Horizontes Lejanos

Revista Escolar del IES Rosario de Acuña

Artículos de 'Descubriendo'

La guerra de Libia

Publicado por pablohm el 6 Junio 2011

portada29reducida

Por Silvia Martínez Fernández 3D 

La guera de Libia se ha convertido (junto a la central nuclear de Fukushima) en uno de los temas de actualidad más tratados y debatidos en los medios de comunicación. Este enfrentamiento estalló el pasado mes de Febrero entre Muamar el Gadafi y varios oponentes, que reivindicaban reformas económicas y políticas en el gobierno de Gadafi. Su manera de hacerse oír era mediante manifestaciones entre las que destaca la “Revuelta del 17 de Febrero”, principal causante de la guerra. El día15 de este mismo mes la policía detuvo a Fethi Tarbel, defensor de los presos de conciencia, acusado de haber difundido un rumor acerca de un incendio en la cárcel de Abu Salim. En la revuelta se reclamaba la libertad de los presos, aunque el resultado estuvo muy lejos de eso, ya que concluyó con tres muertos y 38 heridos. A partir de esta manifestación, se fueron organizando otras de mayor calibre, terminando en pocos días con la vida de cuarenta personas, dos de ellas en la horca. Las protestas siguieron aumentando y haciéndose más intensas, y se extendieron por la zona oriental del país (contraria al gobierno de Gadafi), donde parte del ejército se unió a los rebeldes. Gracias al apoyo militar, los oponentes consiguieron controlar las ciudades circundantes a Trípoli. La presión de los adversarios hizo reaccionar al ejército de Gadafi que aumentó los ataques contra estas ciudades para volver a recuperarlas. En el otro bando, los rebeldes (apoyados por soldados y políticos desertores) se organizaron y crearon el 27 de Febrero el “Consejo Nacional de Transición”, con sede en Bengasi, que cuenta con 31 miembros y hasta página web.

 

Muchos de los habitantes de este país decidieron abandonar sus viviendas y bienes para escapar del conflicto, refugiándose en los países más cercanos. Esto originó como consecuencia una crisis humanitaria. La crisis en Libia también repercutió internacionalmente en la economía, con una importante subida en el precio del petróleo, y una bajada en el euro. En el campo de la política, la gran mayoría de los gobiernos occidentales rechazaron las ideas de Gadafi y la Liga de Estados árabes defendió el establecimiento de una zona de exclusión aérea contra su gobierno. Por otra parte, el Consejo de Seguridad de la ONU informó al ejército libio de que los medios y armas que estaban usando podían ser catalogados como crímenes de lesa humanidad, al mismo tiempo que lo sancionaba. A mediados de marzo, este consejo aprobó el establecimiento de una zona de exclusión aérea y autorizó a los Estados miembros de la ONU el uso de “todas las medidas necesarias” para preservar la seguridad de los habitantes libios, salvo el uso de fuerzas de ocupación en cualquier lugar del territorio.

 

 

Publicado en 29, Descubriendo | No existen comentarios »

Las centrales nucleares

Publicado por pablohm el 27 Mayo 2011

portada29reducidaJenifer Priede Blanco 3ºD

Una central nuclear es una instalación industrial empleada para la generación de energía eléctrica a partir de energía nuclear. Utiliza combustible nuclear que suele ser plutonio y uranio. Esta energía nuclear suele obtenerse mediante la fisión de los átomos de estos elementos. La energía nuclear es la responsable del efecto devastador de las bombas atómicas y de los misiles nucleares. También se podría usar la fusión nuclear para obtener energía y no se producirían residuos radiactivos pero necesita temperaturas extraordinariamente altas y no sería rentable.

El plutonio y el uranio se albergan en un contenedor de hormigón que se llama núcleo del reactor nuclear. El sistema de refrigeración se encarga de que no se sobrecaliente el reactor y esto produzca una fusión en el núcleo del reactor.

En España hay ocho centrales nucleares (Santa María de Garoña, Almaraz I y II, Ascó I y II, Cofrentes, Vandellós II y Trillo), pero de la que más se está hablando ahora es de la central nuclear de Fukushima.

El accidente nuclear de Fukushima comprende una serie de incidentes como explosiones en los edificios de los reactores nucleares, fallos en los sitemas de refrigeración o liberación de radiación al exterioir, a consecuencai de los desperfectos ocasionados por el terremoto y tsunami que afectaron al noreste de Japón.

El 11 de abril el nivel de gravedad del incidente se elevó a 7 para los reactores 1, 2 y 3; el mismo nivel que en el accidente de Chernobil. Dada la magnitud del accidente las autoridades decretaron estado de emergencia nuclear.

Ahora en España se están intentnado eliinar las centrales nucleares de inmediato debido a su efecto devastador. Los residuos nucleares tienen dos características: son muy peligrosos y muy duraderos, pr eso aunque ahayn pasado 25 años, sus efectos siguen siendo devastadores , la radiación se seguirá emitiendo durante miles de años.

Publicado en 29, Descubriendo | No existen comentarios »

Despedida de Segundo de Bachillerato curso 2010-2011

Publicado por pablohm el 23 Mayo 2011

portada29reducidaDiscurso de despedida de los alumnos/as de Segundo de Bachillerato a cargo del profesor Catedrático de Geografía e Historia Jesús Jerónimo Rodríguez González

Señor Director, miembros del Claustro, alumnos y alumnas del Instituto de Enseñanza Secundaria “Rosario de Acuña”, señoras y señores.

Recuerdo cómo en mis años de estudiante universitario uno de los profesores de Historia nos decía que la Universidad, recién alumbrada allá en la plenitud de la Edad Media, era el lugar en el que coincidían profesores y estudiantes movidos por el ansia de aprender. De alguna manera, aunque en tono menos solemne que el de la cita utilizada por mi antiguo profesor, esa es la motivación de toda enseñanza y esos siguen siendo sus protagonistas: los que tienen ganas de aprender.

Adentrándose en  el contenido de la enseñanza universitaria ya Ortega y Gasset señalaba en El Libro de las misiones la diferencia entre la centralidad que la transmisión de la cultura tenía en la universidad medieval y el peso que la formación técnica, lo que él llama el “profesionalismo”, y la investigación habían adquirido en la universidad europea de la primera mitad del siglo XX.  Fruto de esa transmutación de objetivos habría sido el carácter residual de la transmisión de la cultura en la universidad, que, por el contrario, mantendría unidas dos tareas a su juicio “dispares”: la formación de profesionales y la investigación científica.

Después de la ampliación hace varias décadas de la enseñanza obligatoria de los 14 a los 16 años no parece que hayamos subsanado aquel déficit. De un lado, son todavía muchos los estudiantes de secundaria que no han adquirido una verdadera “cultura general” con la que afrontar el conocimiento del mundo en que les ha tocado vivir. De otro, en la encrucijada en la que actualmente se encuentra la institución universitaria cabe preguntarse si la concreción española del llamado “Plan Bolonia”, orientado tanto a incorporar el conjunto de las profesiones a la universidad como a preservar su función investigadora, acabará completando aquella formación para la vida que echaba de menos el filósofo español o se inclinará por asegurar la formación técnica de los profesionales seleccionando de entre ellos a los investigadores.  

En cualquier caso la enseñanza, más que la educación que implica a los padres y a toda la sociedad, sigue siendo, en esencia, cosa de alumnos y profesores. O mejor sería decir de los profesores y sus alumnos, en la medida en que es en el ámbito más delimitado del grupo, formado por los alumnos encomendados a un profesor, en el que se produce el intercambio de conocimientos y experiencias en que consiste el aprendizaje. Y hablo de intercambio de experiencias y conocimientos, a los que habría que añadir preocupaciones e intereses de unos y otros, porque pienso, al menos así me lo confirma la experiencia, que es cuando profesores y alumnos se ven, o si se prefiere se sienten, verdaderamente implicados en lo que hacen cuando todos aprenden. Es decir, tanto quienes enseñan como quienes aprenden tienen que traer o poner algo de sí mismos, de su propia vida, en lo que hacen. Y, como en esto sus papeles son distintos, también su forma de actuar es diferente, pero de tal manera coincidente que su quehacer resulta inseparable. No se entiende la presencia de los unos sin la de los otros. Tanto es así que no faltan casos de profesores descubiertos a la luz del éxito de algún antiguo alumno ni los de prestigiosos profesionales que blasonan de sus antiguos maestros.

Y es que, aun en el más estricto marco académico, la relación entre el profesor y el estudiante, es una relación personal, que, aunque tiene rasgos de otras relaciones en las que profesores y alumnos pueden verse implicados, es diferente, tiene connotaciones propias.

