Horizontes Lejanos

Revista Escolar del IES Rosario de Acuña

Artículos de Abril, 2010

ITALIA 2010

Publicado por serafingf el 27 Abril 2010

portada28reducida.JPG Por Sara Mª Llerandi

 

 

 

 

Después de semanas de exámenes, estrés y nervios, por fin llegó el día de la salida hacia Italia. A las seis de la mañana, sin haber apenas dormido, y tras haber esperado por algunos retrasos de última hora, conseguimos partir.

Un viaje de seis horas después llegamos a Madrid, al aeropuerto, donde facturamos el equipaje. Tras mirar los billetes, buscar a conocidos a nuestros alrededor y esperar el consabido retraso del avión, accedimos a su interior. Tras superar los nervios y miedos, iniciamos el vuelo, disfrutando de unas vistas totalmente espectaculares.

Llegamos al aeropuerto italiano, donde una ligera histeria se apodero de todos a la hora de recoger las maletas y resto de elementos facturados. A continuación, nos dirigimos a Florencia, donde nos instalamos en el hotel en el que pasaríamos las siguientes tres noches. Descansamos un rato, nos arreglamos y salimos a echar un primer vistazo al rio Arno y a la iglesia de la Sta. Croce. Después de haber cenado y haber dado una vuelta por esa zona, volvimos al hotel, agotados.

Los siguientes dos días hicieron que cambiasen nuestra vista de Florencia, ya que la primera tarde-noche, la cuna del renacimiento no nos dejó una impresión demasiado buena. En la Galería della Academia, pudimos contemplar el David de Miguel Ángel, símbolo del poder de Florencia, además de los cuatro Prigioni, y un modelo del Rapto de las Sabinas.

Ese mismo día paseamos por la Plaza de la Señoría, donde se encuentran, entre otras muchas esculturas, Perseo y la Cabeza de Medusa, Hércules y Caco, Hércules y el centauro, etc. Cercando esta plaza, está el Palazzo Vecchio, junto a la Fuente de Neptuno, que tanto criticó Miguel Ángel.

Tras comer por la zona, visitamos el Duomo, realmente impresionante, junto con el Campanile y el Battistero, donde pudimos contemplar Las Puertas del Paraíso, una increíble obra de Lorenzo Ghiberti. A pesar de que la catedral Sta. María de las Flores estaba en obras, pudimos disfrutar de su grandeza y de su cuidado y trabajado estilo gótico.

Al día siguiente, tercer y último día en Florencia, paseamos junto al río, cruzando el puente de Grazie, para dirigirnos a una zona donde pudimos contemplar unas vistas impresionantes, desde la Plaza Michelangelo. En esa misma zona, también visitamos una iglesia románica, San Miniato al Monte. Según la leyenda, está situada en ese lugar porque allí fue a donde llegó el mártir a la que está dedicada, con su cabeza en la mano, tras ser decapitado por Decio.

Por la tarde, paseamos por el puente Vecchio y sus alrededores, donde cenamos, para después dirigirnos al hotel.

Comenzó el cuarto día, y con él nuestro viaje hacia Siena, cuyo centro histórico fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1995. Una vez allí nos dirigimos hacia la Catedral, una de las más importantes de Italia. Como curiosidad, saber que fue construida en dos tiempos, debido a la terrible peste y el daño económico que sufrió la ciudad. A continuación, paseamos por la plaza del Campo, donde tiene lugar El Palio, una antigua tradición en la que los barrios, representados por jinetes, compiten en una carrera de caballos por lograr ganar El Palio.

Tras despedirnos de Siena, emprendimos de nuevo el viaje hacia Roma, a donde llegamos a media tarde. Tras algún incidente con amigos de lo ajeno, cenamos por los alrededores.

El quinto día estuvo marcado por el amplio recorrido que hicimos por el Foro romano, el Arco de Tito y el Coliseo, que sin duda fue una de las construcciones que más nos impresionó. Tras visitarlo por dentro, nos dirigimos al Campidoglio, que visitamos brevemente. Totalmente machacados tras la marcha, llegamos al hotel.

Y tras una noche demasiado corta, llegó el día de la vuelta a casa. Comenzamos la mañana con una visita guiada por las zonas más emblemáticas, visitando numerosas plazas y monumentos. Tras las explicaciones del guía, disfrutamos del resto del tiempo para realizar compras, visitar zonas que no habíamos visto (¿alguien consiguió visitar el puente Milvio?) y, en definitiva, para despedirnos de la ciudad Eterna.

Pasamos la última noche en el hotel, y emprendimos el viaje de vuelta a tierras asturianas, tras dos horas de avión y demasiadas de autobús.

Se deben destacar las tardes-noches en la plaza España, junto con otros españoles e italianos. Seguramente no se olvidarán de nosotros por un tiempo.

