C’est tout

14 02 2011

Reconocí los versos que con tanta pasión declamaba el profesor de lengua en la clase de al lado. Alargué el silencio, reverenciando las estrofas, y tuve ganas de aplaudir, como sus alumnos, cuando acabó de decir lo que el hombre hubiera querido decir, si pudiera. Emoción a golpe de poetas que los adolescentes descubrieron en ese instante, como yo tantos años atrás. Poemas que recordarán cuando no atinen a expresarse, aturdidos por los sentimientos, los mismos que otros exorcizaron con palabras ajustadas, hondas y hermosas.

Tocaba hoy, día de San Valentín, dar paso al bloque de Química en 1º de Bachillerato. Andamos en 2011 con las celebraciones del Año Internacional de la Química, uno de cuyos objetivos es concienciar a la sociedad de la imprescindible presencia de esta ciencia en nuestras vidas. La química está en todo, es la idea principal. Así que nada mejor que empezar hablando de la química del amor y su inseparable compañero (que tanta inspiración produce). Sobre el tema hay información para dar y tomar    (Redes le dedicó un programa entero), y el interés de la audiencia estaba garantizado (por ahí pasamos todos).

beso brancusi

La clase no acabó con aplausos, ¡cachis!, pero es que me faltó tiempo para la lírica…

J’ai voulu vous dire

que je vous aimais.

Le crier.

C’est tout.

(Marguerite Duras. C’est tout)

 

La química está en todo, aunque no es todo lo importante.