Horizontes Lejanos

Revista Escolar del IES Rosario de Acuña

AMOR CORTÉS

Publicado por serafingf el 2 Junio 2011

Por María Aguado Méndez

portada29reducida

Primer premio 2011, poesía, 2º ciclo de ESO

AMOR CORTÉS

En un valle del siglo dieciséis,
había un castillo oculto, del que nunca adivinaréis.
Vivía una joven princesa,
hija de Rey y del amor presa.

Cuenta la historia o más bien la leyenda,
que camino a Palacio, un juglar tomó aquella senda.
Llegando al final, una fortaleza halló,
precavido ante todo, por lo que se calló.

En el balcón asomada se veía a la muchacha,
con anillo desposada, pero deseosa de un hacha.
Ya que con esto tendría libertad,
ella con él no quería nada, ni siquiera su amistad.

El peor hombre del valle era su marido,
era alto, guapo y fornido.
Pero todo él formaba,
un gran egocentrismo que en su corazón guardaba.

El juglar al ver esto, decide actuar,
se adentra en el castillo, con su don de enseñar.
El Rey a la entrada le deja pasar,
y él agradecido quiere deleitar.

Al llegar a su cuarto ella lloraba,
no dudó en preguntarle qué le pasaba.
Ella al ver a alguien interesado,
le contó sus maltratos sin dejar nada de lado.

No podía creer qué oían sus orejas,
todo, absolutamente todo eran quejas.
Decidió ayudarla en todo lo que pudiese,
una canción le dedicó y vino para que bebiese.

No sabe si fue el alcohol, la canción o el dolor,
que la pobre, cayó de amor.
A él le quería como prometido,
tenía de todo, y no como su marido.

Él le sugiere un trato,
ir cada día, y que le cuente un rato.
Ella acepta encantada,
el juglar le manda un beso, con el que se queda sonrojada.

Al caer la mañana el juglar aparecía,
y así ocurrió día tras día.
Dice la leyenda que los dos se querían,
tanto, que hasta ya besos caían.

Querría decirle ella al juglar, que no se fuese de su lado,
que estuviese con ella, llevarle siempre atado.

“Querría que el sonido de su laúd,
me acompañase a mi ataúd.
Sabe él que podría dedicarle mil y un versos con triadas,
pero prefiero expresarme a base de una caricia y amorosas miradas.”

La leyenda persiste hasta ahora,
y actualmente lo transmite esta escritora.
Los amores y los sentimientos de la chica se ven reflejados,
en estos cuarenta y ocho versos que he plasmado.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1164  veces

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image