…lo que es del CésArt

Departamento de Plástica del IES César Rodríguez de Grado

aUDRY??

Publicado en General — 19 Noviembre 2011 @ 21:36

 

UN DIAMANTE PARA LA CRISIS

 

En 1961, Blake Edwards rueda Breakfast in Tiffany’s. Sin duda, después de 50 años, los tiempos no sólo fugit, sino que parecen más cercanos de lo conveniente. En la España de principios de los 60, a buen seguro convergía un sentimiento parejo al que experimentamos ahora en esta nación integrada en un supuesto estado de bienestar: salir del hoyo. Antes, el hoyo lo cavaba un aprovechado general iluminado con medallas prendidas: emigraban a miles, maleta de cartón en mano, fiambrera con viandas regionales  y, como diamantes, tesón y paciencia. A saber qué era Tiffany’s.

Hoy, con endebles personajes y discursos políticos, el hoyo lo cavan usureros iluminados que nos tienen también prendidos con gruesas cadenas crediticias que les reportan pingües beneficios: ahora las mochilas son de Quiksilver y es más operativo comer en un kebab. Obviamente, a costa de otros que, azuzados por la miseria provocada por los de siempre, intentan subsistir a codazos en una Tierra que parece que no quieren (y a veces no queremos) que les pertenezca. Todo es lo mismo. Pero ahora, ya adiestrados, sabemos lo que es Tiffany’s. ¿Hemos mejorado?

 

 

En cualquier caso, recuperemos esa visión optimista del film de Edwards: en el 61 y con la que estaba cayendo (muro de Berlín, B52 con armas nucleares sobrevolando las 24 h. del día, guerra fría, Bahía de Cochinos… Joselito, ahí es nada). Aun así, el maestro sortea hábilmente la tormenta recreándose en una agridulce y deliciosa comedia estructurada especialmente en torno a una escena (probablemente la mejor escena rodada de una fiesta en la historia del cine y con permiso del propio director autor también “El guateque”( 1968), con el mítico Peter Sellers), donde todo, de forma sencilla y tranquila, se resuelve (o no ) inesperadamente. Y todo ello edulcorado con una Audrey Hepburn espectacular, ya consagrada como actriz y siempre haciendo gala de, como una de sus películas la describe perfectamente, “Un cara con ángel”(1957) de Stanley Donen. Musa de Wilder, Cukor, Chanel, Warhol, etc., esta mujer menuda y de sincera belleza fue arquetipo e icono del nuevo concepto de feminismo y femineidad ya carente de voluptuosidades (ahora también tan en boga) que, irrumpiendo en los 60, barre viejos cánones retrógrados y machistas que recolocarán a la mujer en el justo status que por derecho les pertenece. Recuperemos pues, los diamantes que nos dejan. Va por vos, Mrs. Hepburn.

 

DEPV_CÉSAR Noviembre 2011

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image