Victimización de los malos

Cuando en los medios de comunicación nos exponen casos de un suceso negativo, como por ejemplo un asesinato o una violación, en ningún momento dudamos de quién es el malo y quién la víctima. Siempre empatizamos con la víctima y esperamos que la justicia condene al culpable justamente. Pero, a veces, dependiendo del punto de vista, puedes llegar a sentir lástima por el malo. Este es el punto de vista que se plantea en muchas películas y novelas, dónde simpatizas con alguien que ha realizado malos actos.

Un ejemplo de una novela que trata esto es “Lolita” de Vladimir Nabokov, donde un hombre adulto se enamora de una niña de 12 años. Al estar escrito desde la perspectiva de él, hace que le entiendas y simpatices con él, algo bastante increíble teniendo en cuenta que se le consideraría un pederasta. La forma en que te cuenta la historia hace que veas su amor por ella como algo bonito. Esto provoca que por una parte le odies y, por otra, sientas lástima por él.

Muchas películas consiguen este efecto contándote cómo transcurrió la infancia del criminal, mostrándote como ha sido de dura o traumática, e intentando justificar con eso sus comportamientos en la madurez. Una película donde este efecto se ve claramente es en la película “Psicosis”, de Alfred Hitchcock, una adaptación de una novela de Robert Bloch. Trata la historia de un hombre, Norman Bates, que es un asesino en serie entre cuyas víctimas está su propia madre, a la que asesina a consecuencia del maltrato psicológico al que ésta le sometía. Después de esto, Norman desarrolla un trastorno de personalidad múltiple, asumiendo la personalidad de su madre asesinada. En la cuarta secuela cinematográfica de la historia, el protagonista relata su dura niñez y adolescencia. A pesar de ser un asesino en serie, el hecho de que narre cómo fue su infancia y que él sea el protagonista produce que sientas lástima por él. Pero si la protagonista de la película fuera su madre, por ejemplo, contaría cómo su propio hijo la mata, y no dudaríamos de que él es el malo.

En conclusión, cuando alguien realiza una mala acción, siempre tenemos muy claro que esa persona fue la mala. Pero es interesante ver cómo en películas o novelas se da la vuelta a ese pensamiento común.

Beatriz Martínez Soto

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  26  veces

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image