Horizontes Lejanos

Revista Escolar del IES Rosario de Acuña

DISCURSO CONTRA LA PENA DE MUERTE

Publicado por pablohm el 13 Febrero 2007

Por Davinia Flórez

 

 

 

Desde los tiempos más antiguos, en todas las civilizaciones ha surgido el dilema de la injusticia. En la filosofía griega, la palabra justicia se relaciona con los conceptos de orden y medida como lo opuesto a la desmesura. Considerando esta definición me declaro en contra de la pena de muerte.

Cuando un asesino arrebata la vida a sus víctimas debe ser castigado de acuerdo con las leyes, es decir, las normas que dicta la razón del ser humano. Eso es del todo correcto, hasta el punto que el criminal debe pagar íntegramente su condena.

¿Pero es realmente una solución total la pena de muerte? Pienso que no, la muerte del asesino no sólo no va a devolver la vida de aquel que ya la ha perdido, sino que además nos convierte, en cierta manera, a las personas que piensan de un modo racional, en verdugos tan macabros como los propios asesinos. La violencia sólo genera violencia.

Las penas de cárcel sí deberían ser más duras y deberían cumplirse íntegras o en casos necesarios instaurar la cadena perpetua, pero nunca matar es la solución. Nuestras sociedades deben encaminarse cada vez más hacia la convivencia basada en el razonamiento. El odio, aunque sea hacia un asesino, nos pudre a nosotros mismos como sociedad de derechos e igualdad, que es lo que defiende en realidad una justicia que procure siempre ser equitativa.

Aquel que se equivoca debe ser juzgado y castigado por ello, privándole de su libertad, aquella que no supo utilizar debidamente, pero nunca privándole de su vida. Prediquemos con el ejemplo y no nos convirtamos en asesinos de asesinos.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  5198  veces

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image