   

Publicado en 28, Extraescolares, General | No existen comentarios »

CÁCERES 2010

Publicado por serafingf el 8 Abril 2010

portada28reducida.JPGPor Covadonga López López

 

 

 

 

Es un 23 de marzo, a las 7.30 de la mañana, En el autobús, los alumnos de 4º de la ESO del instituto Rosario de Acuña; en la calle, nuestras familias. Es el momento que todos llevábamos tiempo esperando: tres días fuera de casa, sin padres, con nuestros amigos, preparados para pasarlo bien. El itinerario, Cáceres, Mérida y Salamanca. Algunos ya habían estado, para otros nos era desconocido. Cada ciudad era completamente diferente, pero eso sólo nos animaba a visitarlas.

Fue un viaje largo, parecía como si el reloj se negara a avanzar. Unos pocos lo aprovecharon para dormir, mientras que otros escuchaban música, hablaban con sus amigos o se dedicaban a alborotar. Hicimos varias paradas, en las que el profesor no paraba de repetirnos que nos fijáramos en el paisaje y en las diferentes zonas por las que pasábamos.
Al llegar a Salamanca,  paramos cinco minutos; teníamos que recoger a Julián, que estaba allí estudiando.

Finalmente, a las 14.30, llegamos al valle del Jerte. Para verlo en su total esplendor deberíamos haber ido diez días más tarde, ya que todos los cerezos estaban sin hojas y prácticamente ninguno tenía flores. Aun así, comprobamos lo grande que era el valle, con sus numerosas terrazas que en primavera nos mostrarían la belleza de las tierras extremeñas. Un río, el Jerte, discurre tranquilo al pie del valle, y una senda de 3 kilómetros nos lleva, dificultosamente, a la Garganta de los Infiernos, una reserva natural donde poco a poco vamos descubriendo pequeñas cascadas. Por fin llegamos a un lugar donde comer. Los profesores nos avisan del peligro del río en ese tramo. Pese a la advertencia, algunos van a bañarse a zonas más tranquilas. Un alumno, algo descuidado, va a lavarse las manos cerca de donde estábamos nosotros, donde la fuerza de las aguas es muy grande. Se sienta en una roca, y de repente se suceden vario gritos: “Madre mía, que se ahoga”, “Na, moriráse’’, “¡Ay madre!”, fueron algunos, pero fue el primero el que puso alerta a otro alumno, que rápidamente lo sacó del agua. Y menos mal, podríamos haber tenido una desgracia.

Más tarde volvimos al autocar, que nos llevó al hotel Iberia Plaza Mayor, en Cáceres, un palacio remodelado. La recepción, en el primer piso. A subir las maletas por las empinadas escaleras cubiertas por una alfombra. Poco a poco nos van asignando habitaciones, a las que rápidamente nos retiramos. Cada una es distinta, así que nos entretenemos visitándonos.
Más tarde, un ducha, nos preparamos y tiempo libre. Cada grupo va por su cuenta, así que la crónica sólo está orientada hacia unos.

Nos dejamos absorber por las pequeñas calles del casco antiguo, buscando el sitio más adecuado para cenar. Acabamos en un Pans&Company vacío, con dos empleadas. Todo parece normal, hasta que llega un drogadicto/borracho, que nos atemoriza. Empieza a amenazar a las dependientas, no para de gritar, peinarse, colocarse las gafas de sol, hacer cosas extrañas, quitarse la camisa, ponérsela de nuevo, pasearse. Llega a hablar con unas de nuestro grupo, y hasta le levanta la mano, amenazante, a otras dos. Finalmente llega la policía tras una llamada de la cocinera y se lo lleva.

A las 23.00 hay recuento de alumnos en la recepción del hotel y nos reunimos en las habitaciones, hasta las 0.00, hora a la que cada uno se retira a la suya.

El segundo día nos levantamos temprano y bajamos a desayunar, para salir hacia Mérida hacia las 9.00. Es una ciudad de origen romano, llena por todos sus rincones de recuerdos de su pasado, con inscripciones en latín, restos de antiguas domus, templos que fueron reconvertidos en palacios y más tarde abandonados… En resumen, una ciudad que te deja con las ganas de volver a verla. Primero fuimos a ver la casa del anfiteatro, una gran domus del siglo I d.C., en la que la gente se alborotó al ver la esvástica o cruz gamada representada en los mosaicos del suelo, y llegando a la errónea conclusión de que los romanos eran nazis (algo completamente disparatado, ya los primeros existieron hace más de 2000 años y los segundos son relativamente recientes). El guía les sacó de su error, explicándonos que antes se usaba mucho y representaba la buena suerte. Después visitamos el anfiteatro romano, dedicado a las luchas de gladiadores y de hombres contra fieras. Tiene una estructura que a los arqueólogos les hace pensar que también se representaban batallas navales, para lo que lo llenaban de agua. El público estaba separado, las mujeres, esclavos y niños arriba, más abajo los hombres, y a medida que se acercaban a la arena, la gente más importante. Al acabar hicimos una pequeña parada, y luego continuamos con la visita al museo romano, repleto de mosaicos, monedas, instrumentos de la vida cotidiana…