De ahí la conveniencia, no exenta de dificultad, de establecer algunas de las características de la función o el papel del profesor hoy. Y digo hoy porque la figura del profesor a fuerza de reglamentaciones, sin duda necesarias, parece haber perdido su perfil, yo diría que su perfil más noble, en la medida, precisamente, en que la regulación de su trabajo acaba estrechando el margen en el que tiene que desarrollar esa peculiar, y sutil, relación con sus alumnos. Cada vez más atenazado por la marea de informes, programas de atención a la diversidad, valoración del absentismo o los partes de incidencia, al profesor no le queda en ocasiones otra alternativa que decir que aceptar el todo para salvar la parte. Para ello a veces se parapeta inútilmente tras su preparación académica, antiguo baluarte del que sobresalía su figura y hoy devaluada fortaleza, tras años de exposición de sus estribos a toda clase de inclemencias y erosiones. A veces el profesor ni siquiera encuentra refugio en el recinto del aula, donde con inusitada frecuencia tiene que reivindicar, y no siempre con éxito, tanto su función de docente como el respeto a su persona. Y qué decir fuera de ese ámbito, cuando obviamente no puede ser uno entre iguales, sus alumnos, y cuando sus iguales, sus compañeros de claustro, no siempre responden a sus señales de náufrago.

En esa situación de casi soledad y abandono, que por no ser general no deja de ser real, no le queda al profesor otro recurso que hacer, nunca mejor dicho, de la necesidad virtud y encarnar los valores que emanan de sus convicciones más profundas, acreditados por la experiencia. Es entonces cuando, paradójicamente, más destacan las virtudes del docente, esas cualidades que la etimología latina del término virtud atribuye al hombre y el Libro de los Proverbios ve encarnadas en la mujer fuerte.

Siguiendo la formulación clásica de las virtudes cardinales la de la FORTALEZA se concreta en la constancia que, como antídoto contra la tristeza de lo que se constata como fracaso en el corto plazo, proyecta hacia el futuro el resultado educativo que, por definición, no depende sólo del profesor. Y, al lado de la constancia, la paciencia, virtud que resume y concentra toda la acción educativa, neutralizando  el desánimo que tantas veces acecha al docente. Como todas las virtudes, la paciencia requiere esfuerzo y hábito en una manera de obrar constante, en este caso ante la adversidad que supone el silencio e incluso el rechazo del destinatario natural a una propuesta reiterada, y con frecuencia renovada, de quien quiere ayudarle en el apasionante camino del conocimiento. Probablemente esta finalidad, siempre inacabada en el ser humano, de conocer y conocerse, explica la actitud paciente del profesor que pasa de invocarla a descubrir con el tiempo el secreto de su carácter inagotable. Y es que, como el amor, la paciencia se parece más a un pozo cuyo nivel desafía al estío que a un depósito cuyo contenido se vacía inevitablemente con el uso.

Y de la versión docente de la fortaleza a la humanidad de la TEMPLANZA, que en el aula se traduce en la firmeza, combinación a su vez de la humildad y la tolerancia. La humildad tiene a su vez que ver con el reconocimiento de la propia valía, necesaria para afirmar la confianza en el profesor, quien debe huir al mismo tiempo de la jactancia que arruinaría su misma credibilidad.  No obstante la humildad del profesor debe estar también en guardia para no confundir pluralismo con relativismo y, así,  reconocerse, como apuntaba Teresa de Ávila, en la objetividad de los hechos y defender, como dice Antonio Machado: “Tu verdad no, la verdad”, es decir, la que encontraremos si la buscamos con otros, a costa de guardarnos la nuestra.  De ahí que la tolerancia, implícita en esta actitud necesite el contrapunto de la firmeza, como la que tan sabiamente ejercía aquel vocacional maestro de la película francesa Ser y tener, capaz tanto de frustrar las tretas infantiles de sus alumnos más pequeños para burlar las más elementales normas del aula como de frenar las disputas en que se manifiesta la rivalidad que empieza a surgir entre los mayores de la clase.

Llegamos así a la JUSTICIA, cuya invocación por las  generaciones más jóvenes no deja de ser un signo de esperanza para el futuro. Al profesor le toca aplicarla a través de la ecuanimidad, atendiendo de manera diferente las diferencias y asegurando un tratamiento igual a los que se encuentran en la misma situación, difícil equilibrio entre lo que unos verán favoritismo y otros discriminación. Sin embargo, la regla de oro tampoco aquí se agota, con ser mucho, en el mínimo legal que implicaría ese trato equitativo sino que va más allá y apunta hacía la veracidad, es decir, hacia la honradez intelectual del profesor, que debe posibilitar, adecuándose a las demandas de los alumnos, su formación académica y su crecimiento personal. Tal actitud exige unas veces hablar, otras rectificar e incluso a veces callar respetando, así, las justas expectativas de quienes tienen derecho a conocer, como parte de su aprendizaje, las diferentes posibilidades con que acometer su proyecto de vida.

Y, como colofón, la PRUDENCIA, que gradúa la práctica de las demás virtudes. La Prudencia implica tanto anticipación como capacidad de improvisación. La anticipación no sólo implica adaptarse al marco de la normativa que regula la organización de la actividad académica sino ser conscientes de que una rigidez excesiva en ese campo puede ser tan contraproducente como una programación defectuosa. De ahí la capacidad de cambiar y modificar los planteamientos de partida que con frecuencia se le imponen al profesor, quien debe acostumbrarse no sólo a detectar, a veces sobre la marcha, las dificultades sino sobre todo a resolverlas. Todo ello, sin menoscabo de la justicia, sin ceder en firmeza, manteniendo la humildad y siempre poniendo a prueba su paciencia.

Con este bagaje se enfrenta el profesor a su tarea diaria. Ni que decir tiene que no se trata de un equipamiento moral exclusivo del docente ni que todos los profesores lo hayan adquirido en el mismo grado. Porque, ciertamente, las virtudes, o hábitos para la vida buena, se aprenden, exigen esfuerzo, aunque su ejercicio sea gratuito. La vigente Ley Orgánica de Educación, al enumerar las funciones del profesor, las presupone pero no las explicita. De manera que no serían exigibles de la misma forma en que pueda serlo el cumplimiento del horario lectivo. Sin embargo, no sólo no dejan de estar presentes en la actividad educativa sino que su ausencia la haría prácticamente imposible. Se trata, por tanto, de verdaderas condiciones de posibilidad de la educación, aunque no siempre gocen del reconocimiento que merecen.

Por eso, sin alterar el acertado principio pedagógico que centra en el estudiante toda enseñanza,  he querido recordar estas virtudes hoy aquí en este acto de final de curso y despedida de esta nueva promoción de alumnos de Segundo de Bachillerato de nuestro instituto. Y he querido hacerlo a través de la figura del profesor en quien a lo largo de estos años habéis podido ver encarnados, o quizás traicionados, esos valores. En todo caso, constituyen una inestimable guía para que en el futuro, además de buenos estudiantes, expertos profesionales o brillantes investigadores no perdáis el camino que lleva a la Sabiduría y la Felicidad.

Con este deseo, en nombre de todos los que formamos parte del Instituto “Rosario de Acuña”, mi más cordial enhorabuena a todos vosotros y a vuestros padres.

Gijón,  20 de mayo de 2011
Jesús Jerónimo Rodríguez González
Catedrático de Geografía e Historia

 

 

 

 

 

Publicado en 29, Descubriendo, General | No existen comentarios »

Premio de fotografía para Iván Fernández Martos

Publicado por pablohm el 14 Mayo 2011

portada29reducida

 

 

 

 

Nuestro alumno, Iván Fernández Martos, ha conseguido el segundo premio en el concurso de fotografía promovido por el Ayuntamiento de Gijón, “Tu ciudad, tu mirada“.

 La fotografía de Iván, de gran calidad, ha quedado segunda, y lleva por título “Cuando sea grande tendré dos ruedas”. Enhorabuena a nuestro querido alumno Iván, y a todos los ganadores.

Publicado en 29, Descubriendo | No existen comentarios »

DESFASANDO CON CHEMA

Publicado por serafingf el 18 Mayo 2010

portada28reducida.JPGPor María Álvarez, Omar Casado,

Claudia Díaz y J. Felipe González

 

 

 

Esta historia ha sido una forma de demostrar de forma generaliza y algo graciosa, la rutina de los sábados en los adolescentes, basado en lo que vemos cuando salimos e incluso en vivencias personales. No queremos decir con esto que todo el mundo gaste las horas del fin de semana de la misma forma, pero decidimos plasmar la más usual.

