…lo que es del CésArt

Departamento de Plástica del IES César Rodríguez de Grado

¡Bienvenido siempre, Mr. Berlanga!

Publicado en General, cine — 14 Diciembre 2010 @ 21:24

 “Vecinos de Villar del Río: como alcalde vuestro que soy os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar porque os la debo”

Don Pablo. Alcalde de Villar del Río

 

                                                             

Quizá también debamos ofrecer una explicación, tal y como nos lo repetía el gran Pepe Isbert desde el balcón consistorial de Villar del Río, al título de esta reseña. Pero es que tú, maestro, siempre serás bienvenido aunque paradójicamente hoy te marches. Un sensato disparate propio de tus películas, esas en la que los hechos se suceden vertiginosamente arropados por diálogos corales que nadie parece entender ni atender por separado.

Y es que desde aquellos inicios herederos del neorrealismo que refrescaban el encorsetado panorama cinematográfico español de los 50 y que sorteaban inexplicablemente la censura franquista, pasando por la crítica tragicómica de películas que denunciaban la hipocresía de la sociedad, hasta tus últimas producciones que profundizan en el esperpento de carácter nihilista, tu nombre y por ende tu cine, es sinónimo de satírica invectiva y sarcasmo inteligente.

Repasar por tanto la filmografía de Berlanga es un acto de higiene mental que comienza con Esa pareja feliz (1951). Codirigida con J. A. Bardem relata con voluntad realista los avatares de una pareja atenazada por frustraciones e impotencias en una sociedad con carencias muy similares a las actuales. En ¡Bienvenido Mr. Marshall! (1953) la trágica frustración afectará a todo un pueblo que se humilla fingiendo ser lo que no es, con el fin de complacer y contagiarse del oropel del todopoderoso norteamericano. Le seguirán Los jueves milagro (1957), Plácido (1961), El verdugo (1963), y un largo etcétera de películas en las que, recreándose en el sainete crítico, denunciarán las miserias y sinrazones de las épocas en las que se desarrollan sus filmes, convirtiéndose en inestimables radiografías sociales.

Hoy, oír tu nombre, hace que aflore una sonrisa a nuestro rostro y que nos identifiquemos y sumerjamos en tu mundo: el berlanguiano. Así que Mr. Berlanga, no nos debe ninguna explicación. Somos nosotros quienes le debemos nuestra eterna gratitud por regalarnos estos mordiscos de realidad, ingenio e ironía.

DEPV

IES.C.R.GRADO

Noviembre 2010

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image