Artículos de General

El efecto mariposa

Domingo, 27 Mayo 2018

“Se dice que algo tan pequeño como el aleteo de una mariposa puede desencadenar un huracán en el otro extremo del mundo”

Teoría del caos

Con esta frase empieza la película “Efecto Mariposa” (2004), que es del género de ciencia ficción/suspense. En esta película se explica cómo el hecho de tomar una decisión u otra, por más insignificante que ésta sea, puede causar dos finales totalmente distintos.

Evan es el protagonista y, desde pequeño, tiene problemas de memoria. Esto le hace sufrir lagunas mentales y, por eso, cuando tiene 7 años, empieza a escribir un diario. Muchos años después, cuando ya está en la universidad estudiando la carrera de Psicología, encuentra su diario de nuevo y, al leerlo, consigue volver al pasado. Una vez allí, intenta cambiar algo para que Amy, una persona muy especial para él, no acabe suicidándose. El problema es que, al hacerlo, otra persona cercana a él (e incluso él mismo en una de las ocasiones que altera el pasado) sale perjudicada; y así siempre, cada vez que lo intenta. Es decir, todo final es trágico. Al final de la película, Evan vuelve al pasado una vez más, pero retrocede unos cuantos años más, para hacer que Amy y él no se lleguen a conocer.

Cada vez que veo esta película me hace reflexionar que no hay nada que sea predecible con total exactitud; o lo que para mí es lo mismo, que el “destino”, como algo inevitable o ya preestablecido, no existe. Creo que cada persona va formando su propio camino, consiguiendo objetivos, desperdiciando o aprovechando oportunidades, aprendiendo de los errores y luchando por lo que quiere; y entre todas esas decisiones que debemos ir tomando a lo largo de la vida, es donde verdaderamente se encuentra el “Efecto Mariposa” que determina nuestro futuro.

Lucía López Fernández

Los Neandertales y el Homo Sapiens

Lunes, 21 Mayo 2018

Los Neandertales son una especie típicamente europea. Podemos hablar de Neandertales desde hace 200.000 años. Por esas fechas, la evolución produjo en África una especie cercana a la de los Neandertales, pero claramente distinta: la nuestra, el Homo Sapiens.

 

Durante bastante tiempo a ambas especies les fue bien. Hace 100.000 años los Sapiens salieron de África y llegaron a Europa hace por lo menos 35.000 años. Eran tiempos difíciles porque se producía en medio de una glaciación. Gran parte de Europa estaba cubierta por hielo o era inhabitable, y en el resto del territorio las dos especies humanas se tenían que repartir la caza. Al final, muchos miles de años después, la más fuerte de las dos se quedó con todo y los Neandertales habían desaparecido. Pero la superioridad de los Sapiens pudo estar más relacionada con la fuerza de la mente que con la fuerza del cuerpo. Se decoraban con colgantes, fabricaban piezas de marfil que representaban animales o dioses, dejaban las marcas de sus mandos en las paredes, pintaban en sus cuevas bestias poderosas y peligrosas como leones y mamuts… Los grupos que hicieron todas esas cosas tenían una mente tan poderosa e imaginativa como la nuestra y disponían de una “tecnología” más avanzada que la de los Neandertales.

 

Silvia Ayllón Pérez

El postureo

Jueves, 17 Mayo 2018

Todos (o la gran mayoría de nosotros) subimos fotos a la red, contamos dónde estamos, qué hacemos; contamos nuestra vida en general, pero ¿es realmente esto necesario? Probablemente eso nos haga sentirnos mejor; sentirnos quizá más aceptados. Nos gusta ver cómo la gente acepta lo que hacemos y comprobar que lo que ven de nosotros les agrada.

Todos sabemos que allí donde hay sociedad, hay personas que juzgan. Toda la vida en comunidad está atravesada por mil y una etiquetas. El postureo ha pasado a formar parte del día a día de gran parte de la gente: el dar la imagen deseada, el aparentar ser algo más…

Creo que todo esto se ha visto multiplicado por las redes sociales. Si antes se intentaba copiar algunos elementos fácilmente reconocibles, hoy se hace lo mismo para aparentar ser una persona normal de clase media. El nuevo postureo se rige por un mecanismo de todo o nada. Seamos los que seamos, todos tenemos tiempo de ocio y nos gusta vivir la vida. Nuestra vida social se apoya, cada vez más, no en cómo somos, sino en lo que mostramos en las redes sociales. Pero la imagen que damos sólo se parece a la que queremos dar a través de estos perfiles virtuales.

Beatriz Chacón González

Martín Lutero y las 95 tesis

Miércoles, 16 Mayo 2018

Noventa y cinco tesis fueron redactadas por Lutero contra la venta de indulgencias. Las clavó con determinación en el sitio más visible de la ciudad, en la puerta del pórtico de la Iglesia de Todos los Santos de Wittenberg, el 31 de octubre de 1517.

