Horizontes Lejanos

Revista Escolar del IES Rosario de Acuña

Artículos de Diciembre, 2010

ATAPUERCA 2010, EL REGRESO

Publicado por serafingf el 9 Diciembre 2010

portada29reducidaPor Covadonga López

 

 

 

Viernes, diecinueve de noviembre. Siete menos diez de la mañana. Poco a poco, la entrada del instituto Rosario de Acuña se va llenando. Y es que un día como este, nos vamos de excursión a Atapuerca y a Burgos, con el departamento de Filosofía.

El viaje se hizo largo. Fueron unas cuatro horas de trayecto en autobús, con parada para desayunar y estirar las piernas incluida, en la que hubo de todo, como siempre. Unos pocos, con sueño atrasado, intentaron dormir. Aún menos lo consiguieron. La mayoría, como siempre, charlaron, con un tono de voz un tanto desapropiado a esas horas de la mañana. Incluso algunos alumnos nos pusieron banda sonora propia, con sus voces al cargo.

A las once, finalmente, llegamos a nuestro primer destino, una exposición llamada “Sexo en piedra”, que nos requerirá tan solo veinte minutos de nuestro tiempo. El objetivo de esta, como su nombre indica, es la importancia, el significado, la forma de relacionarse que han marcado las relaciones sexuales desde la Prehistoria hasta nuestros días, documentado a través del arte y la fotografía.

Tras esto, seguimos rumbo a Atapuerca. Cuando llegamos, nos sacamos la foto de grupo. A pesar de que hubo que hacer varios intentos, pues algún despistado no acababa de salir del autocar, finalmente lo conseguimos.

En cuanto abrieron las puertas, nuestra guía nos informó de la obligación de llevar cascos de seguridad puestos, y nos los proporcionó. Tras varias risas, por lo cómicos que todos estábamos, y varios quebraderos de cabeza para entender cómo se ponían, empezamos con la visita.

Desde hace algunos siglos se conoce de la existencia de la cueva de Atapuerca. Incluso, se llegó a hacer un trazado de ferrocarril minero, de una compañía inglesa. Para ello hubo que construir una trinchera. Esto, sumado a sus utilización como cantera, destruyó parte de los yacimientos. No fue hasta hace unos treinta años cuando se empezó a excavar en serio. En esta campaña, se descubrieron restos del Homo ergaster, Homo sapiens y Homo heidelbergensis.

La guía nos presentó una copia de los restos craneales de Miguelón, el humano más antiguo hallado en Europa, concretamente en la Sima de los Huesos. Nos enseñó las diferencias entre un sapiens y un neandertal, y, básicamente, un resumen de lo encontrado en la Sierra.

Después nos llevaron a visitar el Parque Temático, un paseo por la Prehistoria a lo largo del cual la guía nos mostró (e incluso nos sacó a intentar hacer lo que ella hacía), mediante demostraciones, elementos básicos de la cultura de la época. Desde la talla del sílex para crear herramientas, pasando por el uso de colorantes naturales para pintar, el lanzamiento de lanzas y flechas con arco y propulsor, hasta la creación de fuego. A pesar del frío y las malas condiciones climáticas, esta visita gustó a los alumnos en general.

A continuación nos encerramos en el autobús de nuevo (que bien se estaba, al calor, por fin), para marchar rumbo a Burgos. Como tardábamos más de lo esperado, hubo varias protestas, distraídas por la necesidad de encontrar un Mcdonals o algo parecido en el GPS de algunos alumnos. Mala suerte, precisamente en la zona de la catedral no hay ninguno, y puesto que solo disponíamos de hora y media para comer, tuvimos que buscarnos la vida. Nos dividimos en grupos, y quedamos al lado del museo a las cinco menos cuarto. La mayoría llevábamos bocadillo de casa, así que fuimos comiéndolo por el camino, mientras ayudábamos a los demás a buscar algún sitio donde poder comer (y ya de paso, donde no morirnos por congelación).

Tras la comida, visitamos un poco la ciudad de Burgos. Admiramos la catedral, sacamos fotos, callejeamos … Sin duda, una de las cosas que más nos llamó la atención fue el impresionante parque que hay a lo largo del río Arlanzón. Te deja sin palabras, es maravilloso.

Todas estas cosas hacen que Burgos te deje con las ganas de más, de volver y perderte en sus innumerables calles, de tirarte en la hierba de sus parques, de admirar incansablemente su hermosa catedral.

Puede que, como algunos alumnos decían, la pega de esta ciudad fuera la escasez (o total nulidad) de quioscos, supermercados o lugares para comer. Y es que, en resumidas cuentas, parece que algunos especimenes de esta juventud no pueden vivir sin sus ansiadas gominolas.

A las cinco menos cuarto, puntualmente, la mayoría de nosotros estábamos en el museo del yacimiento de Atapuerca. Un par de personas se retrasaron, pero también los profesores. Una vez reunidos todos, entramos. Nos dividimos en grupos de veinte y empezamos la visita, siempre acompañados de un guía y un docente.

La visita fue muy entretenida. A medida que avanzábamos en el recorrido del museo, el guía nos iba comentando todo lo que sabía de las figuras de nuestros ancestros, de su evolución, sus cualidades, características, viviendas … y haciendo que participáramos con nuestros conocimientos, ya fuéramos de Humanidades, Sociales o Ciencias. Para acabar el día, nos llevó a una sala en la que finalmente pudimos ver a Miguelón y otros restos, humanos, animales y de herramientas.

En mi opinión, es una visita recomendable para todo el mundo. Se aprende mucho sin darse cuenta, lo puedes llegar a pasar genial, y si tienes un rato puedes admirar la belleza de Burgos. Esa que, a muchos de nosotros, nos ha enamorado.

Publicado en 29, Extraescolares, General | No existen comentarios »