¿Qué pasó?

5 05 2009

SOMIEDO 7 de noviembre de 2008.

Sólo recuerdo una parte de la historia. Una historia que comienza al final de la Guerra Civil y termina…más bien no termina, sino que continúa en la actualidad, con un final aún desconocido. La historia comienza cuando deciden trasladar el cementerio de Saliencia a La Pola de Somiedo. Sólo se trasladaron las lápidas, quedando los cuerpos allí. La zona donde estaba el cementerio fue cubierta por hormigón y, posteriormente, la gente del pueblo construyó una escuela. A esta asistían unos diez niños.Cuando el profesor que tenían se fue, apareció Don Tomás, un hombre alto, delgado, con barba, que decía ser maestro. Los padres le ofrecieron una casa en el pueblo a cambio de que diera clase a los niños. Entre esos niños también estaba su hijo. Pasó un tiempo y los padres de cinco de estos niños querían llevarlos al colegio de La Pola, pero Don Tomás, furioso, dijo: “Estos niños nunca se irán de aquí”. A pesar de la oposición del maestro, todos los niños fueron trasladados al nuevo colegio. Cuando los niños se fueron. Don Tomás se volvió loco. Los padres, para ayudarle, decidieron que sus hijos (eran seis en total) fueran a clase particular a la escuela de su pueblo para que Don Tomás les diera clase. Al principio todo iba bien, los niños iban a clase particular de seis a ocho, pero, un día, no volvieron a sus casas. Sus padres, preocupados, deciden  ir a la escuela. Llaman a la puerta una y otra vez pero nadie responde. Deciden entrar al aula, se lo encuentran todo desordenado: pupitres tumbados, libros tirados por el suelo, una ventana rota con restos de sangre, como si alguien hubiera intentado salir; y lo que más les llamó la atención, el cuerpo sin vida de Don Tomás que se había ahorcado. La tumba del profesor se encuentra detrás de la iglesia de un pueblo situado a un kilómetro y medio de Saliencia.     

Esta historia fue contada por Roberto, nuestro guía, que parece, por su conocimiento de los hechos, el sexto niño que logró escapar por la ventana y el hijo de Don Tomás. Él nunca desvelará su secreto, por lo que esta incógnita existirá siempre.       

Laura Menéndez González1ºBach. B 

Nota: En breve se publicarán las fotos.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1020  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image