10:02 Sábado 20 de Febrero. Me despierto de mi agitado sueño. No estoy cansado.
10:03 Apoyo la cabeza en el grifo de la ducha y sigo durmiendo
10:30 El sonido de las gotas de agua me sobresalta. Olvidé cerrar el grifo.
10:32 La bañera se vacía. Decido qué hacer. Enciendo el ordenador tras pulsar todo lo pulsable. Consulto páginas de información terrícola. Comienzo a leer.
10:50 Sigo leyendo
10:55 Decido cambiar de página, no comprendo el lenguaje cifrado de páginas denominadas X.
10:59 Consigo dar con el comercio local. Ojeo.
11:00 El Sporting empata.
11:05 Oviedo pierde. Me río
11:07 Desisto de leer información deportiva y me centro en una noticia: ‘’botellón’’.
11:10 Decidido, investigaré sobre el mencionado personaje.
11:15 Elaboro un plan para el día constatando todo lo necesario para pasar inadvertido y lo reflejo:
-12:00 Limpiar
-13:00 Comer
-14:00 Limpiar
-15:00 Prepararme
12:00 Comienzo la labor de limpieza.
12:10 Hago un pequeño descanso e intento volver a descifrar las páginas que antes se me resistieron.
12:30 Mejor adelantar la hora de la ducha.
13:03 Tengo hambre.
13:17 Salgo al portal a por un extintor. (Nota: no se puede freír tela).
13:45 Llega la pizza que he encargado. Tiro la pizza y me como la caja. Deliciosa.
14:02 No quiero limpiar. En su defecto, duermo una siesta.
15:30 Es hora de comenzar a prepararse. Tomo la forma, aspecto y voz de una chica de 16 años llamada Mónica. Me dispongo a arreglarme.
15:32 Me enfundo en una falda de tubo incomodísima, pero adoro la forma que le hace a mis piernas.
15:35 Es la hora de colocarse un artefacto extraño y sumamente complejo en el abdomen.
15:40 Objetivo cumplido.
15:43 Siguiente tarea a realizar, el maquillaje.
15:47 Me clavo un lápiz en el ojo.
15:48 Me clavo un lápiz en el ojo.
15:49 Me clavo un lápiz en el ojo.
15:50 Se me mete un lápiz en el ojo.
15:52 Desisto
15:54 Estoy satisfecha con los resultados. Admiro un reflejo en el espejo.
15:55 Sonrío pícaramente.
15:56 Decido volver a empezar desde el principio.
16:00 Caray, la tarea es complicada, duradera… pero ‘vaya si es bonita la experiencia de experimentar sombras de colores cual pintor frustrado! Coloco en su sitio todo y me atuso el pelo.
16:01 Qué suave y sedoso…
16:03 Este flequillo se me rebela.
16:04 No veo tres en un burro…
16:05 Tijeras.
16:07 Hasta luego pequeño mechón.
16:10 Me dispongo a llevar a cabo la misión más difícil y mortal de la historia. Allí están, frente a mí, esos pequeños utensilios de matar de 10 centímetros.
16:11 Avanzo con cuidado dos metros.
16:12 ¡Lo he conseguido!
16:13 Me caigo, pero no abandono el empeño y salgo a la calle. La escalera no me vencerá.
16:14 Aterrizo en el rellano del portal.
16:30 Llego a la parada del bus (Nota: situación, a 50 metros de mi portal).
16:35 Una farola impide que avance.
16:38 Una chica simpática y agradable me coge en brazos:
- A estas horas y ya queriendo beber… venga, nos esperan donde siempre. El denominado fus o bus o no sé qué, frena y nos desplazamos mientras la otra deja de hablar de lo genial que será este sábado.
17:00 Empiezo a hablar con todos, para calmar mi sed decido beber de lo que me ofrecen, no sé lo que es, pero me rasca la garganta.
17:15 Llevo 10 minutos bebiendo y por fin decido preguntar que es. Un chico que ha bebido aun más que yo, se me acerca y me confirma que es 43 cacaolat.
17:17 No se despega de mí, parece una lapa.
17:20 Sigue sobándome con la mirada.
17:22 “Accidentalmente” se cae por una cuesta y se hace un esguince en el pie.
17:30 Decido cambiar de aires y de cuerpo, los tacones me hacen difícil el avance y la cabeza comienza a pegar pequeños tumbos.
17:35 Llego al centro transformado en Carlos. La ropa es más cómoda y no tengo falta de llevar esos zancos mortíferos, pero dos artefactos extraños me producen una sensación rara. Quisiera arrancarlos pero son parte de la anatomía humana masculina
17:40 Me aventuro a entrar en un bar, denominado Maluka. La música es alta y el  ambiente es extraño, pues nadie para de beber como si mañana se fuera a acabar el mundo.
17: 45 Decido pedir algo, quizás lo de la primera vez, ya que no me supo nada mal.
17:46 El camarero me pone 43 con coca-cola, tan rico como antes.
18: 00 Una chica se cae encima de mi, se mueve extrañamente hacia los lados, y a continuación echa algo extraño por la boca que no huele precisamente bien.
18:05 Tengo los zapatos manchados.
18:07 Vuelvo a cambiar de apariencia. Entro en un recinto denominado “san está a gusto” donde los baños están colapsados. Salgo y la plaza alberga muchísima gente joven.
18:20 Llevo todo este rato sentado entre la multitud, observando la conducta humana adolescente. No hay un patrón claro, de todo un poco, mezcla de chicas en ropa elegante, otras tantas sentadas haciendo lo mismo que yo pero con la mirada perdida, chicos permanentemente con un vaso en la mano (cualquiera diría que cuesta poco tras haber visto el sablazo que me metieron por 3 botellas de ron…). En fin, total disparidad de comportamientos.
18:45 Un grupo comienza a alborotarse y a formar una fila en torno a un local en una de las esquinas de la plaza. Me incorporo, quizá descubra algo nuevo.
19:00 Llevo 15 minutos en la puerta y por fin un mastodonte de metro 80 y unas espaldas tan anchas como yo con los brazos abiertos, empieza a pedir no sé qué de DNI. Veo que las chicas tienen más facilidades que los chicos así que muy a mi pesar, vuelvo a subirme en unos tacones y a dejarme melena. Llega mi turno, tengo miedo, si fuese un perro, estoy seguro que me metería en dos cachos de pan y me merendaba.
- DNI – me pide con una voz que la verdad, no hace juicio a su anatomía de gorila
Rebusco en los bolsillos de mi chaqueta y encuentro una tarjeta rectangular con mi foto, Elena González, 53456782-S.
- Pasa.
- Paso.
Vale, bien, puedo entrar, lo que no sé es a dónde me estoy adentrando. De repente unas luces muy claras, una oleada de calor y música alta me empuja.
Voy al baño, definitivamente los pies no me aguantarían allí dentro.
19:30 Esto se empieza a llenar y la gente empieza a hacer movimientos extraños aunque yo para no quedarme corta decido imitarles. Me miran mal.
19:45 Decido tomar la apariencia de Andrés, ya que esto de estar en tacones es horripilante. Desde luego no sé como las demás aguantan subidas aquí arriba, ser un tío es mucho más fácil y más cómodo. Tras haber explorado todo este lugar decido salir a tomar un poco el aire, aunque me ponen un sello, supongo que será por si quiero volver a entrar.
19:46 Me siento en un banco, estoy algo cansado.
20:30 Mi estomago empieza a rugir, y decido ir a comprar algo. Hay un pequeño bar que al parecer vende de todo, desde bocadillos hasta pizzas incluyendo las patatas, que es lo que decido tomar.
21:00 Estoy algo aburrido, sentado en el mismo banco de antes y sin ganas de hacer nada. Nadie me habla, y a nadie le hablo. La verdad que un sábado me empieza a parecer peor que cualquier día normal, mucho más aburrido y no entiendo por qué los demás tienen tanto interés en que llegue, si para mí no es más que un simple día.
21:30 Para no morirme del asco decido entrar de nuevo. Me dice otro tipo no muy flaco: -Enséñeme el brazo -y yo lo hago sin rechistar, comprueba que tengo todo en orden y me deja pasar.
21:32 Ha aumentado la gente, ahora casi ya no hay ni un espacio libre. Es como si lo regalaran. Pronto, la música que en principio me llamaba la atención, empieza a cansarme, todo me parece lo mismo, pero debo ser el único que opina de esa forma. Para paliar el aburrimiento, voy a hacer trabajar a mi hígado.
22:00 He probado bastantes cosas de la barra, pero me arrepiento, no solo por el dolor de cabeza que tengo y el mareíllo, sino porque me quedo a dos velas, he gastado todo el dinero, y 40€ al parecer, aquí para la juventud es bastante.
22:15 Finalmente abandono el local, la gente me agobia. Decido volver a casa caminando, pero tengo dificultades para caminar, el suelo parece que quiere tirarme, no deja de moverse, al igual que la bebida, que sube y baja por mi garganta, dejándome una sensación de acidez y malestar.
22:20 Vomito en una papelera.
22:25 Vomito en la carretera.
22:32 Vomito detrás de un coche.
22:40 Vomito en los zapatos de un policía. Me disculpo, me río y emprendo de nuevo mi camino, no quiero pasar la noche en comisaría.
22:47 Llego a casa, la verdad es que no tengo hambre y decido meterme en la cama a ver si se me pasa esta sensación tan extraña.
23:00 Vomito la pared y sigo durmiendo.

12:11 Domingo 21 de febrero.
El dolor de estómago se ha ido pero la cabeza me da vueltas y el más mínimo ruido hace que me pegue botes. Decido trasformarme en otro chico con la esperanza de que éste haya sido más coherente que yo. Me miro al espejo, este chico tiene una cara horrible y el dolor de cabeza es aún peor. Misión cumplida, he descubierto cómo pasa un adolescente el fin de semana pero, la verdad, prefería adivinar cómo lo pasa un jubilado del inserso. No pienso hacer nada esta tarde, intentaré relajarme.
Día de limpieza en el piso de arriba, la vecina decide pasar la aspiradora.
Mañana de obras en el piso de abajo, deciden colgar cuadros en la pared.
Día de descanso en la casa de enfrente, los niños gritan mientras juegan con sus padres.
-Nunca más volveré a beber alcohol.
Cojo una botella que tengo en el minibar, lleno un vaso.
-Las agujetas se quitan con ejercicio, la resaca con otra borrachera.

