¿Existe la virginidad?

En las mujeres, desde muy pequeñas, la virginidad es una de las cosas a las que más importancia se les da. Las familias nos explican que debemos “guardarla” para alguien importante; los profesores de biología nos hablan del cambio físico en el cuerpo de la mujer y de la rotura del himen, que es el tejido que cubre, aunque no totalmente, la salida de la vagina. Pero el problema de la virginidad es que no existe.

¿Qué es la virginidad? La virginidad es un concepto puramente social que tiene como propósito controlar la sexualidad de la mujer. Es una idea impuesta por diferentes culturas y religiones. Tiene siglos de antigüedad y se refiere a la “pureza e inocencia” de una mujer antes de haber sido tocada sexualmente por un hombre.

Algunas de las formas más comunes de entender la pérdida de la virginidad y la explicación de por qué son tan terribles serían las siguientes:

  • “La virginidad se pierde al haber penetración pene-vagina.” Esta definición, manejada por la mayoría de la gente, se basa en la normativa heterosexual; es decir, en que toda persona sexualmente activa está con alguien del otro sexo. Pero esto no es así.“La virginidad se pierde al romperse el himen.
  • ” Hay mujeres que nacen sin himen, mujeres a las que se les rompe por accidente, incluso de niñas. Hay mujeres que tiene relaciones sexuales y el himen no se rompe. ¡El himen no lo es todo!
  • “La virginidad se pierde cuando hay orgasmo”. Según explicó la doctora Sherry Ross al diario británico The Independent, entre el 10% y el 20% de las mujeres nunca llegan a un orgasmo. Pero no se dudaría en que están manteniendo relaciones sexuales.

Pero, entonces, ¿qué importancia debemos darle? El perder la virginidad no es un momento definitivo en la vida, no es la última meta antes de volverse mujer adulta. Lo que sí existe son las relaciones sexuales, y la primera vez que se tienen. El principal problema es que el “sexo” se ha definido casi exclusivamente como “sexo heterosexual” y, consiguientemente, a toda práctica que no sea la explícita penetración no se la considera como una relación sexual, sino meramente algo previo que carece de relevancia. Sin embargo, sí que importa: hay que darle el valor y el tiempo que merece. Esto no significa que la primera vez no sea importante. Lo importante es no dejar que otros te impongan cómo se debe vivir ese momento. La virginidad en una sociedad que venera vírgenes es Revolucionario.

Carmen Soriano Vilorio

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  29  veces

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image