El gel hidroalcóholico es un desinfectante antiséptico de manos de uso colectivo que no precisa agua, ni jabón ni papel o toalla de manos para su secado.

Para aplicarlo simplemente hay que echar una dosis en las manos y friccionarlas durante unos segundos, secándose por sí solas al momento, dada su composición a base de alcohol.

Dispensador  Normas de utilización

Esta aplicación es suficiente para una correcta higienización y desinfección de las manos, obteniendo una prevención ante posibles enfermedades patógenas.

Recordar: Con el gel, no hace falta mojar ni secar las manos.