Horizontes Lejanos

Revista Escolar del IES Rosario de Acuña

Artículos de Abril, 2008

DE FLORENCIA A ROMA

Publicado por serafingf el 25 Abril 2008

portada26miniPor Lucía Antón Armesto

 

 

 

El viaje empezaba con una visita a Florencia en primer lugar, donde visitaríamos multitud de monumentos e iglesias que nos darían una idea de la cultura de la ciudad.

Salíamos el día 6de Marzo de Gijón hacia Florencia. Nos esperaba un autobús cerca del instituto donde nos despedimos de padres y familiares. A las 8 y media el viaje ya comenzaba. Teníamos que dirigirnos hacia Santander, pues el vuelo hacia roma salía de allí. El viaje se nos hizo un poco largo, pues todos estábamos deseando llegar .Una vez en Santander tuvimos que facturar y esperar a finalizar todos los tramites para subirnos al avión. En el aeropuerto hubo gente que se encontró con algunos problemas, pues nuestras maletas no debían sobrepasar los 15 kilos y en cambio había gente con maletas que pesaban más. La gente estaba muy nerviosa, algunos no habían subido nunca en avión, a otros no les gustaba viajar en él, etc.…Pero el viaje en avión no fue para tanto y se hizo corto, en poco tiempo ya estábamos en Roma.

Una vez en Roma tomamos un autobús con dos pisos que nos llevaría hasta Florencia, el viaje duró unas 5 horas y se nos hizo largísimo, ya que el viaje en avión nos había cansado a todos muchísimo.

Llegamos a Florencia aproximadamente a las 11 de la noche, llovía muchísimo y tuvimos que coger las maletas rápidamente para meternos en el hotel lo mas pronto posible. El hotel estaba muy bien, se llamaba “Hotel Mediterráneo”y estaba en el centro de la ciudad, las habitaciones no estaban mal y algunas personas tuvieron la suerte de que les tocaron suites del hotel.

Una vez instalados, las profesoras que nos acompañaron en el viaje hacían una inspección por las habitaciones para asegurarse de que nadie faltaba en ellas. Por ello, el primer día, al llegar tan tarde mucha gente cenó en las habitaciones con la comida que llevábamos en las maletas. La única comida que hacíamos en el hotel era el desayuno, pues comer siempre comíamos por la ciudad mientras hacíamos las visitas y cenábamos por ahí con los compañeros o en las habitaciones.

Al día siguiente de nuestra llegada nos levantamos todos a las 8 de la mañana para estar preparados a la hora que las profesoras nos habían dicho. Después de reunirnos todos en la entrada del hotel nos fuimos a visitar los sitios que teníamos propuestos en el calendario. Visitamos algunas iglesias y plazas de la ciudad.

Después de 3 días en la ciudad de Florencia nos fuimos a Roma. En el viaje hacia Roma hicimos una parada en Siena, donde comimos. El viaje hacia Roma no fue tan largo como esperábamos porque todos estábamos muy cansados y nos lo pasamos durmiendo.

Cuando llegamos a Roma nos llevamos una pequeña desilusión, después de estar en aquel hotel en Florencia, el hotel de Roma era más antiguo y menos elegante. Llegamos sobre las 7 de la tarde, una gente fue a visitar un poco la ciudad y otra en cambio se quedó en la habitación descansando.

Nos levantábamos siempre sobre las 8 de la mañana para iniciar el programa de visitas, Roma es muchísimo mas grande que Florencia por lo que nos movíamos en metro para ir a los sitios.

Algunos lugares que visitamos en Roma, fueron el Coliseo, tanto por fuera como por dentro, la fuente Di Trevi, el Panteón, el Vaticano, la Basílica de San Pedro…etc.

Finalmente, la vuelta a Gijón fue triste, nadie quería volver aquí, lo pasamos genial, visitamos sitios preciosos que seguramente no volveremos a ver, y además hemos convivido con nuestros compañeros mucho más tiempo.

Al llegar a Gijón volvimos a ver a nuestros familiares y eso nos alegró un montón pero yo y todos mis compañeros volveríamos a repetir la experiencia.

Esta película necesita Flash Player 7

 

Publicado en 26, Extraescolares | Un Comentario »

CÁCERES 2008

Publicado por serafingf el 25 Abril 2008

portada26miniPor Irene Río Barrial

 

 

Después de una semana de nervios y preparativos, llegó nuestro tan esperado viaje.

