Las “buenas” dictaduras

17 02 2009

“Viajar es vivir”, que decía el cuentista Andersen. También aprender, a poco que abramos los ojos y la cabeza (¿los de ETA no habrán salido nunca de los caseríos?).

Si algún profe tiene ganas de que sus alumnos se enteren de qué va el paternalismo industrial, pocas cosas mejores que llevarlos a visitar Bustiello, poblado diseñado por el segundo Marqués de Comillas para tener controlados a sus mineros allá por las primeras décadas del siglo XX: vigilados por los ingenieros desde las alturas, por sus propios vecinos puerta con puerta, ventana con ventana; con todo lo necesario para sobrevivir (casa, sanatorio, escuela, casino, iglesia…) pero no para vivir, ni mucho menos pensar…

Los dos grupos de 1º de Bachillerato de IES Vegadeo dedicamos una mañana a conocer un pasado no tan lejano:

Esta película necesita Flash Player 7

 La tarde pretendimos disfrutarla en La Felguera, aprovechando las buenas visitas guiadas que el MUSI organiza por sus calles y museo. Como se nos ocurrió ir en tren desde Mieres (sabiendo del transbordo en Soto del Rey, y que el trayecto duraba una hora), tuvimos oportunidad de comprobar la realidad de las comunicaciones en la Asturias del siglo XXI: el avecillo se retrasó, perdimos el enlace, nos mandaron para Oviedo (cuarenta minutos revisando andenes), de allí a La Felguera… ¡Total, como si fuésemos en el carruaje del Marqués!

Llegamos, vencidos vimos, y volando nos volvimos (es que a la autovía del Cantábrico le faltan unos cuantos eternos tramos hacia el occidente, unos añitos de nada que llevamos esperando, desesperando…)

A las fotos de esta parte del viaje les faltamos nosotros, pero dan fe de que allí estuvimos:

Esta película necesita Flash Player 7