07 Cosmología

“Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes cuanto más reiterada y persistentemente se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado que está sobre mí y la ley moral que hay en mí.”

 (Inmanuel Kant, Crítica de la razón práctica)

Eppur si mouve (Galileo)

“… Nosotros somos la encarnación local del Cosmos, que ha crecido hasta tener consciencia de sí. Hemos empezado a contemplar nuestros orígenes: sustancia estelar que medita sobre las estrellas; conjuntos organizados de decenas de miles de billones de billones de átomos que consideran la evolución de los átomos y rastrean el largo camino a través del cual llegó a surgir la consciencia, por lo menos aquí. Nosotros hablamos en nombre de la Tierra. Debemos nuestra obligación de sobrevivir no sólo a nosotros sino también a este Cosmos, antiguo y vasto, del cual procedemos.” (Carl Sagan)

  • No te has confundido, esta página va de modelos cosmológicos, tierra, sol, planetas y estrellas; de la curiosidad del ser humano por saber de dónde viene, dónde está, hacia dónde va, quién es; de la fascinación por el universo, y la belleza del cielo estrellado; de los que, caminando a hombros de gigantes, van arrinconando a las supersticiones, los mitos y los dioses…

 

 

  • Tarea 1: ¿Qué pintan las tortugas y los elefantes en el universo? Visita los enlaces propuestos en cada caso, y describe qué ves en cada infografía. Forman parte de algunas concepciones primitivas del mundo. ¿Son explicaciones creíbles en la actualidad?

universo caja

  • Tarea 2: Discutir si la tierra era o no el centro del universo ha ocupado durante siglos al ser humano, muy dado siempre a creerse el ombligo del mundo. ¿Qué significan los conceptos heliocentrismo y geocentrismo? Observa, escucha y contesta:

  • Así se puede empezar a contar la relación entre los movimientos circulares, los cielos, los griegos, la filosofía, la física… ¿Cómo empezó la humanidad a imaginar que el universo? ¿Cuál es la historia de la astronomía?

  • Tarea 3: Después de haber visto el anterior vídeo, responde a las preguntas propuestas en la ficha tarea-3.pdf. También encontrarás información en el siguiente:

 

  • Ser sabio no implica ser infalible. Para Aristóteles y Ptolomeo, la tierra era el centro del universo…

  • Tarea 4: Haz los ejercicios 16 y 17 de la página 70 del libro, sobre el modelo aristotélico del universo, y luego los ejercicios 18, 19 y 20, de la página 71, sobre la visión ptolemaica. Unas pistas más para solsticios y equinoccios:

Esta película necesita Flash Player 7

 

(y vídeo siguiente)

  • Tarea 5: Haz los ejercicios 21, 22, 23 y 24 de la página 73 del libro de texto (sobre el modelo copernicano), y los números 27, 28, 29, 30 y 31, de las páginas 74 y 75. ¿Qué le ocurrió a Giordano Bruno por defender las ideas de Copérnico? (Los enlaces del epígrafe siguiente te servirán de ayuda, aunque será suficiente con el libro de texto).

 

 

 

  • Para entender mejor las leyes de Kepler:

La primera: las órbitas de los planetas tienen forma de elipse.

La segunda: la velocidad de los planetas es mayor cuando están más cerca del sol (perihelio), y más lenta cuanto más se alejan de él (mínima en el afelio).

La tercera ley: el tiempo que tarda un planeta en dar una vuelta alrededor del sol está relacionado con el radio medio de la órbita que describe:

Esta película necesita Flash Player 7

 

  • Tarea 6: Contesta a los ejercicios 32, 33 y 34 de la página 76 de libro (mira las ilustraciones e infografías de esta página). ¿Qué importancia tuvo Tycho Brahe en las investigaciones de Kepler?

  • Pasando por Einstein, camino del Big-Bang…

(y vídeos relacionados 1, 2, 3 y 4)

  • … Para explicarnos que todo comenzó en un punto infinitamente pequeño, infinitamente denso, que empezó a expandirse (como Hubble demostró que seguía haciendo), cual si fuese un globo hinchándose (el Premio Nobel de Física de 2011 ha ido a parar a tres científicos que demostraron que la expansión del universo es más acelerada de lo que se pensaba):

  • Tarea 7: a) Sigue la lección de Skoool! sobre el big-bang, y describe, brevemente, en qué consiste esa teoría; b) ¿Cómo puede detectarse la radiación de fondo del universo, el eco del Big Bang, en tu televisión?; c) realiza el testo propuesto en la audiovideolección.

 

  • Si el infinito no cabe en la cabeza, y el ilimitado no sabemos imaginarlo, ¿cómo podemos hacernos una idea de la evolución del universo desde el Big-Bang, cuando la luz era naranaja, hasta nuestros días? Viendo la tele, claro:

  • Para aclararte con las distintas teorías sobre la posición de la tierra en el universo, con texto y videos relacionados, conéctate a natureduca, y echa un vistazo al trabajo de los colegas del blog Palacorre sobre modelos cosmológicos (imprescindible).