Publicado en 28, Descubriendo, General | No existen comentarios »

Cortos de CAM

Publicado por pablohm el 16 Junio 2009

 Cortos de CAM correspondientes al curso 08-09 en el IES Rosario de Acuña

Como todos los años, los alumnos de CAM del centro realizan como trabajo final de la materia, un corto por grupo, en el que deben poner en práctica los contenidos aprendidos relativos al lenguaje audiovisual. Este año podemos ofrecer en primicia mundial los siguientes cortos. Ah, por cierto, el viernes a las 12:30, haremos el pase de gala de los cortos en el Salón de Actos, al que estáis todos invitados.

La Letizienta

Esta película necesita Flash Player 7

Todo por mi hijo

Esta película necesita Flash Player 7

El poder del dinero

Esta película necesita Flash Player 7

Mis fantasmas personales

Esta película necesita Flash Player 7

Un tonto con suerte

Esta película necesita Flash Player 7

Recados

Esta película necesita Flash Player 7

El jefe

Esta película necesita Flash Player 7

CSI Acuña

Esta película necesita Flash Player 7

 

 

 

Publicado en 27, Descubriendo | 3 Comentarios »

OLIMPIADAS MATEMÁTICAS

Publicado por serafingf el 30 Mayo 2009

portada27.jpgPor Patricia Entrialgo Díaz-Caneja,
Gabriel Flórez Meana,
Marta González Luengo y
Aída Menéndez Parrón

 

El pasado día 27 de abril, acudimos al centro de enseñanza “Emilio Alarcos”, en el cual participamos en la semifinal de las Olimpiadas Matemáticas Asturianas. En primer lugar, dimos nuestros datos y comenzamos la prueba colectiva, denominada “Relevos”. Nos dividimos en dos parejas; una se ponía a resolver un problema en el menor tiempo posible y, cuando acababa, la segunda pareja cogía otro ejercicio, lo terminaba… y así hasta completar el tiempo permitido.

A continuación, tuvimos un descanso de media hora, durante el cual nos dieron un bocadilo y un refresco, para después finalizar las pruebas con el examen individual, que constaba de cuatro problemas.

Animamos a todos los alumnos del centro a participar en estas olimpiadas. Es una forma de conocer gente nueva y divertirte con tus compañeros de grupo. Además te regalan una bonita camiseta. Queremos reslatar que no hace falta ser un “cerebrito”, pues sólo un componente del grupo pasó a la final y, aún así, repetiremos el año que viene.

 

 

Publicado en 27, Descubriendo, General | No existen comentarios »

EL COMPOSITOR

Publicado por serafingf el 12 Marzo 2009

portada27.jpgPor Aída Suárez Jove

Mi trabajo de investigación consistía en buscar información acerca de los compositores, su función , su trabajo y poner ejemplos de algunos artistas.

Una de las tareas más difíciles a la hora de hacer una canción, crear una banda sonora o simplemente un acompañamiento musical, es tener la idea principal de cómo va a ser. Por ejemplo, cuando compramos un disco, las piezas musicales ya las conocemos con sus correspondientes bases musicales, sus arreglos y la voz, todos estos factores empastados y montados, y perfectamente combinados para que suenen bien. Pero, ¿qué es lo primero que se necesita para llegar a todo esto? Obviamente, las piezas no se crean solas, y para que un proceso de creación llegue a buen término, es necesario que tenga una buena letra y una buena base musical. Y esta es precisamente la tarea de los compositores.

En el mundo de la música hay cantantes que componen sus propias canciones, pero a menudo, también son inventadas por gente especializada. Aún así, siempre se da más importancia (creo yo) a la persona que lo interpreta que a la persona que lo crea, esto es porque una canción no se puede llamar como tal, si no se canta o interpreta de una manera determinada. La letra puede ser muy buena, pero no será comercializada si se enmarca en un entorno musical no adecuado o si no se adapta a las características de un cantante. Por ejemplo, aunque una canción de rap  tenga la mejor letra del mundo y tenga un soporte único y original, no se podrá vender muy bien o no dará muy buen resultado si lo interpreta un cantante de ópera. Así que se tiende a dar más importancia a los intérpretes, aunque la verdad, yo creo que tiene más mérito la composición.

En la historia, por ejemplo, en el desarrollo de la música clásica, la función de componer música no tuvo la importancia que tenía la ejecución. Los músicos generalmente no tenían reparos en modificar sus obras para la interpretación. Con el tiempo, sin embargo, el papel del compositor fue haciéndose cada vez más importante, unido generalmente a su prestigio como intérprete (como el caso de Ludwig Van Beethoven).
Normalmente, se asocia el término compositor a personajes como Mozart, Beethoven, Strauss, etc. Todos ellos de distintas etapas históricas… todos ellos con distintas obras, pero lógicamente, todas de música clásica.  ¿Se les da menos importancia a los compositores actuales? Yo creo que no, pero no se pueden comparar. Estos compositores fueron novedosos en su tiempo, y supusieron un giro total en la música, pero ahora también hay muchísimos compositores muy buenos.

Dejando a un lado el caso de compositores de banda sonoras, como John Williams (Harry Potter , La guerra de las Galaxias, E.T…), Ennio Morricone (El bueno,  el feo y el malo) , James Horner (Braveheart, Willow…), Hans Zimmer ( El rey león),  o Howard Shore (El señor de los anillos), no podemos evitar pensar en otros compositores, también conocidos como cantautores, porque como su propio nombre indican, son compositores que interpretan la pieza.  En especial los cantautores españoles, tales como Joaquín Sabina, Joan Manel Serrat, Pedro Guerra, etc…, están dejando el listón muy alto. Como para este trabajo tenía que escoger un compositor que me gustase, y me gustan varios, he decidido elegir dos: uno que componga solamente música instrumental y otro que lo haga incluyendo voz.

Como compositor instrumental escogí a Michael Nyman, por ser uno de mis pianistas favoritos y porque me gustan mucho sus composiciones (en especial las de la película ‘El piano’). Su biografía:

Michael Nyman nació el 23 de marzo de 1944 en Londres. Estudió música en la Real Academia de Música y en el King’s College. En el comienzo de su carrera, Nyman se negó a componer música y se convirtió en un teórico de la música clásica, escribía artículos y reportajes para diferentes periódicos. El salto a la fama de la obra de Nyman se produce en 1982, a raíz de su colaboración con el director de cine Peter Greenaway, para quien compuso la banda sonora de El contrato del dibujante. Le siguieron A Zed and two Noughts, en 1986 y Drowning by numbers (Rebelión de mujeres). Su popularidad se disparó después de componer la banda sonora de la galardonada película de Jane Campion, El piano, cuyo fragmento más conocido es The heart asks pleasure first  (1993). La película no fue nominada por la Academia a pesar de haberlo sido por la Academia Británica y para el Globo de Oro. Ha compuesto bandas sonoras para muchos otros filmes, la gran mayoría de ellos obras de autores independientes europeos. Las obras más conocidas de Nyman no dirigidas al cine son Noises, Sounds & Sweet Airs (1987) para soprano, alto, tenor y conjunto instrumental (basada en la banda sonora -también de Nyman- de La Princesse de Milan); Ariel Songs (1990) para soprano y banda; Musique á Grande Vitesse (1993); conciertos para piano (basado en El Piano), clave, trombón y saxofón; la ópera The Man Who Mistook His Wife for a Hat (1986) ,así como diversos cuartetos de cuerda. Muchas de las obras de Nyman han sido escritas para su propio conjunto, la Michael Nyman Band, creado en 1976.

Como compositor incluyendo voz escogí al cantante norteamericano Lenny Kravitz, y esta es su biografía:
Nacido en Nueva York el 26 de mayo de 1964, es un popular cantante, compositor, multi-instrumentista y productor, cuyo estilo “retro” incorpora elementos del rock, soul, funk, reggae, hard rock, psychodelic, folk y balada. A menudo toca la guitarra, el bajo, tambores, teclados y percusión él mismo cuando se encuentra en grabación. Lenny ganó el premio Grammy al “Best Male Rock Vocal Performance”, cuatro años seguidos, de 1998 a 2002; y está situado en la 93ª posición de los “100 mejores artistas de Hard Rock”. Lenny Kravitz ha vendido unos veinte millones de discos en todo el mundo.En 1989 es cuando la discográfica Virgin se fija en él y edita su primer álbum Let Love Rule, consiguiendo todo un número uno en las listas de éxitos e iniciando una prometedora carrera, que continúa en la actualidad, componiendo él mismo las canciones y tocando buena parte de los instrumentos .En el 2004, recibió su sexta nominación a los Grammy en esa categoría por “If I Could Fall In Love” de su sexto álbum de estudio, ‘Lenny’. En 2008 publica el disco ‘It’s time for a Love Revolution’ que ha conseguido cosechar varios Discos de Oro.

Bueno, y por último decir que creo que la labor de los compositores es indispensable, ya que no todos los cantantes son capaces de crear buena música.

