¿Es el hombre un lobo para el hombre?

Con el paso del tiempo, la historia ha ido presentado avances tanto sociales como científicos, tecnológicos… Avances que cada vez satisfacen más nuestras necesidades y nos hacen la vida algo más fácil. Pero la verdadera pregunta es: ¿Son de verdad estos avances beneficiosos?

Hay personas que opinan que estos nuevos métodos sirven para hacer del mundo un lugar mejor; se erradican enfermedades, se encuentran nuevas y más fáciles maneras de realizar diversas actividades, se mandan satélites al espacio, mediante los cuales conocemos cada vez más del Universo, tenemos medios por los cuáles acceder a información de manera muy rápida (Internet), etc. Pero hay otras que sostienen la postura de que estos avances solo reavivan y acentúan la maldad con la que el ser humano ya venía “de fábrica”. Todos estos nuevos métodos se utilizan para males tales como la difusión de noticias falsas, la corrupción, y el saber cómo erradicar enfermedades, para el encarecimiento de los tratamientos… Básicamente estas personas piensan que el ser humano, en general, tiende más a la maldad que a la bondad y que, sobre todo ahora, el dinero es el eje sobre el que giran todas sus ambiciones, por delante de cosas más importantes como puede ser la salud, la paz, la educación…

Desde mi punto de vista, existe una mezcla entre estos dos aspectos. El avance de la ciencia y de la sociedad nos ha hecho conseguir grandes beneficios (medicamentos, información fácil y rápida…), pero a un tiempo estos grandes avances son utilizados para males como las guerras o injusticias como la explotación, la contaminación, etc.

Noemí Gómez Castro

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  26  veces

1 comentario para “¿Es el hombre un lobo para el hombre?”

  1. Raúl González Díaz escribe:

    En mi opinión, el principal fin de dichos avances se ciñe solamente a la mejora de nuestra sociedad o, en su defecto, a la defensa de la misma. Pero, a su vez, la maldad del ser humano llega a ser infinita, lo que hace que, si la tecnología es puesta en las manos inadecuadas, nosotros mismos nos convirtamos en nuestra principal amenaza.

    Somos la especie animal predominante en la Tierra, además de la más inteligente. Ninguna otra especie rivaliza con nosotros. Pero, al intentar mejorar nuestra calidad de vida, en muchos casos sólo conseguimos destruir poco a poco el planeta, como pasa con la contaminación. Ya no inventamos para asegurar nuestra supervivencia, ahora es principalmente para la mejora de nuestro estatus social, lo cual hace que nuestro instinto más básico, el instinto de supervivencia, se vea silenciado.

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image