La eutanasia

La eutanasia es un tema de mucha controversia en la actualidad, respecto al cual se pueden dar buenos argumentos tanto a favor como en contra. A continuación, voy a exponer los principales razonamientos que hay sobre la eutanasia.

El principal argumento a favor de la legalización de la eutanasia se basa en la autodeterminación de los ciudadanos libres. En las sociedades actuales, las leyes no deberían restringir el derecho de los ciudadanos a decidir cuándo tiene que terminar su vida; es decir, la ciudadanía debería tener la posibilidad de poner fin a su propia vida. El derecho a decidir cuando acaba su vida depende de la conciencia de cada uno.

Otro argumento podría ser la piedad por el paciente que está sufriendo. No es posible negar el dolor y el sufrimiento de un enfermo; y su derecho a reclamar una muerte “digna” y sin dolor debería estar garantizado. A lo anterior se podría añadir que los gastos que el paciente terminal genera en tratamientos paliativos, como calmantes y analgésicos, se podrían aprovechar para tratar a otros pacientes con posibilidad de sobrevivir. No creo que este último sea un buen argumento, pero puede ser valorado.

El principal argumento en contra sería la inviolabilidad de la vida humana. El Estado no puede decidir cuándo se acaba la vida de nadie, por muy enfermo que esté. También está al que podríamos denominar como argumento “insolidario”, por el que los enfermos se ven como una carga insostenible para los familiares, los cuales quieren acabar con sus vidas para poner punto y final a sus obligaciones.

La eutanasia también podría afectar al derecho de otras personas. La muerte asistida del paciente involucra a terceros: los médicos y técnicos sanitarios que asisten la eutanasia, o las personas que pueden verse obligados a tomar decisiones sobre las que no están seguras. Como he dicho antes, si se diese el caso de que la eutanasia llegase a ser legal, la idea de que el paciente es un peso para la familia podría exponer a personas vulnerables a presiones para acabar con su vida o con la de algún familiar.

En mi opinión, la eutanasia debería ser un derecho garantizado siempre y cuando se trate de un enfermo terminal que, además, experimente sufrimiento físico. Alguien que esté sufriendo, pero cuya enfermedad pueda ser curada o tenga tratamiento viable, no podría ejercer este derecho. Sin un estudio previo y profundo de la situación del paciente o solicitante, no debería darse vía libre a la muerte asistida.

Javier Criado González

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  43  veces

2 Comentarios para “La eutanasia”

  1. Raúl González Díaz escribe:

    Desde mi punto de vista, la eutanasia debería estar completamente legalizada. Es totalmente injusto y cruel que una persona que está bajo un sufrimiento constante e inevitable tenga que aguantarlo, sobre todo si es contra su voluntad, hasta su fallecimiento. Uno mismo debe ser la persona que más poder tenga sobre su propia vida y, por lo tanto, sea libre de decidir cuándo quiere terminarla. Pero, para esto, se tiene que saber el pleno consentimiento del paciente. En caso de que no pueda expresarlo, cuando se encuentre en esa precaria situación, se tendría que tener en cuenta su opinión anterior, valorando siempre su situación mental y grado de consciencia con respecto a la decisión.

    La eutanasia solo debería ser aplicada en los casos de enfermos incurables que tengan asegurada una muerte dolorosa.

  2. Lydia López Delgado escribe:

    Estoy de acuerdo contigo Javier. Ahora que se vuelve a sacar el tema con lo que paso el otro día con Ángel y su mujer Mª José, enferma de esclerosis múltiple. Ella llevaba enferma sobre treinta años. Estaban sufriendo ella y su marido, porque era él quien tenía que estar pendiente de ella a todas horas sin poder realizar ni siquiera las necesidades básicas y viendo el inexorable avance de la enfermedad durante tantos años. Ella era consciente de la gravedad de su enfermedad. Y había intentado suicidarse hace años y fue su marido la que la salvó. Quería morir y dejar de sufrir. Pero a ella le daba miedo lo que le pudiera pasar a su marido una vez que le ayudara a hacer lo que ella quería. Yo pienso que ese miedo no debería existir. Es parecido al caso de la gente que se pasa años en coma, enchufada a una maquina para poder mantenerla con vida. Muchas familias no quieren seguir viendo en ese estado vegetal a un ser querido. Pero, por culpa de no estar legalizada la eutanasia, tienen que seguir en esa situación en vez de dejarlo ir tranquilamente.

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image