Publicado en 27, Descubriendo, General | No existen comentarios »

ETNOLOGÍA DE LOS ANTIGUOS ASTURES

Publicado por serafingf el 2 Mayo 2008

portada26miniPor Paupan (ex alumno, estudiante de filología clásica)

Aprovechando el patriotismo que se respira en nuestra provincia, esa fuerza que corre por nuestras venas, ese grave y noble sentimiento que llena nuestros pechos con solemnidad, ese incuestionable fantasma que nos hace uno, me propongo arrojar un poco de luz sobre un tema que a todos gusta, pero en el que pocos son duchos. Con esto me refiero al costumbrismo y demás señas de identidad de nuestros antepasados, lo que ya es interesante en sí mismo, tanto más si subrayamos la necesidad de conocer la propia historia. El acceso directo a estos datos, y no a través de estudios posteriores, ya es difícil sin contar con el problema de la fiabilidad. Por ello, nos vemos en la obligación de consultar textos históricos y enciclopédicos romanos y griegos, como los de Plinio el Viejo, Floro, y, fundamentalmente, los de Estrabón, a pesar de que la información que aportan para con nuestros fines es bastante limitada. Sus escritos nos sitúan en los siglos I a.C. y I d.C. Recurriremos en contadas ocasiones, y sólo para matizar ciertos enunciados, a la arqueología.

En este breve recorrido por el día a día de los indomables astures, trataremos aspectos muy variados de su carácter, entre los que destaca su invencible amor a la libertad: es de ver la valentía de la que hicieron gala nuestros ancestros al enfrentarse a una derrota segura (su lucha contra la todopoderosa y vetusta Roma), hasta el punto de entregar sus vidas. Preferían la muerte al vasallaje. A esta implacable resolución es a la que deben el temor que les profesó, merecidamente, el gran emperador Augusto. Considero pues que lo mínimo que podemos hacer, en pago al feroz arrojo con el que defendieron nuestro pueblo y linaje, es tributarles un reconocimiento absoluto desde lo más recóndito de nuestros corazones.

Como última observación antes de entrar en materia, cabe poner sobre aviso al lector de la ocasional ambigüedad de las fuentes. Puesto que el historiador no es propenso a hacer distinciones, muchas de las particularidades de la idiosincrasia de los astures que van a ser referidas a continuación son extensivas a, por ejemplo, la de los galaicos y la de los cántabros, tribus vecinas c2n las que mantenían contacto. Incluso es posible que sean propias de otras comunidades íberas, sin que podamos saber con certeza quién las transmitió a quién. Esto se debe a que los autores de tan añejas crónicas las componían a partir de testimonios de soldados, que les ponían al corriente de todo aquello que llamase su atención durante sus expediciones.

Y ya, sin más preámbulos, procedamos con la anunciada exposición de la antigua etnología asturiana.

Siguiendo a Estrabón, es probable que nuestros protagonistas viviesen en chozas, en los bosques, hasta 19 a.C., y que comenzasen a civilizarse a partir de entonces, con la conquista de sus tierras y su consiguiente romanización. No obstante, sabemos por las reliquias arqueológicas que ya existían castros en territorio astur antes de dicha fecha. Los castros son poblados fortificados de no gran superficie, con varias viviendas para sendas familias. Normalmente, se sitúan en elevaciones no muy prominentes, y están rodeados por un muro de piedra. Por lo general, las casas son pequeñas, de planta circular, construidas de pizarra y coronadas por un techo cónico, de paja, que se sostiene con un poste de madera fijado en el centro de las viviendas; las calles suelen ser estrechísimas, pavimentadas, y no forman ángulos rectos. Los castros obtuvieron su nombre, como no podía ser menos, de los romanos, en concreto de los legionarios, que designaban con un vocablo similar sus campamentos militares; no cabe duda de a qué les recordaban estas aldeas.

Los hombres vestían de negro, y usaban sayos de lana, mientras que las mujeres llevaban vestidos sencillos o bordados con motivos florales. Llevaban todos el pelo largo, y los varones se lo ceñían a la frente con una banda para combatir. Escandalizaban particularmente a los romanos algunos adornos de las mujeres: algunas se afeitaban la parte delantera de la cabeza, para que brillase; otras llevaban unos collares de hierro con una especie de garfios que se extendían, por encima de ellas, desde su nuca hasta su frente, y de los que a veces colgaban velos que sumían sus rostros en sombras; otras se coronaban con una especie de columnilla, de más o menos un pie de altura, en torno a la que entrelazaban sus cabellos para cubrirlos con un velo negro.

Su alimentación era bastante pobre: hacían pan a partir de la harina que extraían de las bellotas, un pan que podía conservarse largo tiempo. La mayor parte de la carne que comían era de cabrito, y, para los usos del aceite, se valían de manteca. Esto demuestra que se ocupaban más de la ganadería que de la agricultura, lo que tenía su origen en un dato resaltado por Estrabón: en Iberia abundan el olivo, la vid, la higuera, y muchas especies vegetales similares, pero no así en el litoral norteño de la península, debido a su característico frío.

Su bebida más común es el agua, y, rara vez, beben también vino, aunque lo consumen por completo al poco de obtenerlo, en banquetes familiares. En este apartado localizamos un fuerte punto de controversia: Estrabón utiliza, para designar la tercera bebida de los astures, un término griego, zythos, que generalmente se acepta como cerveza. En este caso, la escasez o incluso inexistencia de cereales que presidía nuestra región niega la posibilidad de que se bebiese cerveza, y, más aún, las únicas bebidas que aparecen registradas en la documentación medieval asturiana, escrita en latín, son el vino, que ni mucho menos abundaba, y la sidra, que sí proliferaba. Además, es factible que los soldados romanos que hacían llegar tales noticias a Estrabón identificasen esta bebida con la cerveza: la explicación radica en que nunca habían visto ni oído hablar de la sidra, pero sí de la cerveza, y, al ver un líquido espumoso y de tono amarillo, que embriagaba a quienes lo ingerían, no podían pensar en otra cosa. Estos argumentos, sumados a otros, como el estudio del léxico pertinente, conforman la investigación que corrió a cargo del profesor Perfecto Rodríguez Fernández, a través de la que podemos concluir que los astures bebían sidra ya en época romana.

Comían pasándose los alimentos de mano en mano. Para ello, se sentaban en bancos construidos alrededor de las paredes, se entiende que de las casas, y el lugar que ocupaban en ellos no era casual: se disponían según su edad y dignidad. Cuando bebían, hombres y mujeres cogidos de la mano bailaban en corro al son de la música, saltando y agachándose alternativamente. Parecen claras las reminiscencias, si pensamos en nuestra danza prima. Estrabón nos dice que utilizaban la trompeta y la flauta, pero nosotros, con un conocimiento de la materia mucho más amplio, podemos pensar en los primeros prototipos de gaitas y demás instrumentos musicales tradicionales.

Para dormir, se echaban directamente en el suelo, envueltos en sus sayos.

Utilizaban pequeñas embarcaciones de cuero, mientras que sus vasos y cualquier otro tipo de recipiente eran de madera. Antes de la romanización, no usaban monedas, y hacían los pagos en especias o en láminas de plata recortadas.

Era motivo de terrible mofa para los romanos el hecho de que los astures y los cántabros se bañaban y se lavaban los dientes con orines, que almacenaban durante mucho tiempo en cisternas. Aunque hoy nos resulte grotesca, esta costumbre tenía su justificación: la orina está compuesta, entre otras cosas, por amoníaco y cloruro sódico, es decir, sal, lo que la haría efectiva, en cierto modo, a este uso. Catulo atestigua esta costumbre en sus poemas: uno de sus rivales en la conquista de mujeres, Egnacio, natural de nuestra tierra o sus alrededores, sonreía constantemente mostrando una dentadura extraordinariamente blanca, que contrastaba con la negra barba que la circunscribía. Catulo, en varias de sus composiciones, achaca a Egnacio la práctica de tan degradante costumbre, recordando su perseverante sonrisa.

La primera vez que nuestros antiguos contactaron con los legionarios romanos, que habían establecido cerca un campamento, al verlos deambular dando vueltas en sus turnos de guardia, los tomaron por locos y los llevaron de vuelta a sus tiendas. Para ellos, no existía más posibilidad que las de estar sentados tranquilamente o combatir, por lo que eran incapaces de interpretar aquellos paseos sin destino.

A los enfermos los exponían en los caminos, como hacían los egipcios, para que fueran aconsejados por los viajeros que hubiesen padecido la misma enfermedad.

En un solo caballo, montaban normalmente dos jinetes; sin embargo, si había que luchar, uno de ellos lo hacía a pie.

También tenían cierta maestría para cazar ratas, pues eran frecuentes las plagas. Éstas estropeaban las cosechas de trigo de los romanos allí asentados, que se vieron forzados a solicitar la ayuda de los nativos, pagándoles una cantidad por cada rata muerta que presentasen.

Para ejecutar a los condenados a muerte, los despeñaban, pero el procedimiento era distinto con los parricidas: éstos sufrían una lapidación fuera de sus poblados.