Esta película necesita Flash Player 7

 

  • Ahora ya podrás contestar algunas preguntas acerca de los modelos cosmológicos:

Esta película necesita Flash Player 7

  • Tarea 8. a) Así se ve el tema del lugar de la tierra en el cosmos en el Proyecto Biosfera, y así nos describen el universo. Ojéalo; b) los del Proyecto Newton también nos enseñan cosas de los cielos, que incluyen ejercicios (ya sabes); c) Haz las actividades interactivas de CIEDAD; d) Este tema tiene mucho que ver con el estudiado sobre movimientos circulares. Repásalo.

  •  

  • Ya comenté en otra página de este blog mi devoción por la serie “Cosmos”, de Carl Sagan, que me pilló allá por la adolescencia, enganchándome definitivamente a esto de tener la cabeza más allá de las nubes. El capítulo número 3, titulado “La armonía de los mundos”, es otra fuente de información y disfrute sobre los distintos modelos del universo (la música, para el que guste, es de Vangelis). Dura casi una hora, ideal para una tarde de domingo lluviosa (el resto de capítulos están disponibles en esta videoteca).

  • Esta película necesita Flash Player 7

     

    • Tarea 9. La exploración espacial es la penúltima aventura del ser humano. ¿Quién busca ahí fuera? ¿Cómo? Toma nota de los principales centros espaciales y telescopios de la NASA, indicando a qué se destinan.

    Esta película necesita Flash Player 7

     

    Esta película necesita Flash Player 7

     

    exploración espacial historia

     

    • La página de la “NASA en español ” (porque al fin Guillermo siente curiosidad por algo). Insisto en que conviene aprender inglés (no me cansaré de recomendarlo), para disfrutar también de la página de la Agencia Espacial Europea y sus animaciones y vídeos. Aunque los cielos también se cuentan en español. La Universidad de Oviedo ha creado el recurso interactivo ”Satélites artificiales“, muy interesante para entender para qué se gastan los dineros en ir al espacio (¿qué se sentirá al viajar tan lejos?) …. Aunque sigo oyendo en clase que el hombre no ha llegado a la luna. ¡Qué atrevida es la ignorancia! Como en ciencia lo mejor es aportar pruebas, ahí van:

    Espejos en la luna (misión Apolo XI) / Medición con láser

    espejos en la luna

    • Tarea 11: ¿Sabes qué es un cometa? ¿Qué trayectorias describen? ¿De qué cometas has oído hablar? ¿Has visto alguno? En Skoool! hay muchas respuestas.

    Esta película necesita Flash Player 7

    Perseo

    • Tarea 13. Son muchos los nombres que podrían llenar “Vidas de ciencia” en el tema de cosmología: Aristóteles, Ptolomeo, Copérnico, Galileo, Kepler, Brahe, Newton, Einstein, Hubble… Elige uno de ellos, y ya sabes.

     

    Observatorio Muñás

    • ¡Hay tanto que admirar ahí afuera!

     

    Esta película necesita Flash Player 7

     

    5 Comentarios a “07 Cosmología”

    18 01 2010
    martin jaramillo (19:31:02) :

    En un futuro no muy lejano sabremos que:
    El universo crece. La energía materia se reproduce. El tiempo es eterno. El tiempo y el espacio son distintos. No existen sino tres dimensiones espaciales. El espacio es infinito, tridimensional e indeformable. La energía oscura es la materia prima de la materia visible. No existe la energía oscura. El universo se expande aceleradamente porque gira sobre si mismo. La energía se crea y se recicla. El fondo cósmico de microondas no es el eco del bigbang sino la energía degradada. El Universo es mucho más grande de lo que siempre se ha creído. No habrá ni muertes térmicas ni desgarres.
    La velocidad de la luz no es constante ni en el vacio. Los agujeros negros no son eternos. Todos los agujeros negros explotan. Las explosiones de rayos gamma son también consecuencia de las explosiones de agujeros negros.
    No existen realidades ni universos paralelos. La realidad existe independientemente del sujeto observador.
    Ver artículo completo:
    http://www.articuloz.com/ciencia-articulos/teoria-optimista-sobre-el-universo-1044310.html
    martinjaramilloperez@gmail.com

    18 01 2010
    Inma (20:38:55) :

    Entre tanto, confiaré en la ciencia.

    18 04 2013
    alexis (03:26:07) :

    me muestran una foto en la formaa q creia q era el sistema solar según Galileo Galilei?

    18 04 2013
    Inma (editora) (09:57:29) :

    Como siempre digo ante este tipo de cuestiones, EUREKA comparte información y contenidos con todos sus visitantes, pero no puede (ni es su misión) solucionar todas las dudas que le planteen los lectores. Remito a Google, por ejemplo, para hacer la búsqueda correspondiente.