El jueves, a pesar del madrugón y del sueño que teníamos, todos nos despedimos de Gijón con una sonrisa en la cara.

El viaje en bus no fue nada aburrido: unos viendo pelis, con la Play, escuchando música… otros hablando y cantando y, los más audaces, durmiendo.

Debido al mal tiempo que nos acechó, hubo un pequeño cambio de planes; comimos en Plasencia, refugiados de la lluvia, con tiempo de sobra para pasear y conocer la ciudad.

Cuando paró el bus en el Valle de Jerte, todos pensábamos que nos íbamos a bajar para dar un pequeño paseo, pero, al fin y al cabo, solo paramos para que Abraham hiciese lo suyo. Por desgracia, nos tuvimos que conformar con ver el Valle del Jerte desde el bus y, eso sí, bajo la lluvia; sin embargo vimos de lejos sus famosos cerezos.

Una vez que llegamos a Trujillo, dimos un paseo por sus hermosas calles, visitamos el castillo y partimos hacia el hotel, en Cáceres. Allí repartimos las habitaciones, nos acomodamos y en nuestro tiempo libre, cenamos y conocimos las inmediaciones del hotel.

Al día siguiente, arrancamos hacia Mérida, en el bus cantando, pero esta vez, no se oyó el “Asturias, patria querida”, por los recuerdos que nos traía…

Una vez en Mérida, visita guiada al Teatro Romano y Museo de Arte Romano, donde, por lo menos la gran mayoría, quedamos alucinados por las maravillas que pudimos ver.

Al final de la mañana, en el museo, se nos hizo un poco larga la explicación de nuestro guía, del cual hubiese sido “inviable su identificación” a no ser por su gran paraguas y su bigotín.

Después de la comida (la gran comida de algunos) regresamos a Cáceres; allí visitamos la Concatedral de Santa María, con sus …. escalones y nuestros rezos por el Sporting; a continuación fuimos al Museo Provincial de Arqueología, donde pudimos ver objetos de los cuales fue inviable su identificación, pero ya no supimos por qué: si porque no se conservaban en buenas condiciones o porque nos faltaba nuestro querido guía.

El sábado, todos ya con mejor cara debido a la noche tranquila que pasamos, o incluso por la victoria de algunos sobre otros jugando al Pro, llegamos a Salamanca. Gran paseo por la ciudad: Plaza Mayor, Universidad (los que encontramos la famosa rana, espero que tengamos suerte), Catedral… y eso sí, tuvimos nuestro tiempo libre para comer (muy bien, por cierto).

A las 15,30 , todos muy puntuales, partimos hacia Gijón, en un viaje de vuelta muy ameno, comentando el viaje, disfrutando de los cánticos de Serafín, el “cincuenta nanananá..” o la mítica ardilla.

En resumen, un gran viaje de estudios, con unos agradables compañeros y unos profes inmejorables, Paula y Serafín.

Solo me queda decir una última cosa: “Asturiaaas, patria queridaaa, Astuuurias de mis amoooorees… ”.

 

Esta película necesita Flash Player 7

 

Publicado en 26, Extraescolares | No existen comentarios »

EN FADOS POR LISBOA

Publicado por serafingf el 16 Abril 2008

Por Bárbara Posada
portada24mini

Tras mucho tiempo esperándolo y después de dos semanas plagadas de exámenes, por fin llegó el día en el que nos fuimos de viaje de estudios.

Aunque nuestro destino final era la capital lusa hicimos una paradita en Ciudad Rodrigo, que de ciudad, poco, porque es pueblo más que otra cosa. Allí tomamos los típicos bocatas del primer día, a lo cutre, debajo de un garaje mientras lloviznaba fuera. Vimos la parte antigua bajo unos paraguas y volvimos al autobús.