Practicaban también algunos deportes, como el pugilato (una especie de boxeo), las carreras, las luchas tanto inermes como armadas y a caballo, e incluso el combate en formación.

Respecto a su religión, adoraban a la Luna, pues en las noches de plenilunio hacían sacrificios a un dios innominado a la puerta de sus casas, y las familias permanecían bailando hasta altas horas. Además, rendían culto también a un dios de la guerra, al que consagraban los sacrificios de machos cabríos, caballos y prisioneros de guerra. La única que nos habla de su tratamiento de los difuntos es la arqueología, a través de túmulos sepulcrales.

Uno de los detalles más curiosos de nuestra etnología de antaño es la elevada posición de la mujer en la jerarquía social (en relación con la mayoría de sociedades del mundo antiguo): era el hombre el que tenía que dotar a la mujer, y eran ellas las que se ocupaban de casar a sus hermanos. Además, ellas trabajaban la tierra, y si era necesario daban a luz en plena labor, lavaban al niño en un arroyo y lo envolvían en pañales, para reincorporarse después al trabajo. Es claro índice de una sociedad matriarcal el ritual de la covada que seguían los astures y los cántabros: la mujer, tras tener al bebé, lo acostaba, para que su padre, libremente, lo reconociese y se acostase con él a cuidarlo, aceptando el matrimonio, mientras ella trabajaba para ellos durante unos días.

En sus guerras, fueron un pueblo ejemplar. Dión Casio nos cuenta el modo con el que a menudo suplían sus carencias y desventajas: se ocultaban en los picos, y, para la lucha, ocupaban los lugares más favorables y emboscaban al enemigo, valiéndose sobre todo de armas arrojadizas (lo que podrá observarse, más tarde, en la célebre Batalla de Covadonga).

Para que Roma lograse conquistar el norte de Iberia, acudió el mismísimo emperador Augusto. Llegado a la zona, restableció la moral de sus tropas, que se enfrentaban a gentes indómitas, y, con la llegada de refuerzos, sofocó la potente resistencia.

Gracias a Floro sabemos que los astures también guerreaban frente a frente, y se organizaban, como en la ocasión que él recoge, durante la mencionada campaña de Augusto, en la que éste ostentaba el mando de las legiones: formaron varias columnas y cada una asaltó un campamento romano simultáneamente, tras descender de las montañas en una carga brutal. La derrota de los astures se debió a la traición de algunos de sus propios hombres.

Se sucedieron encarnizadas batallas y, finalmente, completada la conquista de Asturias y Cantabria, Augusto volvió a Roma y dejó en calidad de legado a Lucio Emilio. Hubo reiteradas sublevaciones en nuestra región y su vecina cántabra, pero el invasor las castigó con crueldad. Sirva como ejemplo la primera de todas, que se basó en el engaño del que fueron víctimas los legionarios: los lugareños les pidieron que aceptasen, como regalo, una gran cantidad de cereales, y, cuando los soldados eran conducidos al lugar indicado, sufrieron un ataque sorpresa en el que perdieron la vida. Fue Lucio Emilio quien venció esta vez a astures y cántabros, y después ejecutó o cortó la mano a muchos guerreros. Otra revuelta digna de mención tuvo lugar cuando los astures fueron obligados a excavar sus minas, muy ricas en oro, como afirma Plinio el Viejo; al descubrir tales tesoros, se negaron a trabajarlos para otros, y se rebelaron, pero de nuevo fueron vencidos.

Las armas que utilizaban no están debidamente registradas, pero, corroborando lo que nos dice Silio Itálico con los testimonios arqueológicos, nos encontramos, fundamentalmente, con protecciones de pieles, hachas de doble hoja, puñales y armas arrojadizas.

Lo más interesante sin duda alguna es la bravura que enajenaba sus mentes hasta la insensibilidad. Anteponían la libertad incluso a la propia vida, y a propósito de esto se cuentan las historias más impactantes. Muchas madres mataron a sus hijos antes de que cayesen cautivos; un niño, siguiendo órdenes de su padre, se hizo con un arma blanca y mató a toda su familia, padres y hermanos, que, como prisioneros, estaban atados. Hubo también una mujer que mató a sus compañeras de cautiverio, y, otro prisionero, al ser reclamado por sus guardianes, que se hallaban ebrios, aprovechó para lanzarse a la hoguera. También se dice que muchos de ellos, crucificados, entonaban himnos de victoria antes de morir.

Tras la conquista definitiva (la guerra había durado desde 26 a.C. hasta 19 a.C.), Augusto no confiaba en poder mantenerlos sometidos, y comenzó a enrolarlos en la legión. Nos han llegado noticias de más de uno, pues hubo entre ellos quien hizo verdaderos progresos en el servicio militar.

Sin ir más lejos, Pintaius era un joven astur que ingresó en las filas del ejército romano a los 20 años, y murió luchando contra los germanos a los 27. En ese intervalo de tiempo alcanzó el grado de portaestandarte, vistiendo sobre sus hombros y su cabeza la correspondiente piel de oso.

Por su parte, Nammio Materno llegó a ser prefecto de la Cohorte I de Astures y Galaicos; habitó en Volubilis, ciudad norteafricana, actualmente en Marruecos, donde gozó de cierto prestigio. Su mujer, Emilia Sextina, había sido flaminica (cargo sacerdotal), y se había ganado el favor de la población con su gran honradez. Esto, añadido a los méritos militares de Nammio Materno, fue la causa del decreto expedido por la administración de la ciudad a la muerte de Emilia: se acordó públicamente que se diese a la noble mujer un sepulcro digno y que se le erigiese una estatua funeraria. Nammio, orgulloso de tal honor, rechazó el presupuesto ofrecido por el Estado y llevó a cabo la obra con su propio dinero. He aquí un ejemplo arcaico de esa generosidad, esa grandiosidad asturiana, compartida por gran parte de los íberos, que contemplamos a menudo, pues ¿quién no ha participado o, al menos, asistido a esas frecuentes discusiones acerca de quién paga la ronda?

Tras esta retrospección, espero que el lector se pueda formar una imagen bastante sólida de quiénes eran nuestros antepasados. Hemos visto algunas de las costumbres (asearse con orines, dormir en el suelo, la alta posición social de la mujer y los adornos de ésta, etc.) por las que los romanos tachaban a los astures y los cántabros de salvajes e incivilizados, y se sabe también que atribuían su conducta a su aislamiento, resultado de sus pésimas vías de comunicación. Decidir si tenían razón o no es tarea de cada uno, aunque, desde luego, comparados con la antigua Roma, su forma de vida era más que rudimentaria. Lo que está claro es la principal ventaja de un modus vivendi tan arcaico como el que aquí se ofrece: por aquel entonces, la comunidad asturiana estaba a salvo de la las intrigas y maquinaciones de la insidiosa vida política que tanto marcó, haciendo daño unas veces y reparándolo otras, a la Ciudad Eterna. Además, fue probablemente su carácter menos racional el que llevó a los astures a combatir a Roma, sin atisbo de miedo, hasta el final.

Publicado en 26, Descubriendo | 4 Comentarios »

INTRODUCCIÓN A LA GLOBALIZACIÓN

Publicado por serafingf el 22 Febrero 2008

Pablo Huerga Melcón: Ponencia del marportada24minites 12 de febrero de 2008

1. El problema que voy a plantear aquí hoy es el problema fundamental que está debajo de todas las discusiones acerca de lo que es la globalización. Me refiero al problema de la libertad del individuo. ¿Somos libres? ¿Cómo podemos conservar la libertad?

Esta pregunta es esencial en el contexto del problema de la globalización. Porque la globalización es un fenómeno que incumbe a la propia existencia de los estados, y de los individuos, organizados en estados. Durante los últimos años hemos ido haciendo fronteras de cemento que separan nuestro jardín industrial avanzado, del resto del mundo. En cada frontera se evita el paso de personas de distintas maneras, pero en todas ellas, es evita que los individuos habitantes del tercer mundo, puedan acceder a nuestro mundo desarrollado.

Es extraño plantearse la pregunta sobre la libertad, cuando hoy para cada uno de nosotros parece obvio que somos verdaderamente libres, más libres que nunca, porque podemos elegir nuestros productos, tenemos un abanico prácticamente infinito de elección. Vivimos en el mercado pletórico de la riqueza y la opulencia. No hay ninguna razón para poner en duda nuestra libertad. Sin embargo, esta libertad de la que hablamos, sólo es posible gracias al permanente expolio, explotación y latrocinio del Tercer mundo. El mundo civilizado debe su éxito a este permanente y sistemático latrocinio. Lo es en la actualidad, y lo ha sido desde hace cientos de años. La historia de occidente es la historia de la “mundialización” derivada de los procesos de colonización e imperialismo que los países occidentales han llevado a cabo en el llamado Tercer mundo, en un proceso constante de enfrentamiento y guerra entre países. Gracias a esa explotación sistemática, vivimos como vivimos. Pero más que nunca se hace evidente hoy, que nuestra riqueza se debe a la pobreza de otras naciones. Su pobreza es nuestra riqueza, y nuestra riqueza es su pobreza. Vivimos en lo que Miguel Morey ha llamado “un holocausto cotidiano”.

