Experiencias para la madurez: Viaje a Mauthausen con alumnos del IES Valle de Aller y deportados (mayo 2009)

14 05 2009

        

El pasado 6 de mayo, cinco alumnos y dos profesores del IES Valle de Aller partieron del Instituto a las 19:00 horas rumbo a Barcelona, para realizar una de las experiencias más intensa y sobrecogedora que hubieran tenido nunca: viajar hasta el campo de concentración de Mauthausen (Austria) y conocer de primera mano, con el testimonio de varios deportados españoles supervivientes, las atrocidades y los horrores que allí se vivieron.            

Darío Alonso, Jorge Cuende, Sergio Fernández, Gonzalo Moro y Alfonso Pérez, todos estudiantes de 1º bachillerato de la modalidad de Ciencias y Tecnología, Mª Jesús Herreras, profesora de Geografía e Historia y Margarita Gandullo, directora del Centro  fueron partícipes del proyecto que la Asociación Amical de Mauthausen y otros campos desarrolla todos los años en estas fechas desde hace ya cuatro cursos.  El objetivo es que con el conocimiento y la comprensión de sus orígenes históricos, las consecuencias que tuvieron para tantos millones de personas, se puedan poner las bases para una educación en el respeto mutuo.

dsc01558.JPG

Además de las visitas, el punto fuerte del proyecto es que pudimos contar con el testimonio directo de tres deportados que acompañaron al grupo en todo momento: José Alcubuierre, Juan Camacho y  Esteban Pérez, así como el superviviente del gueto de Varsovia Enrique Vandor. En primera persona nos contaron su experiencia como prisioneros de esos campos y nos hicieron partícipes de charlas y mesas redondas donde los alumnos podían preguntarles sobre sus vivencias. Ahora, queda asimilar todo lo visto y aprendido, y difundir entre los compañeros y la sociedad allerana los momentos vividos. La próxima cita será en las VI Jornadas Culturales del IES Valle de Aller donde nuestros alumnos compartirán esta experiencia para la madurez difícil de olvidar. 

 

El proyecto se centró en un viaje al campo de concentración de Mauthasen, con la convicción de que la percepción directa por parte de los estudiantes de los lugares de horror y de sufrimiento, acompañados y guiados por supervivientes o por familiares directos, es la mejor manera de implicar moralmente y pedagógicamente a los alumnos en la adquisición de la comprensión de hasta dónde pueden llevar el racismo, la falta de respeto, el menosprecio hacia los demás que, en unas circunstancias históricas determinadas pueden desembocar en la aceptación de proyectos políticos basados en el racismo, la desigualdad y en la eliminación de los adversarios políticos o de determinados grupos raciales.

Si el sistema concentracionario nazi es el resultado directo de una historia de desprecio, explotación y opresión, escondida bajo la brillantez del desarrollo de la civilización occidental, la visita directa a los recintos de explotación y muerte, el contacto personal con las víctimas y el análisis de las circunstancias que permitieron la creación de los campos, ha ayudado a nuestro alumnos a comprender y empalizar la situación de tantos y tantos millones de contemporáneos suyos que, en otras partes del mundo, viven en situaciones de opresión, explotación y desigualdad.

Esta experiencia fue compartida también por alumnos y profesores de otros ocho institutos de otras zonas de la geografía española, principalmente Denia, Zaragoza, Figueras, Sariñena, Benicasín, Roda de Ter, Viladecans y Caspe.   En el campo de concentración de Mauthausen pudimos visitar los barracones, la enfermería,  las cámaras de gas y los crematorios, así como la cantera y la escalera de la muerte,  donde fueron internados más de 195.000 reclusos, de los cuáles más de 105.000 fueron exterminados allí o sucumbieron a los tormentos de la cautividad. El suelo de esta imponente fortaleza está empapado en la sangre de miles de inocentes.

 dsc01365.JPG

Durante el viaje visitamos también Gusen, campo anexo a Mauthausen, a unos 4 km al oeste, donde entre diciembre de 1939 y mayo de 1945 murieron aproximadamente 40.000 personas; Ebensee, a unos 75 km al suroeste de Linz, junto al lago Traunsee, donde los prisioneros procedentes del campo de Mauthausen fueron utilizados como mano de obra esclava para la construcción de enormes túneles y galerías subterráneas para instalar un complejo industrial bélico, a salvo de los bombardeos de los aliados, y poder elaborar combustible sintético y fabricar misiles aéreos, con un número aproximado de 20.000 víctimas; el castillo de Hartheim, donde Hitler desarrolló un programa de eutanasia en julio de 1939. Las víctimas del programa eran niños o adultos con incapacidad o alguna anomalía física o enfermedad mental. Los médicos seleccionaban a los pacientes para la muerte sin contemplar la posibilidad de sanarlo. Se calcula que fueron exterminadas unas 275.000 vidas humanas. Otro de los lugares que se visitó fue la estación de tren de Mauthausen, punto inicial del viaje al sufrimiento y al horror de los deportados.

El pueblecito de Mauthausen está situado sobre un cerro que domina el río Danubio. Es un lugar de gran belleza que contrasta crudamente con el horror que allí se produjo entre 1938 y 1945. Sus habitantes eran labradores pero también tenía otra fuente de subsistencia: la cantera de Wienergraben. Para los deportados, obligados a trabajar en penosas condiciones, era un lugar terrible. De hecho, la explotación de la cantera fue, precisamente, aquello que decidió a los nazis a crear ese campo.

dsc01393.JPG

Además de las visitas, el punto fuerte del proyecto es que pudimos contar con el testimonio directo de tres deportados que acompañaron al grupo en todo momento: José Alcubuierre, Juan Camacho y  Esteban Pérez, así como el superviviente del gueto de Varsovia Enrique Vandor. En primera persona nos contaron su experiencia como prisioneros de esos campos y nos hicieron partícipes de charlas y mesas redondas donde los alumnos podían preguntarles sobre sus vivencias.

Ahora, queda asimilar todo lo visto y aprendido, y difundir entre los compañeros y la sociedad allerana los momentos vividos. La próxima cita será en las VI Jornadas Culturales del IES Valle de Aller donde nuestros alumnos compartirán esta experiencia para la madurez difícil de olvidar.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2713  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image