Más tarde tuvimos tiempo libre para comer, el cual también aprovechamos para entrar en tiendas y mirar los souvenirs. Al acabar, volvimos al autocar para hacer una visita a Trujillo, la cual nos fue totalmente imposible debido a la tormenta desatada. Por tanto, volvimos a Cáceres y los profesores organizaron una visita al casco antiguo. Poco después e empezar, se suspendió por las quejas de los alumnos, ya que algunos ya lo habían visto y otros estaban enfermos. Ese tiempo libre lo empleamos en ir a tiendas en busca de regalos para nuestros familiares o amigos y, finalmente, para cenar. Unos cuantos quisimos cenar en el hotel, y, ante la duda de que se pudiera o no, metimos la comida a escondidas. Al día siguiente nos enteraríamos de que estaba permitido y que lo que habíamos hecho era una tontería.

Jueves 25 de abril, último día. Nos levantamos a la misma hora que la mañana anterior, listos para visitar la última ciudad, Salamanca. Recogimos con tristeza todas nuestras pertenencias, cerramos las maletas y las metimos en el autobús. Después de dos horas de viaje, llegamos a nuestro destino. Lo primero que vimos fue la enorme plaza mayor, con  sus edificios de estilo barroco, el centro de la cuidad. Sus arcos, de medio punto, están adornados con los medallones de personajes ilustres de la Historia de España. Su forma casi rectangular, con sus tonos dorados, nos presenta la bella Salamanca.  Seguimos una ruta que nos lleva hasta la Universidad Pontificia y la Casa de las Conchas, la más representativa de su estilo, el gótico-tardío con elementos renacentistas y mudéjares. Se puede ver el escudo de los Reyes Católicos y el de su embajador, Rodrigo Arias Maldonado. Su fachada está adornada con grandes conchas de vieira, distintivo de la Orden de Santiago a la que pertenecía Rodrigo.

Allí nos sacamos por fin la foto de grupo, y luego proseguimos la visita con la Universidad, donde nos detenemos para admirar su estilo plateresco y, sobre todo, encontrar a la famosa rana, que nos dará suerte en los estudios si la encontramos sin ayuda. Luego vemos la Catedral Nueva, por dentro y por fuera, y buscamos al astronauta  de la fachada, esculpido para demostrar su restauración.

Acabamos con un tiempo libre para comer. Después, al autobús, que nos llevará de vuelta a Gijón tras un largo viaje. Ya está, finalmente se acabó. Nos reunimos con nuestras familias y cada uno se va a su casa, pero siempre llevaremos en nuestra memoria este corto pero inolvidable viaje de estudios, Cáceres 2010.
        

Publicado en 28, Extraescolares | No existen comentarios »

EXCURSIÓN: SAN JUAN DE NIEVA - CABO PEÑAS

Publicado por serafingf el 6 Abril 2010

portada28reducida.JPGPor Borja Domínguez

Fotos de Jesús Pajares

 

 

Como en cada ruta partimos del lugar de salida a las 9,30 horas sabiendo que en esta ocasión el camino en autocar sería muy cortito.

Increíble pero cierto; ¡qué día tan maravilloso  el que pasamos haciendo esta ruta!, ya que la climatología anunciada era muy diferente a la realidad y por ello digo lo de “increíble”.

Además, también el sitio era algo inigualable ya que estábamos rodeados de un paisaje insólito. Por la costa la playa a nuestro lado y también esas montañas nevadas tan cercanas que, gracias al día tan despejado, podíamos ver con total claridad.

Conocimos diferentes playas pero cada una con su encanto, como las de Xagó, Cabo Negro, Verdicio, etc., hasta llegar a nuestro destino: Cabo Peñas. Incluso en una de ellas pusimos a prueba nuestro valor y habilidad vadeando una entrada de agua de mar que nos cortaba el camIno y no era de nuestro agradó  tener que mojarnos, aunqué a algún osado no le Importó y probó las frías aguas del mar en invierno.

La caminata fue muy liviana ya que no había fuertes subidas ni terrenos incómodos; por ello en vez de rostros enrojecidos y acalorados por el esfuerzo eran de asombro por la belleza que nos rodeaba; aunque fue un poquitín más larga de lo pensado, pero mereció la pena.

A buena hora las fuerzas flaquearon y sin hacernos mucho de rogar enseguida nos repusimos con nuestros bocatas, aunque pronto tuvimos que seguir nuestra marcha porque el aire empezó a ser desagradable allí donde escogimos el sitio para comer.

Reanudamos la marcha y como íbamos sobrados de tiempo caminábamos despacio y nos detuvimos a ver las vistas en un mirador donde hicimos varias fotos, una de ellas en grupo. Enseguida llegamos al final del trayecto en el Cabo Peñas donde cogimos nuestro autocar y regresamos a casa satisfechos de otro día más de senderismo entre amigos.

Publicado en 28, Abierto Tarde, General | No existen comentarios »