Pero a qué es debido esto. Cómo es posible que hayamos llegado a esta situación de Holocausto cotidiano. Nadie aún quiere hacerse responsable de lo que pasa en el Tercer mundo. Nadie quiere asumir que tal vez su conducta indolente, neutra, y estrictamente personal, pueda tener nada que ver con lo que ocurre en el Tercer mundo. Nadie asume que su vida pueda estar jugando un papel importante en lo que ocurre en el Tercer mundo. Es más, estamos hartos de verlo, y todos echamos balones fuera, escurrimos el bulto, miramos para otro lado, cambiamos de canal, y dejamos en manos de los políticos, el sostenimiento y la responsabilidad de lo que ocurre. ¿Puede alguien ser libre, no sentirse libre, sino serlo, realmente, una vez que asume la responsabilidad histórica que le toca, más que nunca, ante lo que está ocurriendo en cientos de países?

Cómo se ha llegado a esta situación. Yo diría que hay un hecho nuevo en el siglo XX, algo ocurre en el siglo XX que da lugar, y hace posible, esta terrible situación de lo que llamamos hoy el holocausto cotidiano del Tercer mundo derivado de la globalización. Me refiero a lo que Ortega y Gasset llamaba “la rebelión de las masas”. Según Ortega, también Spengler, etc., las masas han tomado el poder, hoy todo está lleno de gente. La gente entra en los cafés, en los trolebuses, en las calles, en las escuelas, en los hospitales, la masa impone su ritmo y desborda los espacios dedicados tradicionalmente a las élites económicas y políticas de las sociedades tradicionales. A Ortega eso le producía mucho desasosiego. Las masas han ocupado el mundo, vienen aquí para quedarse, y son el reflejo de una situación histórica absolutamente nueva e irreversible: el aumento exponencial de la población mundial durante el siglo XX. Las masas, además, se han hecho sujeto de la historia, y juegan un papel, eso es lo verdaderamente nuevo. Pero la primera manifestación de esas masas es precisamente la aparición de movimientos políticos propios, genuinos de las masas, como Ortega decía, el socialismo y el fascismo. Movimientos sociales enfrentados, pero con un perfil común, el hecho de ser movimientos de masas.

Pero las masas se hacen públicas también por otra razón esencial, que consiste en que son además, por derecho propio, el foco en torno al que gira toda la barbarie bélica de los estados. Por primera vez en la historia, las masas se convierten en sujetos agentes de la historia en los procesos bélicos. Y es precisamente la guerra civil española donde se pone de manifiesto esto. Los dos movimientos de masas enfrentados, el socialismo y el fascismo, entran en guerra, en guerra civil, y en cuanto a los muertos, también son las masas las que los ponen por delante. Por primera vez en la historia de la guerra, la guerra utiliza a las masas como parte de la estrategia militar. Ya no se trata de exterminar poblaciones enteras de castigo, o de dejar al pillaje a una ciudad tomada al asedio, para que se desahoguen los soldados, como pasó con Roma, cuando la tomó Carlos V, o con Constantinopla, cuando fue tomada por los turcos. Ni siquiera el exterminio de Salamina, llevado a cabo por Clístenes, en el período de la dictadura de los treinta tiranos de Atenas. Hablamos de un exterminio sistemático basado en la propia estrategia militar. No se trata de operaciones de castigo, sino de operaciones militares propiamente dichas. La masa forma parte del enemigo, no solo el ejército enfrentado.

Ese fenómeno que nació en el siglo XX, y que tuvo su primera prueba de fuego en el bombardeo de Guernika, Valencia, o Barcelona, también y particulamente, Madrid, alcanzó límites nunca vistos en la Segunda guerra mundial, donde el número de muertos en plena contienda como parte de la táctica militar, alcanzó límites prácticamente inconmensurables. Tan inconmensurables son estos límites, que han llevado, por la presión mediática de grupos de interés diverso, a poner en duda los acontecimientos más salvajes que tuvieron lugar durante esta guerra. El Holocausto nazi supuso la eliminación, exterminio, ejecución sistemática de más de seis millones de judíos en Europa, más once millones de muertos entre soldados y civiles en la antigua Unión Soviética.

Pero no sólo hablamos de lo que hicieron los nazis, también desde el bando contrario, en el de los aliados, se llevaron a cabo actos criminales contra las masas nunca vistos. Hablamos por ejemplo, del efecto del Proyecto Manhattan. Un proyecto que fue puesto en marcha precisamente por muchos de los científicos judíos que habían abandonado Alemania por las persecuciones de que fueron objeto y que llegados a EEUU pusieron en marcha, por iniciativa precisamente de Leo Szilard, y con apoyo de Einstein. El caso es que este proyecto de creación de una bomba atómica tenía sus partes menos confesables. Leslie Groves, general encargado del desarrollo del proyecto había contribuido a planear el proyecto como un gran experimento científico tecnológico, seguramente el más salvaje de la historia del mundo. Porque ciertamente se había previsto que determinadas ciudades japonesas, entre ellas, Hiroshima y Nagasaki, habrían de quedar al margen de la guerra, fuera de las campañas bélicas de bombardeos tradicionales. Todo con el fin de que una vez arrojada la bomba, pudiera valorarse con objetividad, y científicamente, el efecto devastador de aquellas bombas. Cuando el día 6 de agosto de 1945 a las ocho de la mañana explotó la bomba atómica Little Boy a quinientos metros del suelo de Hiroshima, esta ciudad aun no había recibido ningún bombardeo. Cientos de expertos militares y científicos americanos estudiaron posteriormente los efectos de la bomba, analizando el efecto de la onda expansiva, las temperaturas alcanzadas en cada punto, el efecto del calor en personas, animales y cosas, alcanzando un nivel de detalle que deja pocas dudas acerca del carácter experimental del evento. Se trataba ciertamente de un experimento científico, en el una ciudad de unos trescientos mil habitantes era arrasada por las bombas. Los bombardeos de castigo que hicieron los aliados en Alemania, una vez vencida, no corresponden tanto a este modelo nuevo de guerra en el que las masas forman parte de las tácticas militares, cuanto al modelo clásico del castigo y la venganza derivada de la victoria. Se parecen más a lo que Carlos V hizo con sus soldados una vez vencida Roma, o otros acontecimientos históricos semejantes.

Esta bomba, y la de Nagasaky no se arrojaron para terminar la guerra, la guerra estaba prácticamente terminada, Alemania había caído en manos de los soviéticos meses antes, y poco quedaba ya por hacer. Pero el verdadero enemigo potencial de EEUU, la URSS, tenía que ver de lo que eran capaces los americanos. Con ella nació lo que se ha dado en llamar la Guerra fría, el producto típico de la sociedad de la rebelión de las masas, tal como la definió Ortega. Un orden mundial basado en la presencia antagónica de dos modelos sociales enfrentados, con la misma capacidad tecnológica, y con un mismo proyecto que los hacía incompatibles, la mundialiación de su forma de vida, o si se quiere la globalización de su proyecto: por un lado la mundilización del comunismo como alternativa histórica inevitable, tal como lo definía el marxismo, o la mundialización del capitalismo, tal como lo defendía la doctrina norteamericana.

Durante decenas de años, la guerra fría mantuvo al mundo divido en dos bloques enfrentados dentro de una dialéctica de estados en la que unos y otros aparecían aliados de los dos países hegemónicos. Se hablaba así de “tres mundos”, el mundo capitalista occidental, el mundo comunista del este, y luego, además, el tercer mundo, que ni pincha ni corta, pero que es el soporte de las fuentes energéticas, y de materias primas que aquellos países hegemónicos requerían para seguir alimentando sus planes expansionistas mundializadores enfretados.

Ahora, lo que ocurre es que en diciembre de 1991, un año y pico después de la caída del Muro de Berlín, que representaba el enfrentamiento entre bloques de la guerra fría, la Unión Soviética, el país hegemónico que regentaba las esperanzas y los horizontes de las masas obreras del mundo, se vino a pique, se hundió, unos dicen que a consecuencia del extrangulamiento de Occidente, otros que por causas internas –desde luego causas internas hubo muchas, pero en cualquier caso, lo cierto es que la URSS y con ella, el bloque del Este se hundió y el mundo entero, todas las sociedades políticas desembocaron en un nueva era geopolítica, basada en el modelo económico capitalista de producción, distribución y consumo y especulación de bienes.

Este nuevo mundo, no nos engañemos, se dice que está regido por las multinacionales, que ya no existen pueblos ni naciones, que las verdaderas naciones de hoy en día son las multinacionales, pero no es verdad. Las multinacionales tienen patria, y en sus estados reciben todo el apoyo institucional para que sigan extendiendo por la tierra sus bienes de consumo, y sus estrategias comerciales. Es el mundo de la Globalización.

La globalización, por tanto, es un proyecto imperial, lo mismo que lo fue el comunismo en la URSS, es el proyecto imperial de los países capitalistas avanzados, encabezados por EEUU que tiene como ariete a las grandes multinacionales, y a los ejércitos en caso de que la cosa se ponga fea y los países no se avengan al modelo imperante, como ocurre con Irak, Cuba, etc. Con ella, desde luego, la sociedad masa tal como la definió Ortega ha desaparecido. Ya no hay masas, porque entre otras cosas los movimientos de masas característicos, el fascismo y el comunismo, han sido derrotados y superados por la historia.