    25 07 2014
    Jesus (21:53:51) :

    Me aburre el cielo. Algunos momentos, incluso, me hace sufrir. Y entonces no puedo ni siquiera mirarlo, porque no sé cómo vengarme y herirlo. Me siento hermano de los escitas que disparaban sus flechas contra el Sol y las nubes. En suma, para ser franco, al menos conmigo mismo, odio al cielo Y con la peor especie de odio: con el odio impotente.
    No es que ame demasiado la Tierra. La Tierra es reducida, sucia, monótona y poblada más de lo necesario por pedacitos de barro parlante que la desfiguran y la hacen todavía más repugnante.
    Pero aquí nos sentimos en nuestra casa, dueños de hacer y deshacer, de movernos a nuestro gusto. Tal vez podemos hacernos obedecer de la Tierra. Se consigue reducirla, aquí y allí, como queremos;’ obtener grano donde había aguazales o guijarros;’ crear ríos artificiales, abatir montañas, separar continentes.
    Pero el cielo está distante, lejano, es inmodificable, hostil. No tenemos ningún poder sobre el cielo. Incluso los estratos más bajos de la atmósfera son independientes de nuestro dominio. Es preciso soportar el viento que sopla, esperar el beneplácito de la lluvia, sufrir semanas y meses de serenidad tórrida. No sabemos hacer nada contra la tempestad; todo lo más, conseguimos atraer, de cuando en cuando, algún rayo.
    Ni el globo ni el aeroplano han disminuido nuestra impotencia contra el cielo inferior. Podemos correr en el aire, pero estamos de la misma manera a merced de los huracanes, de los tifones, de los tornados, de la niebla. Y apenas conseguimos elevarnos cinco o seis mil metros: siempre por debajo de las montañas más altas.
    Pero lo que odio más ferozmente es el cielo superior, el firmamento. Tolero el Sol bestial, con su cara de fuego llena de lunares, a causa de su utilidad; ¡pero la noche, las estrellas! El infinito no me aterroriza; me disgusta y me ofende. Para sufrir la humillación de mi pequeñez bastaba la tierra. La provocación del cielo estrellado es desproporcionada, prepotente, vergonzosa. Aquellos millones de soles que aparecen a mis ojos como átomos desordenados de luz eléctrica, ¿qué tienen que ver conmigo? ¿Qué quieren? ¿Para qué me sirven? ¿Para qué vuelven todas las noches llamas milenarias, a insultar la brevedad de mis días en este ángulo vacío?
    El cielo es una injuria perpetua e insoportable. Las estrellas no me conocen y yo no podré nunca hacer nada de ellas ni contra ellas. Cuando he sabido a cuántos millares de años de luz distan de mí, y cuántos siglos emplea su claridad para llegar a la Tierra, no he hecho más que dar forma aritmética a mi rabia.
    Yo siento el cielo como algo extraño, remoto, esto es, enemigo. Los cometas que, sin un objeto razonable, arrastran su cola por el infinito, no me dicen nada que me consuele. Las nebulosas, amontonamientos confusos de polvo cósmico, me exasperan como todas las cosas informes no terminadas. En lo que se refiere a los planetas y a los satélites, aduladores extintos que dan vueltas para obtener la limosna de un poco de luz, me causan repugnancia y despecho.
    No comprendo a los astrónomos. ¿Cómo ninguno de ellos se vuelve loco o se suicida? Imagino que son hombres sin fantasías y sin dignidad, incapaces de sentir el insulto permanente de las constelaciones refugiadas en el fondo de los desiertos del espacio. Midiendo y calculando se ilusionan tal vez, pensando que dominan el cielo o al menos que son admitidos como huéspedes.
    Pero el hombre verdadero no puede experimentar ante la vorágine esparcida de los fuegos viajeros, más que ira o terror.
    El cielo tiene influencia sobre mí y yo no puedo tenerla nunca sobre él. Si le contemplo, me rebaja; si le ignoro, me castiga. Tiene una vida suya, misteriosa y solemne, que no consigo de ninguna manera turbar o mudar. Me inspira, contra mi voluntad, pensamientos mortificantes que me hacen daño, me deprimen y me quitan el valor de vivir.
    Por eso prefiero no verlo. Me gustan las regiones y las estaciones donde el cielo está siempre cubierto, donde la noche es muda y total y te sientes bajo una colcha próxima de niebla familiar.
    Envidio a los habitantes de Venus, porque, según se dice, su planeta está casi siempre envuelto por vapores. A ellos se les evita la vista del irritante chisporroteo de las inútiles constelaciones de aquella odiosa Vía Láctea que atraviesa el firmamento como una humareda de burla fosforescente.
    Los poetas, idiotas como niños, se extasían ante las luciérnagas errantes del infinito. Para mí, que por fortuna o por desgracia no soy ni versificador ni místico, el cielo es únicamente el telón siniestro donde leo todas las noches la sentencia de mi nulidad irremediable.
    Giovanni Papini, ‘Gog’ (1931).

    Enviar un comentario


    *
    Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
    Anti-Spam Image