Las tesis, repletas de ataques directos a la Iglesia de Roma y al Papa, fueron primero redactadas en latín y, al poco tiempo, traducidas al alemán y reproducidas por la imprenta, difundiéndose con una extraordinaria rapidez gracias a la labor de los estudiantes.

Fue una declaración de guerra que Roma no podía dejar sin respuesta. La resonancia del acontecimiento fue enorme, a pesar de que Lutero, desde el púlpito y las aulas, intentó en vano suavizar la situación que había creado, apelando a una doctrina tradicional aceptada en la Iglesia, según la cual se aceptaba la nulidad de las indulgencias para salvar almas, ya que dicha prerrogativa sólo le competía a Dios.

Los dominicos, encargados de la Inquisición, denunciaron a Lutero ante Roma, por lo que éste fue conminado, al año siguiente, a presentarse en la ciudad eterna para responder de los cargos que se habían formulado en su contra. Lutero hizo gala, entonces, de una gran astucia y logró involucrar al poder político en la disputa, pidiendo al príncipe Federico el Sabio, elector de Sajonia, que intercediera ante el Papa para conseguir que el juicio en su contra se celebrase en suelo alemán, lo cual sucedió.

El 3 de enero de 1521, León X redactó la bula Decet Romanum Pontificem, por la que Lutero era excomulgado definitivamente. Carlos V, presionado por la situación política inestable de Alemania y por la fama y predicamento que había adquirido ya el monje herético, se limitó a prohibir la práctica de la nueva fe y a declarar proscritos a Lutero y a sus seguidores. Los esfuerzos que se hicieron a continuación para hacer cambiar de opinión a Lutero resultaron inútiles. El 26 de mayo, Carlos V firmó el Edicto de Worms; en él ratificó la sanción de destierro para Lutero y ordenó la quema de todos sus escritos.

Javier Criado González.

El estoicismo

Miércoles, 9 Mayo 2018

El estoicismo es una escuela filosófica fundada por Zenón de Citio en el 301 a.C. Su doctrina filosófica estaba basada en el dominio y control de los hechos, las cosas y las pasiones que perturban la vida, valiéndose de la valentía, de la razón y del carácter personal. Su objeto era alcanzar la felicidad y la sabiduría prescindiendo de las comodidades, los bienes materiales y la fortuna. De allí que esta palabra, y su apelativo, “estoico”, también designe en la actualidad cierta actitud moral, relacionada con la fortaleza y la ecuanimidad en el carácter.

El ideal de los estoicos era lograr la imperturbabilidad y cierto grado de independencia ante el mundo externo. Aunque era una doctrina fundamentalmente ética, también tenía sus propias concepciones lógicas y físicas. Fue influida por los cínicos, otra corriente filosófica anterior, y por el filósofo presocrático Heráclito de Éfeso.

Durante el período helenístico adquirió mayor importancia y difusión, ganando gran popularidad por todo el mundo grecorromano, especialmente entre las élites romanas. Su período de preeminencia va del siglo III a.C. hasta finales del siglo II d.C. Su debilitamiento coincidió con el auge del cristianismo.

Paula Romero Rodríguez

Más sobre la manada

Lunes, 30 Abril 2018

Las violaciones son un problema social. Los violadores se creen que tienen derecho a asaltar y maltratar a personas. Lo que hacen es un delito que hay que denunciar y castigar severamente. 

 

No podemos dejar que vuelvan a pasar casos como el de un hombre que violó a tres mujeres, dos de ellas menores, o el tan famoso de “La manada”: cinco hombres que creyeron que era divertido espiar, perseguir y violar a una mujer ebria en un portal. En ambos casos, la sentencia fue igual: unos 10 años de cárcel y una indemnización. Ésta última fue mucho más severa en el caso de “La manada” por su repercusión pública. ¿Os imagináis que hubiera pasado si no hubiera trascendido? Seguramente, esos hombres hubieran salido impunes o, como mucho, hubieran tenido que pagar una pequeña indemnización a la víctima.

 

El cambio debe empezar en la justicia y en las leyes. Deben ser modificadas y deben mejorarse, porque muchos de los problemas que hay con la justicia se encuentran en las lagunas existentes en las leyes. Estas leyes, más definidas, harán que la sociedad caiga en la cuenta de la gravedad del asunto.

 

Irene Álvarez González

La manada

Viernes, 27 Abril 2018

 

Nueve son los años a los que han condenado a unos individuos que no merecen ser llamados animales; nueve años por una violación en grupo, por una grabación, por arrastrar a una joven hacia un portal, por hacer sufrir a una persona. Pero, ¿qué ha dicho el tribunal? Es un simple “abuso sexual”.