Emerge un tipo de sociedad nuevo, la llamada sociedad global que tiene características propias y se aleja de aquel formato de la guerra fría. El enemigo de la globalización, el único enemigo que le queda al imperio y a sus arietes, las multinacionales, son precisamente los Estados organizados y fortalecidos en el contexto de la guerra fría y de la época de las masas. Los estados nación, creados en el contexto de la rebelión de las masas, que conformaron toda una serie de servicios y formas de vida tuteladas, para dar cabida a la producción y sostenimiento de la propia independencia de los estados en el contexto de la globalización, los estados que fueron el mejor argumento contra la crisis económica del 29, tal como puso de manifiesto el keynesianismo, son ahora el principal obstáculo para la globalización económica, política, ideológica y social del imperio resultante.

Los estados, después de muchos avatares, han desembocado en la primavera de las democracias, y los ciudadanos encuentran en ellos, el único referente de su libertad. Sólo en el estado un hombre vale un voto, independientemente de su riqueza o pobreza. Sólo en el estado un individuo puede hacerse persona y vivir una vida digna apoyada en servicios sociales elementales y universales, al margen de beneficios económicos. Ya decía Espinosa que sólo en el estado el hombre alcanza su libertad.

Pues bien, precisamente esa balsa de libertad que se agita en el proceloso mar de la competitividad salvaje y despiadada del comercio mundial regido por los “inmutables” estatutos de los negocios, es la que estorba a la estrategia imperial de la globalización. Los estados pierden potencia cuando pierden capacidad económica, cuando privatizan empresas y servicios, y dejan en manos de las multinacionales la gestión de bienes que se entienden aún como derechos inalienables de la persona. Ante el estado el hombre tiene un voto, ante las multinacionales, sólo el dinero decide.

¿Cómo se consigue que nosotros, los ciudadanos, asumamos los dictados de las multinacionales? Mediante el bombardeo sistemático de la manipulación de la información, y el acoso sistemático de la publicidad, que transmite una imagen de felicidad y belleza infame. Haciendo creer al hombre que la eficacia y la rentabilidad racional del proceso económico es independiente de los derechos de las personas. Inventando para el hombre miedos telúricos y metafísicos que alejan la realidad de la explotación cotidiana del tercer mundo para mantener nuestro estatus. Infodemias como el cambio climático, la gripe aviar, las vacas locas, nos apartan de la realidad humana de explotación y exterminio. Nos apartan también de la realidad de que el hombre sólo es libre en el estado, de que solamente en aquello que es nuestro podemos ejercer nuestra libertad. La desaparición del estado, su debilitamiento, por medio de la privatización, o de los procesos nacionalistas divergentes, sólo beneficia y ayuda a hacer realidad el programa político del imperio anglosajón de las multinacionales. Ejemplos concretos, hay muchos, ahora mismo, en Asturias, las ayudas del principado para la compra de productos informáticos son solamente estrategias para cebar la avidez de las grandes multinacionales que obligan al consumidor a someterse a dictados tecnocráticos, un ordenador, un sistema operativo, un hardware concreto, cerrado por una garantía basada en el cumplimiento estricto de la estrategia comercial de las multinacionales.

En definitiva, la sociedad masa, después de la guerra fría, ha dado paso a una nueva rebelión, tan amorfa como aquella, pero infinitamente más peligrosa: la rebelión del consumidor. El consumidor es la nueva figura emergente de la sociedad globalizada, un sujeto estrictamente sometido a los dictados de las grandes estrategias comerciales, que incluyen como sujeto a los propios estados, verdaderos mamporreros de la globalización mundial, en la medida en que, por la fuerza, o por voluntad, se ven obligados a someterse a la presión de las multinacionales.

El patrimonio de los estados, es fruto del trabajo de las masas obreras que durante siglos, con todo el sufrimiento imaginable, han construido todo lo que ahora estamos vendiendo de saldo a las multinacionales de la globalización.

Publicado en 26, Descubriendo | No existen comentarios »

CONTAMINACIÓN MARINA POR HIDROCARBUROS

Publicado por serafingf el 20 Noviembre 2007

portada24miniPor Bárbara Posada

 

Conferencia de física sobre la contaminación marina por hidrocarburos

 

El pasado Miércoles 7 los alumnos del Bachillerato de Ciencias asistimos en el aula de música a una conferencia dada por Dr. Carlos Gutierrez científico del INCAR (instituto nacional del Carbón) con sede en Oviedo. Éste es un centro adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que ha orientado su actividad científica al estudio de carbones nacionales y de importación, a los procesos de conversión del carbón en energía con el fin de contribuir a un uso más limpio y eficaz del carbón y sus derivados. El INCAR desarrolla también una importante actividad en el campo de nuevos materiales carbonosos. Ante el inminente agotamiento del petróleo la vuelta al uso de materiales como el carbón puede ser factible debido al hecho de que éste se encuentre en muchos y diversos lugares.

 

Tras hablar sobre el INCAR la exposición sobre el efecto contaminante de vertidos en el mar comenzó con unas gráficas a través de una presentación en Powerpoint en la que se nos mostraba los principales accidentes de barcos que cargaban petróleo y sus consecuentes vertidos al mar. Observamos como, paulatinamente y a lo largo de la última mitad del siglo XX los vertidos habían descendido considerablemente debido a un mayor control en el estado de los barcos y a una mayor concienciación sobre el tema. Después vimos cómo en el desastre del Prestige (Noviembre de 2002) las toneladas vertidas al mar eran mucho menores (77.000) que en cualquier vertido carbonífero que habíamos visto en las gráficas. Sin embargo el fuel-oil del Prestige, el más denso de todos los tipos existentes, era mucho más contaminante que cualquier otro. Gracias a diversos esquemas pudimos hacernos una idea general de lo que había ocurrido para que el barco encallase y es que debido al mal estado del navío uno de los tanques que lo nivelaban se resquebrajó e hizo que el barco zozobrase a un lado. Finalmente no pudieron nivelarlo y lo dirigieron hacia un puerto donde se dieron órdenes de llevarlo a alta mar donde naufragó a 200 kilómetros de la costa soltando una importante cantidad de fuel que contaminó casi toda la costa gallega y cuyos efectos pudieron notarse incluso en las playas del oeste de Francia. También pudimos ver fotografías del Prestige a medida que desaparecía entre las aguas y en el fondo del mar a 3000 metros de profundidad.

 

Debido al desastre la pesca de diversos peces y mariscos tuvo que ser restringida o suspendida durante varios meses o incluso años. A los laboratorios del INCAR llegaron numerosas muestras que debían ser analizadas si se quería concluir que el fuel encontrado en las playas procedía del Prestige. Gracias a los análisis químicos que se llevaron a cabo mediante espectrómetros de masas y de gases de alta resolución se pudieron extraer gráficas que mostraran la “huella dactilar” de este fuel. A través de la presentación pudimos ver gráficas de las playas de Peñarubia, la Ñora… cuyo patrón coincidía con otras muestras tomadas del Prestige. También vimos una gráfica que se le hizo a unos centollos para ver si estaban contaminados que no coincidía por lo que se estimó que había sido un fraude.

 

Finalmente se nos mostró un video del CSIC en el que pudimos ver todas las labores científicas que eran llevadas a cabo tanto a nivel nacional como internacional. Este fue el video que visionamos:


 

Publicado en 26, Descubriendo | No existen comentarios »

EL FINAL DEL HOMBRE: DÉDALO E ÍCARO

Publicado por serafingf el 26 Junio 2007

portada25Nidia Gómez

Con la colaboración especial de Nacho Melón

(NOTA: Este trabajo recibió el segundo premio en las Olimpiadas de Filosofía del presente curso 2006-2007, organizadas anualmente por la Sociedad Asturiana de Filosofía (SAF). El IES Rosario de Acuña ha conseguido en estas Olimpiadas el segundo premio y una mención especial para el trabajo de Bárbara Posada, publicado también en este número.) Leer más »

Publicado en 25, Descubriendo, General | No existen comentarios »

I.A. INTELIGENCIA ARTIFICIAL. ¿IMPOSIBLE O ALCANZABLE?

Publicado por serafingf el 28 Mayo 2007

portada25Por Bárbara Posada

Este texto ha sido reconocido con una de las seis menciones especiales en las últimas Olimpiadas de Filosofía. Nuestra enhorabuena a la autora.

Leer más »

Publicado en 25, Descubriendo, General | 2 Comentarios »

El IES Rosario de Acuña con el Sáhara

Publicado por pablohm el 19 Febrero 2007

Elena Salueña, Itziar Piñero y Paloma Menéndez. 1ºA E.S.O.

Leer más »

Publicado en 24, Descubriendo | No existen comentarios »

¡Maestro!, ¡no!

Publicado por pablohm el 4 Febrero 2007

Por Nacho Melón

Leer más »

Publicado en 24, Descubriendo | No existen comentarios »