Horizontes

15 09 2013

El primer día de clase, a mi sobrina pequeña le pidieron que dibujase las dos cosas que más le habían gustado de este verano. ¡Y dibujó a un caballo montado en bicicleta! Me recordó al sombrero de El Principito.

Ojalá que los profes no estrechemos los horizontes de ninguna criatura dentro de un aula.

Lo mejor de mi verano cabe en un momento y un lugar en que no estuve, pero que nunca perderé; como todo lo bueno, como todo lo bello… Lo esencial es invisible a los ojos.

carpe diem

El curso pasado lo inicié con ese Carpe Diem… Pues amén.