“Nunca nos hemos arrepentido de trabajar en la mina”

18 05 2011

 

Esta afirmación es la que mejor define el sentir general de las mujeres mineras del pozo San Jorge  de Moreda. Si bien el trabajo en la mina es muy duro físicamente y conlleva una serie de riesgos, consideran que ha sido su mejor elección tanto por la estabilidad económica y laboral que les ofrece, sobre todo en la actual situación de crisis, como por el buen ambiente y compañerismo que reina entre ellas como con los hombres.

Belén, Tatiana y Patricia forman parte del grupo de treinta mujeres que trabajan en la mina. Nos reciben con gran amabilidad y durante unos minutos nos prestan toda su atención para contestar nuestras preguntas.

P: ¿Cuándo comenzasteis a trabajar en la mina?

R: Belen es la más veterana de las tres ya que comenzó en 1998. Tatiana, por su parte, empezó en Octubre de 2004; Finalmente, Patricia es la  más novel, ya que entró a trabajar en enero de este mismo año 2011.

P: ¿Por qué os decidisteis por un trabajo tan exigente y tradicionalmente de hombres?

R: Las tres entraron a trabajar en la mina por preferencia absoluta, es decir, muerte directa de un familiar en accidente minero. En el caso de Belén y Tatiana fue por la muerte de su padre, mientras que Patricia fue por la muerte de su suegro (es cuñada de Tatiana. Además lo vieron como una oportunidad de mejora laboral respecto a sus anteriores trabajos como camareras o en supermercados.

P: ¿Qué os decían vuestros familiares y amigos cuándo les contasteis que habíais decidido trabajar en la mina?

R: Belén nos cuenta que su madre se disgustó mucho, puesto que su padre había muerto en accidente de trabajo; pero los demás miembros de la familia la animaron mucho. A Tatiana le ocurrió algo similar; como ella misma nos dice “mi madre ni a tiros” quería que trabajase en la mina ya que su padre también había fallecido en accidente en la mina. En cambio, Patricia recibió todo el apoyo de su familia, ya que a pesar de que su suegro había muerto en la mina, ya contaba con la experiencia positiva de su hermano y de su cuñada, por lo que todo fue apoyo y ánimos para afrontar los desafíos de su nuevo trabajo en  la mina.

P: ¿Cómo fue el recibimiento de vuestros compañeros durante los primeros días de trabajo?

R: Aquí las tres coinciden en sus respuestas. Dicen que el recibimiento fue bueno, quizás influyó el hecho de que cuando ellas empezaron a trabajar en la mina ya había otras mujeres, por lo que su presencia ya no era tan novedosa. Aseguran que fueron acogidas como un compañero o una compañera más y sólo tienen palabras de agradecimiento.

P: ¿Alguna vez os habéis arrepentido de vuestra decisión de trabajar en la mina?

R: Las tres están muy contentas de su decisión y nunca se han arrepentido del camino escogido. Y, sobre todo, comparando con sus antiguos trabajos y la actual situación económica de crisis, consideran que su decisión ha sido todo un acierto ya que han mejorado en todos los aspectos, no sólo en lo económico, sino también en cumplimiento y flexibilidad de horarios, ambiente de trabajo.

P: ¿Cómo es el trabajo en la mina?

R: Todas destacan que el trabajo en la mina es muy duro y cansado desde el punto de vista físico y que conlleva sus riesgos para la salud; pero a pesar de esto, destacan que se han ido acostumbrando y que además el esfuerzo se lleva mejor con el apoyo de sus compañeras y compañeros. Reconocen que cuanto más duro es el trabajo mayor es la unión y el apoyo entre los trabajadores lo que ayuda a crear un buen ambiente de trabajo.

P: ¿Cuál es vuestro trabajo en la mina?

R: Belén ha desempeñado diferentes labores: ha estado en la rampla, descargando maderas, cargando carbón, tareas de limpieza. Tatiana también ha desempeñado diferentes trabajos: trabajó dentro de la mina,  realizó tareas de limpieza, recuperación de materiales, manejó diferentes métodos de transporte… actualmente trabaja en el almacén de materiales. Por su parte Patricia, como sólo lleva cuatro meses en la empresa, siempre estuvo en el embarque.

P: ¿Habéis vivido alguna experiencia laboral en la mina en la que os habéis sentido discriminadas por ser mujeres?

R: En cuanto al trato con los compañeros las tres afirman rotundamente que jamás, al contrario, siempre han contado con su apoyo. Pero si hay discriminación por parte de la empresa a la hora de poder acceder a mejores categorías con la consiguiente mejora económica. Así las mujeres no pueden aspirar a determinados puestos de trabajo y categorías como son las de barrenista, picador, que, a su vez, les permiten alcanzar otras como son la de artillero o vigilante.

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  988  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image