Clásicos: ESPERANDO A GODOT, de Samuel Beckett

26 05 2012

ESPERANDO A GODOT de Samuel Beckett (Premio Nobel, 1969) La obra clásica del teatro del absurdo presenta a dos vagabundos: Vladimiro (Didi) y Estragón (Gogo) que esperan cerca de un árbol la llegada de Godot. Mientras esperan, pierden el tiempo jugando juegos verbales, haciéndose preguntas, pensando en suicidarse o marcharse, encontrándose y desencontrándose en el mismo lugar. Reciben asustados, la visita de Pozzo y Lucky, un amo y un esclavo y escuchan el largo monólogo que finalmente dice que el hombre y su cerebro, a pesar del progreso, se están encogiendo. Luego reciben a un muchacho que les trae un mensaje de Godot…



Clásicos: SEIS PERSONAJES EN BUSCA DE AUTOR, de Luigi Pirandello

26 05 2012

Esta conocida obra del narrador y dramaturgo italiano Luigi Pirandello (Premio Nobel, 1934), recuerda al lector que está ante una obra de ficción, teatro dentro del teatro. Juega a hacer problemática la relación entre ficción y realidad. Por la puerta del palco escénico de un teatro van llegando los actores de la Compañía para ensayar El juego de las partes, una comedia de Pirandello. Entran, saludan al Director de escena y se saludan entre ellos. Algunos se dirigen a sus camerinos; otros, como el Apuntador (que tiene el manuscrito enrollado bajo el brazo), se quedan en el palco a la espera del Director para iniciar el ensayo y uno de ellos se sienta ante el piano a tocar una pieza de baile, los actores y actrices más jóvenes se ponen a bailar.. Es una excelente obra, en la que se conjuntan muchas cosas: amor, pasión, muerte, conflictos existenciales, suicidio, rencor, incesto, todo un drama que habla de la vida. (El volumen también incluye: Cada cual a su manera y Esta noche se improvisa)



Clásicos: El Avaro / El enfermo imaginario, de Moliére

12 04 2012

Y el clásico: EL AVARO/ EL ENFERMO IMAGINARIO de Molière

Renovador del género de la comedia en Francia, Jean Baptiste Poquelin, verdadero nombre de Molière, mezcló la capacidad de observación, el talento literario y el impulso crítico, para dar a la escena un espectáculo nuevo en el que sus propios contemporáneos suministraban la materia adecuada para la creación de personajes inolvidables que animan tramas perfectamente estructuradas. En El avaro, su protagonista Rapagón, se nos muestra consumido por su pasión hacia el dinero, pero deseoso de amor y de respeto.
El enfermo imaginario se construye en torno a la figura de un hipocondríaco que teme la intervención de los médicos, fomentando así la sátira hacia el gremio de los médicos, muy en boga en la época (siglo XVII
Ya que por estas fechas, todo va a ser Cervantes y Shakespeare (se celebra el día 23 el día del Libro), no está de más recordar que este autor, nacido en 1622, un año antes de los dos grandes genios, también tenía su “corazoncito” y merece ser reivindicado como gran innovador del género teatral tal y como lo conocemos en la actualidad.