Sobre las 7 hora local (recordemos que allí es como en Canarias) llegamos al hotel, muy bien situado por cierto. Nos maqueamos y duchamos para después ir hasta el barrio Alto. Los profes nos debieron ver gordos porque nos hicieron subir una cuesta muy empinada para llegar hasta allí en vez de tomar el tranvía. Una vez allí nos separamos en distintos grupos. Nos dejamos guiar por una amiga que tenía una recomendación de la misma revista de Fotogramas que aconsejaba una tal “casa Matilde” en la que se vendían sandwiches gigantes por tres euros. Acabamos preguntándole a un tal Pedro, muy majo él, que nos guió por el barrio. Se rió de nosotros cuando le dijimos dónde queríamos ir, así que nos llevó a un sitio mejor. Y tanto, menús a 6 € del típico Bitok (carne), huevo frito, patatas, ensalada y arroz. Y lo mejor de todo es que era como la típica cocina de la abuela (con la abuela portuguesa incluida y con la factura escrita a mano) Después caminamos un poco por allí entrando en algún que otro pub. Nos reunimos en el mirador del barrio Alto y, ya allí, todos juntos bajamos hasta el hotel.

A la mañana siguiente nos hicieron subir una cuesta de pendiente 1%, pero que con el cansancio acumulado de la noche anterior nos parecía el Everest. Llegamos a la cima, típica foto de grupo y al museo Gulbenkian. Allí había de todo: cosas de Egipto, cosas de Grecia, Roma, tapetes que una persona pisó creyendo que era una alfombra… etc. Luego cogimos el metro y llegamos hasta la Plaza De Comercio. A pesar de las reticencias de los profes acabamos en un McDonalds (y es que allí son un euro y medio más baratos los menús). Después de comer en este restaurante internacional volvimos a la plaza de Comercio y empezamos a subir, subir y subir cuestas para llegar al barrio de Alfama, el barrio antiguo. Visitamos la Iglesia y accedimos a un mirador desde donde se veía toda la ciudad y parte de la que está al otro lado del río Tajo (tan ancho que parece un mar). En fin, como todo lo que sube, baja, volvimos a las callejuelas cercanas a la plaza de Comercio y, tras una foto de grupo y arduo debate para ver qué hacíamos durante el tiempo libre subimos en un elevador muy chulo hasta el barrio alto, porque ya estábamos cansados de subir cuestas. Los profes nos llevaron hasta una cervecería en donde no servían cañas y luego fuimos a ver los famosos fados. Estuvo muy bien, aunque nos percatamos de que allí tú no entras libremente en los sitios, sino que alguien en la puerta te “pesca” para entrar. Muchos probaron el típico bacalao portugués aunque otros optamos por la chuleta de carne de toda la vida. Volvimos al hotel exhaustos para pasar toda la noche durmiendo… o así.

A la mañana siguiente cogimos el autocar para ir a las inmediaciones de Sintra, Luego cogimos un autobús por 4 € ida y vuelta. Sólo unos pocos valientes fueron andando 3 km de cuestas y por último, un autobús decorado como un tren antiguo para subir una cuesta de unos metros (eso ya para los más vagos). Muy bonito el palacio de Sintra, parecido al estilo de Gaudí. Mucho calor también y muy buenas vistas. Vuelta al McDonalds famélicos. Visitamos el convento de los Jerónimos donde vimos a unos estudiantes de arquitectura dibujando la fachada y comimos los ricos pasteles de Belem. De vuelta al hotel, con nuestro plan frustrado de ir al museo de la ciencia nos separamos entre consumidores y turistas para pasar la tarde libre por Lisboa. Los turistas buscamos un lugar para cenar y acabamos en un italiano donde servían unas pizzas gigantes a muy buen precio. En la calle de los restaurantes conocimos a JC o el matador de pollos, que nos contó toda su vida, al final para nada, pues no comimos en su restaurante. También pasamos por el Hard Rock que fue nuestro meeting point. Última noche en el hotel en la que nos planteamos no dormir aunque fue imposible. Madrugón a las 6 de la mañana y buenísimo desayuno como todos los que habíamos hecho en el hotel

El último día lo pasamos casi todo en el bus, viendo medias películas y durmiendo la otra mitad. Paramos en las ruinas de Conimbriga y en la ciudad de Coimbra, típica ciudad de universidades aunque nos decepcionó un poco. Comimos otro menú de Bitok, la convivencia, el sueño y el hambre desgastaba nuestro humor por lo que hubo algunos roces. Tras la apetitosa comida, de nuevo al autobús, juegos de cartas, más pelis, mas dormir para llegar a casa a las 3 de la mañana y dormir hasta las 3 del día siguiente.

En fin, como habéis leído, muchas experiencias que no se pueden resumir en un montón de bits de información pero que siempre permanecerán en el recuerdo.

Esta película necesita Flash Player 7

Publicado en 26, Extraescolares | No existen comentarios »