creyente del planeta, por eso la creencia religiosa es una característica esencial y específica del ser humano que le distingue del resto de los animales y que debe ayudarle en su interrelación con el mundo y las personas. Es tan necesario formarse en esa faceta como en la física y la psíquica-cultural.

Conocer las características del fenómeno religioso, distinguir y reconocer las diferentes religiones, y saber sopesar lo positivo, lo negativo y lo mejorable de cada una de ellas es una tarea básica de la asignatura de Religión católica en los centros educativos de la Calzada.

¿Cómo la ERE?

La ERE se debe impartir –como dicen los Acuerdos Iglesia-Estado- “en las mismas condiciones que el resto de las asignaturas fundamentales”. Esto significa que es una asignatura evaluable, con calificación que cuenta -a todos los efectos- en la nota media del alumno, excepto para la solicitud de becas del Estado y para la nota media de selectividad.

De igual manera, la ERE no es catequesis. La ERE es una asignatura “interdisciplinar” en la que -poco a poco- se adquieren conocimientos de Geografía, Historia, Arqueología, Arte, Biología, Filosofía, Lengua, Sociología, Fisica y Química y otras, aparte de los propios conocimientos de Teología. No se evalúa la fe ni la práctica religiosa.