 

Vivo en un país en el que no se considera ni agresión ni violación a que me arrastren a un portal, que me penetren simultáneamente por boca, ano y vagina mientras me graban, y que eyaculen dentro de mí sin utilizar métodos anticonceptivos. Vivo en un país en el que se condena con apenas nueve años el que se realicen dichas acciones sin mi consentimiento.

 

Llevo varios meses con miedo a salir a la calle, y todavía me preguntan de qué me quejo.

 

Me quejo de no poder salir tranquila a la calle; me quejo de no poder utilizar en pleno siglo XXI todo el tipo de ropa que quiera ponerme por las consecuencias que ello pueda conllevarme; me quejo, también, de tener mi libertad coartada por no poder andar sola por la calle sin riesgo en un sábado noche; me quejo, como otras muchas, de vivir intranquila en mi país mientras cinco individuos estarán apenas nueve años en la cárcel, y otros puedan llegar a tomarse las mismas libertades que ellos, porque esto es apenas… “un abuso”.

 

Beatriz Chacón González

 

La tecnología, ¿evolución o retraso?

Viernes, 20 Abril 2018

En la actualidad, los avances tecnológicos han modificado y construido nuestra sociedad. Pero ¿es la tecnología sinónimo de evolución o de retraso?

Por un lado, podríamos considerar a la tecnología como evolución, ya que ha cambiado nuestra forma de vida. Nos levantamos con una alarma digital que hemos programado el día anterior en nuestro móvil. También leemos nuestro correo electrónico de camino al trabajo o, incluso, nos ponemos al día con las noticias de actualidad en los diarios digitales, algo impensable veinte años atrás.

Por otro lado, esta evolución hace que nos aposentemos y, poco a poco, la tecnología haga todo por nosotros. Algunas fábricas no necesitan tanto personal, porque sus máquinas sustituyen la mano de obra humana. En cuanto a la comunicación, olvidamos formas básicas de comunicarnos como una llamada telefónica o una carta. Optamos por mensajes de texto a través del Whatsapp, con el que puede haber muchos malentendidos. Pero, como estamos acostumbrados, no hacemos nada al respecto.

Entonces: ¿Evolución o Retraso?

 

Damir Abdrafikov

 Resultado de imagen de can i borrow a cup of robots

 

Escépticos

Viernes, 13 Abril 2018

En la filosofía clásica, el escepticismo es una corriente filosófica basada en la duda, representada por la escuela del filósofo griego Pirrón.

“Sképsis”, es la palabra griega que da origen al movimiento y significa hacer una reflexión cuidadosa de lo que se observa, “skeptikós” son los que miran o examinan cuidadosamente. El escepticismo tiene dos partes: una teórica, que es una teoría del conocimiento, o epistemología, según la cual no hay ningún saber firme, y otra práctica, que es una actitud que consiste en no apegarse a ninguna opinión y suspender el juicio.

“Nada es más”. Este es el lema del movimiento escéptico: ninguna cosa es más que otra; ni más cierta ni más falsa, ni mejor ni peor. Después de tratar de hacer todo lo posible por conseguir un criterio para saber la verdad, el resultado es que ningún argumento resulta claramente definitivo para desvelar las apariencias. Por lo tanto, lo más acertado es suspender el juicio. A partir de esta decisión, uno consigue liberarse de la inquietud.

El movimiento escéptico, después de examinar cuidadosamente todas las proposiciones, concluye que no hay ninguna verdad que se pueda considerar definitiva, por lo que recomienda la suspensión de todo juicio (“epojé”). Una vez suspendido el juicio, el siguiente paso es conseguir la “ataraxia”; es decir, la serenidad de ánimo, la imperturbabilidad necesaria para poder llegar a la felicidad. Pero la suspensión del juicio no quiere decir que haya que abandonar toda investigación, ni toda crítica.

Paula Romero Rodríguez

Experimentación Animal

Martes, 10 Abril 2018

Medicamentos, cosméticos y otros elementos deben ser testados antes de poder comercializarse para comprobar sus efectos. Desde siempre se ha empleado en laboratorio a diversos animales para comprobar los efectos, ¿creéis que esto es justificable? Cada año más de 115 millones de animales son sometidos a experimentación con el supuesto fin de beneficiar a seres humanos, obligándoles a inhalar gases tóxicos, aplicarles sustancias en piel y ojos, infectarles o incluso extirparles parte del cerebro.

Actualmente, existe un gran número de métodos de investigación que no emplean animales. Sin embargo, los recursos empleados para desarrollar más estos métodos alternativos son en comparación mínimos. Si lo único que nos importara es obtener mayores avances para la salud humana, entonces el método a seguir no sería la experimentación con animales, sino que deberíamos estar dispuestos a someter a otros seres humanos a tales experimentos. Desde mi punto de vista, si hemos investigado para nuestro propio beneficio, comprobémoslo con nosotros entonces. Los animales no deberían ser utilizados de esa manera contra su voluntad, y creo que esto debe frenarse. ¿Qué opináis?

 

Beatriz Chacón González